Últimas noticias Hemeroteca

Shanghai 2010: Adiós a la Expo récord

Ha logrado ser la más concurrida: el gobierno chino prometió 70 millones de visitantes y esta semana lo ha cumplido a rajatabla

Shanghai 2010: Adiós a la Expo récord /

Ha sido la Expo más grande de la Historia: más de cinco kilómetros cuadrados; la más cara (más de 42.000 millones de euros sumándole la renovación de la ciudad, el doble que los Juegos Olímpicos de Pekín) y la primera que se celebraba en un país en desarrollo.

El 95 por ciento han sido locales: han soportado colas de hasta 12 horas para ver alguno de los casi 200 pabellones, muchos con entradas regaladas por el ayuntamiento de Shanghái y por las empresas. Las autoridades se tomaron la movilización récord como reto personal. Según fuentes de la organización, cuando se alcanzó el cupo de los 70 millones de visitas se dejó de movilizar a gente, las entradas subieron de precio y en los últimos días se ha visto mucho menos público.

Para millones de chinos esta Expo ha sido su única oportunidad de viajar. Durante estos seis meses han podido volar dentro de un túnel de aire gracias a la tecnología de Letonia, admirar a la Sirenita de Copenhague, entrar en la hermética Corea del Norte, degustar salchichas alemanas y hacerse fotos con Miguelín. El muñeco animado de Isabel Coixet ha sido el señuelo del pabellón español, uno de los favoritos del público, aunque a muchos les extrañaba que fuera "tan rubio" porque "no parece un niño español". Pocas horas antes de la clausura, el cesto de mimbre alcanzaba hoy los siete millones de visitantes. El diseño del pabellón, a cargo de Benedetta Tagliabue, ha recibido además la medalla de bronce en el concurso de Arquitectura. El oro recayó en Reino Unido y la plata, en Corea del Sur.

Bajo el lema Mejor ciudad, mejor vida, la Expo de Shanghai ha supuesto un esfuerzo ingente para la megalópolis china, que ahora cuenta con una nueva terminal de aeropuerto, seis líneas más de metro y varios túneles subterráneos para aligerar los kilométricos atascos. Para construir el recinto, 20 veces mayor que el de la Expo de Zaragoza, se desplazó a miles de vecinos, algunos de los cuales siguen reclamando una indemnización.

La recompensa para las autoridades chinas son 8.500 millones de euros en turismo y mucha publicidad: por Shanghái han circulado famosos, reyes y políticos de todo el mundo, desde Carla Bruni a Zapatero, pasando por personajes controvertidos como el general birmano Than Shwe.

Para España esta Expo ha sido su mayor apuesta en China: 55 millones de euros. En estos meses el pabellón ha protagonizado muchos reportajes en la prensa china y Miguelín ha conseguido quedarse en un Museo de la Expo que abrirá sus puertas en 2012. Las dos incógnitas son si el esfuerzo se traducirá realmente en negocio para las empresas españolas en China y quién costeará el desmontaje del cesto de mimbre, muy deteriorado tras seis meses de exhibición a la intemperie.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?