Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 03 de Abril de 2020

Otras localidades

CORONAVIRUS | Minuto a minuto CORONAVIRUS | Minuto a minuto La ministra de Trabajo explica que los ERTE deben incluir los períodos de prueba

Instituciones Penitenciarias aplica el régimen más duro a los condenados por el 11-M

La mayoría de los 16 condenados por los atentados de Madrid seguirá en prisión hasta el año 2050 en un régimen muy restringido, en el que apenas reciben visitas; están en aislamiento y salen al patio algo más de una hora al día

En total hay 16 presos condenados por los atentados del 11-M, distribuidos por varias cárceles españolas. Instituciones Penitenciarias mantiene una política muy restrictiva para evitar que estos reclusos puedan mantener contacto con otros islamistas radicales condenados por otros hechos. Los reclusos hacen una vida muy reservada, en régimen de aislamiento en el que comen en su propia celda, salen al patio algo más de una hora al día y apenas tienen visitas que, en todo caso, son grabadas por orden del juez, al igual que sus comunicaciones

Pueden leer la prensa, ver la televisión pero no tienen acceso a Internet. Los 13 presos musulmanes siguen los rezos en su propia celda y mantienen un régimen estricto en cuanto a las comidas, rechazando incluso comer bollería porque contiene trazas de grasa animal. En este régimen cerrado pasarán, probablemente, los próximos 36 años, ya que se les aplica la legislación antiterrorista que puso el listón de cumplimiento en los 40 años efectivos. Día a día sin redenciones. Según fuentes penitenciarias consultadas por la Cadena SER, los presos mantienen una actitud tranquila, sin incidentes si se compara con los primeros años de prisión en los que casi todo eran protestar, rebeldía y huelgas de hambre.

Al margen de los presos musulmanes, hay dos reclusos españoles, Sergio Álvarez y Antonio Iván Reis, que siguen un régimen ordinario porque la condena no fue muy alta. Podrían salir de prisión si se decidieran a escribir una carta de arrepentimiento y de perdón a las víctimas. Un caso especial es el José Emilio Suarez Trashorras, condenado por proporcionar el explosivo para los atentados y que se encuentra en un régimen especial por su diagnóstico médico de trastorno de personalidad con rasgos esquizoides. Vive en lo que se denomina un módulo de respeto. Un régimen especial para tratamiento de enfermos mentales que no pueden estar en aislamiento y a quienes se aplica una terapia médica combinada con pequeños trabajos en la prisión.

Noticias relacionadas

  • Instituciones Penitenciarias aplica el régimen más duro a los condenados por el 11-M
Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?