Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 14 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Sueños de rock and roll star

Rock and Roll Fantasy Camp reúne cada año a aficionados con estrellas de rock en una semana de campamento musical

Steven Tyler (Aerosmith) junto a una asistente al campamento

David Fishof es un hombre respetable en la industria del espectáculo, productor responsable de algunas de las giras más importantes de las últimas décadas. En 1997 decidió crear su campamento musical, un evento por el que han pasado los grandes nombres del rock.

¿Cuánto pagarías por pasar una semana tocando junto a músicos como Slash, Roger Daltrey, Brian Wilson, Joe Satriani, Steven Tyler o Levon Helm? La respuesta debe oscilar entre los 3.500 dólares de la entrada más barata para niños y los 10.000 dólares de la más cara con todos los extras. Cumplir los sueños nunca fue barato, sentirse como una estrella del rock tiene un elevado precio.

Cada año, desde 1997, se celebra este campamento con sedes itinerantes. Un caro capricho que ofrece la posibilidad de aprender música de manos de los maestros. El campamento acepta a todo tipo de personas independientemente de su nivel musical y ofrece un recorrido musical que incluye sesiones de improvisación con las estrellas, actuación en locales míticos, dependiendo de cada ciudad, y veinte horas de estudio de grabación para los que abonen la entrada más cara.

Cada año hay hasta tres ediciones, la primera de este curso tuvo lugar en Bahamas, la más próxima se celebrará en Los Ángeles entre el 10 y el 15 de mayo y cuenta con músicos de grupos como Sammy Hagar (Van Halen), Chad Smith (Red Hot Chili Peppers), Phil Collen (Def Leppard), Matt Sorumn y Duff McKagan (Guns 'N' Roses), Rudy Sarzo (Ozzy Osbourne) Bruce Kulick (KISS), la última del año será en agosto en Nueva York.

Homer y Mick Jagger

En 2002 el campamento tuvo un ilustre invitado amarillo, Homer Simpson y sus amigos acudían al campamento para "rodar" un episodio de la decimocuarta temporada, un capítulo en el que los vecinos de Springsfield descubrían los secretos de Mick Jagger, Tom Petty o Elvis Costello. En 2007 los asistentes disfrutaron de la primera vez que Slash tocaba Sweet child O`Mine en más de una década, un regalo del exguitarrista de Guns n Roses a sus alumnos.

La experiencia también convence a los músicos, muchos repiten, a otros les recuerda a sus inicios. "El campamento me recuerda cómo solían ser las cosas cuando empezaba en la música, cuando éramos duros y estábamos preparados para comernos el mundo", comentaba Roger Daltrey (The Who) en una entrevista en la BBC.

Extrañas amistades

La experiencia tendrá réplica en Nueva York a mediados de agosto, otros ochenta músicos acudirán a pasar unos días entre músicos, días de ensayos e improvisaciones que se coronan con una actuación conjunta en un local mítico, el campamento ya ha pasado por The House of Blues (Las Vegas), BB Kings Club (Nueva York) o The Cavern (Liverpool).

Esta experiencia de convivencia ha creado curiosas amistades. "Fui al campamento en 2007, nuestro asesor era Clem Burke, batería de Blondie, Clem y yo seguimos teniendo relación hoy en día, cuando tocaron en Baltimore me invitaron al backstage del concierto y nos trataron como a un V.I.P, recordamos mucho los días que pasamos en el campamento", explica Gary H. en el espacio que tiene la web del campamento para que los veteranos compartan sus experiencias.

Catorce años después de la primera edición el campamento es un éxito, un proyecto original y rentable que cumple sueños y hace amigos. Un sueño al alcance de muy pocos, un capricho costoso pero inolvidable que ofrece la posibilidad de compartir clases y escenario con las estrellas del rock y que deja tan gratos recuerdos que, a pesar del precio, muchos repiten.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?