Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 07 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Una ley procesal para este mundo

Conde Pumpido defiende el anteproyecto de la ley de enjuiciamiento criminal que ha aprobado el Gobierno y que les adelantó la Cadena SER

El Fiscal General del Estado, Cándido Conde Pumpido, defiende el nuevo proceso penal que quiere aprobar el Gobierno. Conde Pumpido recuerda que la ley de enjuiciamiento criminal data del año 1882 y que ha ido sobreviviendo "penosamente, parche a parche".

Cándido Conde Pumpido aplaude el anteproyecto del nuevo proceso penal que ha aprobado la semana pasada el Consejo de Ministros y cuyo contenido les adelantó en exclusiva la Cadena SER. En un artículo publicado en las páginas del diario El País, Pumpido insiste en que el modelo español es radicalmente distinto al del resto de países de nuestro entorno y que no facilita la creación de un fiscal europeo, tal y como recoge el Tratado de Lisboa.

La ley de enjuiciamiento criminal española, recuerda el fiscal general, regula el proceso penal de hace 129 años. Un modelo que ha ido sobreviviendo "penosamente, parche a parche al permanente goteo de condenas del Tribunal de Estrasbugo y del Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas"

Conde Pumpido escribe que los países de nuestro entorno no entienden que a la hora de diseñar una operación contra una organización criminal internacional "aparezca entre ellos un juez de alguna localidad española que ni si quiera alcanzan a identificar en el mapa y que al mismo tiempo es también investigador". Y es que el modelo que siguen todos ellos deja al fiscal la función de la defensa de la legalidad desde una posición acusadora y al juez como el tercero independiente que vela por la igualdad de armas de las partes en el proceso.

En un mundo en el que la Justicia ha saltado a la era digital, añade, "el sistema español sigue emitiendo señales analógicas que el paradigma universal no puede leer". El Fiscal General del Estado concluye con una invitación a todos para "formular objeciones y aportar matices que enriquecerán el anteproyecto de ley" pero por el bien de todos, señala, "al margen de ideologías, partidismos o sensibilidades no deberíamos seguir hablando un lenguaje distinto del que manejan nuestros imprescindibles interlocutores y para ello necesitamos un modelo procesal homologable"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?