Últimas noticias Hemeroteca

Un debate de vuelo raso

El análisis tras el único debate electoral de las elecciones del 20-N

1) Rubalcaba ha confundido la estrategia en el debate y se ha quedado en el margen del mismo: preguntar -y preguntar hasta la saciedad- al oponente es situarse en un plano inclinado, subordinado, que da por hecho que el interlocutor es el que va a ganar. El candidato socialista ha puesto a Rajoy pieles de plátano que éste ha eludido con mucho oficio aunque sin especial brillantez. En definitiva, Rubalcaba no ha podido o no ha sabido otorgar algún valor añadido a su situación en la campaña que se desarrolla en un contexto social, económico y político extraordinariamente adverso a sus opciones de futuro. Creo que Rubalcaba ha estado por debajo de sus previsibles posibilidades y, a mi juicio, ha puntuado menos en el debate. Apenas si llega al aprobado.

2) Rajoy ha estado eficaz, más tranquilo, pero sobre todo ha sido coherente con su guión, un guión que viene de hace ya muchos meses. Ha hecho incursiones de concreción numérica interesantes y ha utilizado recursos dialécticos pedagógicos. Ha evitado, rodeando el asunto, determinadas concreciones (reforma laboral más allá de la reforma de la negociación colectiva). Por lo demás, en políticas sociales -educación, sanidad y pensiones- Rajoy no se ha dejado comer el terreno porque ha utilizado el arma más letal: la propia política contradictoria del Gobierno del que Rubalcaba ha sido vicepresidente. La rebaja estatal en sanidad, la congelación de pensiones y el recorte salarial a los funcionarios ha pesado decisivamente. El presidente del PP ha aprobado y ganado el debate, pero sin llegar al notable. Con un aprobado holgado.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?