Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 21 de Agosto de 2019

Otras localidades

Para ahorrar energía, ahórrate las uvas

Hace seis años arrancó la Hora del Planeta, una iniciativa con la que la ONG WWF pretende concienciar del uso más eficiente de los recursos y frenar el cambio climático

Seis años después del comienzo de esta iniciativa nos hemos preguntado: ¿es realmente útil o solo visualmente atractiva? Nos responde el CSIC, que nos da otros consejos curiosos para ahorrar energía.

EFE/Javier Lizón

Monumentos emblemáticos para el turismo mundial, como la Gran Muralla china o el Partenón de Atenas, han quedado este sábado a oscuras durante una hora para sumarse a la Hora del Planeta. Casi 150 países, entre ellos España, que ha apagado el interruptor del Palacio Real de Aranjuez, la Sagrada Familia de Barcelona, el teatro Arriaga de Bilbao o la Alhambra en Granada.

¿Cuánto ahorramos apagando la luz una hora? Según Red Eléctrica de España, la demanda de energía eléctrica a las 20:30 horas de esta pasada tarde, momento de arranque de "La Hora del Planeta", ha sido de 26.902 megavatios, lo que ha supuesto un descenso de 3.982 megavatios, si se compara con los 30.884 registrados el pasado sábado, a la misma hora. "Lo importante no es centrarse en cuánto ahorramos apagando la luz una hora - nos explica Pedro Gómez Romero, profesor de investigación y divulgador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) - sino hasta qué punto es útil por lo intangible. Y lo intangible es el grado de concienciación en los ciudadanos de la necesidad de ahorrar energía". Gómez Romero cree que la concienciación aumenta con los años (cada vez más países se suman a la Hora del Planeta), pero "hay que terminar de cambiar nuestro modelo energético, hacia uno más sostenible". Y lamenta la paralización de las ayudas a las renovables con el Gobierno del PP. "No era demasiada ayuda la que daba el anterior Ejecutivo, aunque quizás sí estaba mal canalizada. Con las renovables no se arregla todo, pero su importancia tiene que ir creciendo hasta que sean competitivas", demanda Gómez Romero, "y por una cuestión - añade - que se nos olvida con frecuencia, y es que las renovables no tienen los costes no internalizados que sí tienen las energías convencionales". Y este investigador nos explica esos costes: "quemar petróleo es lo más barato que hay, pero en el coste de explotación no entran costes como la contaminación que produce. En nuestro precio de la gasolina, aunque hayan marcado nuevo récord esta semana, no estamos pagando los costes reales de su contaminación o de las guerras del petróleo que provocan.

Otras formas de ahorro

Además de apagar la luz, como se ha hecho en todo el mundo esta pasada noche; o de utilizar el transporte público, cerrar el grifo mientras nos lavamos los dientes y un largo etcétera, hay otras medidas que seguro muchos desconocen y Pedro Gómez Romero ha querido destacar. Una de ellas, no comer uvas fuera de temporada. "Cuando era niño - nos cuenta su historia - comíamos uva en septiembre y octubre. En otoño, cuando era la temporada de la uva. Ahora los mercados nos invitan a comer uva todos los meses del año. Se come uva en marzo. ¿Por qué? Porque al otro lado del planeta, en mi querido Chile, es otoño cuando aquí es primavera. Se recoge la uva y, sin cargo de conciencia alguno, con un pequeño coste en transporte, pero sí con tremendo coste medioambiental, se envía por avión, porque creemos que la energía es barata". Y no, la energía ya ha dejado de ser barata. Al hilo, pone otro ejemplo: "El Reino Unido exporta papel sucio a China, China lo recicla y lo envía de vuelta a Reino Unido como papel reciclado. Se hace así porque la energía de enviar el papel y traerlo de vuelta creemos que es barata, y ya no lo es, y porque las regulaciones medioambientales en China son más laxas. Y esto se tiene que acabar", sentencia.

Monumentos demasiado iluminados

Terminamos la entrevista con un llamamiento a Ayuntamientos y corporaciones locales, que se han sumado este sábado a la Hora del Planeta apagando la iluminación de los monumentos más emblemáticos. Pero, muchos de ellos, como el Palacio Real en Madrid, mantienen los 365 días del año una iluminación excesiva. "Igual que se le pide al ciudadano que cambie la iluminación por bombillas de bajo consumo, sería importante que nuestros responsables políticos a todos los niveles reconocieran que conviene ir gastando menos en iluminación, como hacen en navidades, y no solo por la crisis". Hay esperanza en tanto en cuanto queramos un futuro mejor para nuestros hijos.

HXHM: Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF España (30/03/12)

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?