Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 21 de Octubre de 2019

Otras localidades

La hija del exjuez Garzón rompe su silencio

María Garzón publica 'Suprema injusticia', un libro nacido de la necesidad de contar las injusticias cometidas con su padre

Portada del libro 'Suprema injusticia', escrito por María Garzón, hija del juez inhabilitado por las escuchas del Gürtel /

Suprema injusticia es un libro nacido de la necesidad de María Garzón de romper el silencio y contar las injusticias cometidas con su padre. Un relato en primera persona de los últimos momentos del juez en activo, mezclada con los episodios más relevantes de su vida profesional. Pero también es una carta abierta al padre con citas muy personales del ambiente familiar como el nacimiento de su primera nieta.

La hija de Baltasar Garzón ha presentado en 'Hoy por Hoy' su libro 'Suprema injusticia' / CADENA SER

"Ya está bien de estar callada", dice la autora, "y aguantar como hemos hecho hasta ahora. Se lo debo a mi padre y a todo lo que ha hecho por nosotros. Esta es mi verdad".

María Garzón no se muerde la lengua y desvela con nombres y apellidos quienes han sido traidores a su padre. El libro es el relato de una vida excepcional con sobresaltos a la sombra de un juez incombustible.

María Garzón describe el acoso a su padre como una "muerte civil virulenta llena de ataques groseros y una lapidación en vida que nos ha hecho mucho daño y que tardara en desaparecer".

Con este libro, dice la autora, quiere contar su verdad y dar luz a lo que ha vivido y sufrido con el juez y el papá Garzón.

La historia arranca por el momento más difícil para Baltasar Garzón y para ella, el día en que se conoció la sentencia condenatoria. Y lo hace a través de un relato personal, casi contando las horas y apoyándose en los comentarios de pésimos augurios que escuchaba a su padre en casa.

El primer capitulo sitúa la escena de lo que va a ser todo el libro. Es una memoria retrospectiva, con su padre como protagonista, ella reflexiva y al final una necesidad de contar una "suprema injusticia".

Las historias que cuenta María Garzón reflejan una vida de llena de sobresaltos junto a persona a quien de pequeña creía que "estaba casado con el trabajo". Cuenta intimidades sobre las cenas en familia o la relación epistolar que mantenía con su padre porque le veía poco. Sin embargo, rescata de su memoria una carta que Garzón le envió cuando suspendió octavo de EGB. Una carta que no desvela pero que es un referente durante todo el libro y en su propia vida.

Los dos, padre e hija, son del signo zodiacal de Escorpio y eso le sirve a María de escusa para contar lo cerca y lo lejos que ha estado con su padre.

Es también un historia amena de los episodios más destacados en la vida profesional del juez vistos por una adolescente, como su paso por la política y la alegría que le dio a María cuando lo dejó: "Cuánto me alegro papá, de nuevo eres juez", le dijo.

Cuenta también el episodio de los GAL. El miedo que tenían los tres hermanos porque podían matarle o sobre quién era la X del GAL, a lo que su padre respondió como una simple incógnita matemática que había que resolver.

En el libro también se explica como ayudó a su padre en el caso Pinochet porque le traducía documentos que llegaban de Londres y así el juez ganaba tiempo en sus resoluciones.

Los traidores de Garzón

No hay un solo capítulo en el libro que María Garzón no aproveche para desvelar la identidad de los traidores a su padre o las circunstancias que rodearon algunas de las decisiones mas arriesgadas del juez.

La autora llama "perritos paseantes" a los que no cumplen con su trabajo y encima critican a los demás.

La primera que aparece retratada es Margarita Robles, vocal del CGPJ y de quien María Garzón opina que "le ha dado nauseas su actitud cuando al principio adulaba a su padre, después le pedía favores ilegales y por último, uso sus armas para verle caer".

Recela también la autora del "periodismo de queroseno del coro mediático de siempre en un intento de minar la moral del juez" y recuerda que su padre decía: "Mientras este país esté gobernado por cierto prohombre de los medios de comunicación y políticos que se le sometan no levantaremos cabeza".

Sobre las opiniones de algunos políticos, María Garzón recuerda especialmente "la desvergüenza supina de toda la dirección del Partido Popular llamándole juez socialista cuando destapó el caso Gürtel". Es la doble moral y el cinismo.

Persecución a la familia

La causa del Tribunal Supremo por los pagos en Nueva York tuvo también "sus daños colaterales en la familia" porque, según María Garzón, "se convirtió en una causa general contra mi madre, mi empresa y todos los bienes de la familia". Y se pregunta, ¿quién responde por todo este daño moral?

María Garzón desvela que le sientan muy mal los calificativos de "superjuez o vedette" que le han puesto a su padre y explica en primera persona su experiencias y anécdotas por esa circunstancia, por ser la hija de quien es: "Tener una etiqueta de este tipo siempre complica las cosas". Más de una vez, reconoce, se ha tenido que morder la lengua para no responder, aunque en una ocasión no se pudo reprimir y saltó.

La nieta y el abuelo

El libro describe además una faceta poco conocida de Garzón como abuelo. Su hija reconoce que el nacimiento de Aurorita sirvió para olvidar por algunos momentos todo lo que pasaba a su alrededor. "Cuando nació (pocos días antes de la sentencia) le vi el hombre mas feliz del mundo", y anuncia que cuando sea mayor le dirá con orgullo que "era un trabajador, un gran juez, un humanista que defendía a las victimas y tomaba partido por ellas".

E la nave va

La película de Fellini sirve como titulo al último capitulo en el que María Garzón describe como se encuentra ahora la familia. "Garzón siempre encuentra la forma de regenerarse y comenzar un nuevo proyecto, lo que nos contagia a todos de energía" y añade que "aunque no sabe cuál será el nuevo rumbo que tendrá el juez siempre le guiara su prioridad: la defensa de las causas altruistas".

María Garzón se despide con rabia por haber aguantado tanto tiempo sin hablar. Reconoce que la Justicia de nuestro país no le representa y termina el libro describiendo que la condena a Garzón es nuestra vergüenza. La última frase, en cambio, es para la esperanza de "un mundo más justo y solidario".

Garzón saluda en directo a su hija María, autora de 'Suprema injusticia' en 'Hoy por Hoy' (12/06/2012)

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?