Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 24 de Agosto de 2019

Otras localidades

Los forestales de Córdoba detectaron la hoguera de Las Quemadillas por su gran humareda

La fogata que prendió José Bretón fue de tanta intensidad que provocó una columna de humo que se podía divisar desde varios kilómetros de distancia

Una de las mesas metálicas que estaba al lado de la hoguera de la finca de Las Quemadillas (Córdoba), propiedad de la familia de José Bretón, el padre de los niños desaparecidos, donde los investigadores tratan de encontrar respuestas a los interrogantes del caso de Ruth y José

La fogata que prendió José Bretón fue de tanta intensidad que provocó una columna de humo que se podía divisar desde varios kilómetros de distancia. Aquel día, sábado 8 de octubre de 2011, con el cielo despejado y 28 grados de temperatura, los técnicos forestales del Infoca que se encontraban vigilando desde una torreta de observación dieron aviso inmediato al centro operativo provincial de Córdoba de la existencia de una columna de humo denso.

La central de comunicaciones del Servicio de Prevención y Extinción de incendios forestales de la Junta de Andalucía, verifico el aviso de fuego aunque sus técnicos decidieron no intervenir porque no se trataba de una zona forestal. Eran las 17:15 cuando se divisó este fuego, según consta en el informe remitido por el Centro Operativo de Córdoba a la Policía Nacional y que forma parte del sumario del caso.

El juez no se ha creído las explicaciones que dio Bretón sobre por qué hizo la fogata, al parecer, para desprenderse de algunos objetos y ropas de su esposa. El magistrado sabe que la fogata fue precipitada y que la abandonó a su suerte quemando incluso la copa de dos naranjos del patio.

Fogata de dos horas y media

El juez menciona en el auto de prisión de José Bretón cuál es su parecer sobre la fogata. "La primera constatación objetiva de la existencia del fuego viene del avistamiento por empleados del Infoca de la gran columna de humo producida sobre las 17:15.

Testigos datan el inicio de la hoguera, en el mejor de los casos, entre las 15:00 y las 17:00, por razón del acentuado olor a basura quemada que notaron. Este dato es de gran trascendencia, toda vez que según el, los niños le despiertan tras quedarse dormido durante un espacio de tiempo que podría referir de unos 20 minutos.

José Bretón da a entender que enciende la hoguera y se echa a dormir, pero esa afirmación simplemente no casa con la secuencia objetivada de los acontecimientos, pues cuenta que apenas trascurre tiempo entre que los niños le despiertan y se van, por lo que difícilmente podría en tal secuencia, encender el fuego antes de echarse a descansar varios minutos y luego ser despertado.

Todo apunta a que la hoguera es fruto de cierto grado de precipitación por parte del encartado pues ninguna otra razón podría permitir que la hoguera llegue a afectar a parte de la copa de dos naranjos, a riesgo incluso de provocar un incendio en su propia parcela.

Realmente el encartado decide marcharse cuando la hoguera está en uno de los momentos de más virulencia y la abandona a su suerte, pese a haber gozado según él de más de dos horas y media para trabajar con seguridad.

Sánchez de Puerta, abogado de Bretón: "No admite su culpabilidad y le parece una aberración decir que sus hijos han sido quemados en esa hoguera"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?