Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 16 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Enrique de Castro, conocido como el 'cura rojo': "Los pobres son un negocio para la Iglesia"

El antiguo párroco cree que es necesaria "la revolución del abrazo"

El periodista Marçal Sarrats presenta el libro 'Así en la tierra' junto al sacerdote Enrique de Castro /

Es sólo una de las sentencias del padre Enrique de Castro que aparece en el libro "Así en la tierra" del periodista Marçal Sarrats. Un texto que recoge las vivencias de la Parroquia San Carlos Borromeo, hoy un centro de pastoral, durante los 30 años de su historia. Más de un cuarto de siglo en el que "el cura rojo" ha estado luchando contra la pobreza, la droga, la exclusión social y la propia jerarquía de la iglesia.

Enrique de Castro ha comenzado la presentación criticando el hecho de que el Cabildo de la Catedral de Santiago se persone como acusación particular en el caso del robo del Códice Calixtino y que pida 31 años de cárcel para el ladrón cuando la fiscalía sólo pide 15. "¿Qué iglesia es esa?", se ha preguntado, al tiempo que ha apostado por "buscar que las personas salgan adelante". Un comienzo que le sirvió para explicar que la jerarquía de la Iglesia se ha alejado de las personas, por eso ellos no van vestidos con sotana ni llevan alzacuellos, porque es un forma de separarse de las personas.

La Parroquia San Carlos Borromeo, explica de Castro: "se ha ido formando a partir del encuentro con la gente, ya que, al menos él, cuando llegó a Vallecas, no sabía nada ni de drogas, ni de detenciones". "En el seminario te enseñan a enseñar, a transmitir la doctrina de la Iglesia. Cuando llegas a Vallecas, empieza otro seminario, el dialéctico, el del encuentro con la gente".

De Castro no ha eludido ninguna pregunta, ha dicho que no puede asumir que se penalice el aborto que lo único que se plantea es "Acoger. Siempre acoger. Acoger a la chica que se queda embarazada con trece años y, sin saber lo que quiere, decide seguir adelante con el embarazo, quizás inducida por la familia". Y acoger también a la chica que se queda embarazada y decide abortar, creyéndose incapaz de poder dar una vida digna a un hijo. Acoger siempre". Por eso reniega de los sacerdotes que destierran a aquellas mujeres que han abortado en vez de acoger su dolor, y reniega de la hipocresía. "La Iglesia ha gastado más tiempo condenando el aborto que la doble moral. Cuántas personas de derechas, estando en contra del aborto, han llevado a abortar a sus hijas".

Palabras duras también para la jerarquía de la Iglesia. "Han ocultado la buena noticia de Jesús que nos enseña que es posible la liberación humana. Hay demasiada obediencia al evangelio cuando la base del mismo es la desobediencia. No se puede servir a Dios y al dinero y permanentemente se está sirviendo a la vez a Dios y al dinero. La Iglesia va a convertir la lucha por la justicia en limosnas para mantener el chiringuito. Es decir, los pobres están siendo un negocio para la Iglesia.

El antiguo párroco de San Carlos Borromeo, hoy centro de pastoral, cree que es necesaria "la revolución del abrazo". "El evangelio no es una cuestión de mayorías", asegura "la fe no sé si es de mayorías... pero sí hay minorías que la viven, la luchan y esto tiene un efecto de contagio. Necesitamos la revolución del abrazo del achuchón. Eso no lo puedes imponer. En una lectura del evangelio ves claramente que el rechazo de Jesús al poder es constante. El poder no es mediación para la liberación humana."

El periodista Marçal Sarrats necesitó 35 horas de grabación para escribir el libro: "Plantea una Iglesia absolutamente distinta, interesante para quien cree que otra Iglesia es posible. Es un libro polémico porque su protagonista también lo es. Enrique es una persona polémica porque todo lo que hace lo lleva hasta el final y cree que todo es posible si la finalidad es ayudar a alguien.

Enrique de Castro: "No se puede servir a Dios y al dinero. Los pobres son un negocio para la Iglesia"

Marçal Sarrats: "El libro plantea que otra Iglesia es posible"

Noticias relacionadas

  • El antiguo párroco cree que es necesaria "la revolución del abrazo"
Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?