Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 22 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Mi papá no quiere que sea guionista

¿Cuáles son las condiciones de creadores y guionistas de las series españolas? ¿Realmente se valora su trabajo?

Guiones de las series españolas 'Cuéntame' (TVE) y 'Los Quén' (Antena 3)

"Mi papá no quiere que sea guionista, como lo es él". Esta frase podría salir de la boca de cada hijo de un guionista español. Para ser más precisos, esta afirmación la pueden enunciar 9 de cada 10 chavales cuyos padres se dedican a esto de ponerse delante de un ordenador y teclear lo primero que se les pasa por la cabeza. Eso sí, con un tipo de letra Courier y a cuerpo 12.

Para muchos, el trabajo del guionista -ya sea de cine o televisión- parece que es poco más que eso.

Según un completo estudio elaborado a finales del pasado año por SGAE -sociedad de gestión de derechos de autor-, ALMA y FAGA -sindicatos de guionistas-, un 88,6% de los guionistas de televisión no desearían que sus hijos siguieran sus pasos.

¿Por qué responden esto si un guionista es quien decide qué va a pasar con los personajes de nuestras series favoritas? ¿Por qué va a querer alguien quitar la posibilidad a su hijo de imaginar, de crear historias como 'Cuéntame', 'Los Serrano', 'Con el culo al aire', 'Farmacia de Guardia', 'Isabel'...?

Para Mariola Cubells -periodista y crítica de televisión- los guionistas son "la esencia de cualquier serie de ficción. Un buen guion puede llegar a ser una buena serie. Un mal guion, nunca. Tengas los actores que tengas".

Los guionistas paren una historia, unos personajes que van evolucionando, desapareciendo... David Chase, fue el padre de una de las series de culto de la pequeña pantalla: 'Los Soprano'. David Simon, convirtió 'The Wire' en una aclamada obra de arte audiovisual. Para Carlos Boyero, "la mejor serie de la historia".

¿Y 'Mad Men'? Sí, la de Don Draper y cía, la de los publicistas de los años 60, sí la que colecciona premios y alabanzas de la crítica... Salió de la mente de un guionista de 'Los Soprano', Matthew Weiner.

Todos ellos -como en muchos otros ejemplos que nos llegan desde EEUU y países europeos como Inglaterra, Francia, Dinamarca... - son los responsables máximos del contenido de la ficción. Los creadores tienen la idea, los creadores deciden cómo desarrollarla. No hay más.

Sirva como ejemplo el caso del creador de 'Mad Men'. Tras finalizar con mucho éxito de audiencia y prensa la cuarta temporada de la serie, decide suspenderla momentáneamente por discrepancias con la cadena que la emite, AMC. ¿Los motivos? La cadena exigía eliminar 2 actores por temporada del reparto, reducir la duración de los capítulos 2 minutos (¡!) y que apareciera más publicidad encubierta en sus episodios -product placements-... Pues bien, estas exigencias representaban un aro por el que Weiner -al que AMC le ofrecía 30 millones de euros por dos temporadas en su papel de showrunner (productor ejecutivo)- no estaba dispuesto a pasar. Su respuesta era: "Sólo quiero seguir haciendo la serie, como quiero y con la gente que quiero".

Eduardo Ladrón de Guevara lleva más de 40 años como guionista

España, guionistas invisibles

"En Estados Unidos, al creador de la serie no le cambian los guiones, ni le manipulan... Actor y director se ciñen a lo que ha escrito el guionista. El guion no sufre de grandes alteraciones", lo dice Eduardo Ladrón de Guevara. Lleva en este negocio como guionista casi 4 décadas. Ha formado parte de los equipos de guion de 'Farmacia de guardia' o 'Los ladrones van a la oficina', entre un sinfín más de series. Aunque será recordado siempre por ser uno de los creadores de 'Cuéntame cómo pasó'.

"[En España] Todos meten mano en el guion. Primero la cadena, la mete muchísimo. Después en los platós también [...] Yo llevo en esto toda la vida y soy un guionista reputado pero, muchas veces, en la sala de montaje veo cambios que antes me indignaban. Ahora no me indignan porque me he acostumbrado", me cuenta.

"Es verdad que aquí hay una responsabilidad más compartida. Tiene una gran importancia el director, los jefes de equipo de los grupos de guion...", me responde Iván Escobar, creador de 'El Barco' y guionista de 'Los hombres de Paco' y 'Los Serrano'

Y es que España es la antítesis de lo que ocurre en otros países cuya ficción televisiva es referencia mundial.

"En el proceso creativo de ficción, los guionistas españoles son los menos respetados... de aquí a Lima. Hay una especie de ninguneo de su trabajo", opina Mariola Cubells.

No tiene una opinión distinta su colega de profesión, el crítico televisivo Alberto Rey, cuando le pregunto si se respeta el fruto del trabajo del guionista español dentro de una serie: "En el sentido de que el guionista es absolutamente necesario para una serie, sí se le respeta que exista. Pero el concepto 'este es el guión y esto es lo que va a filmarse', realmente no".

En el estudio (con 478 guionistas encuestados) anteriormente citado de SGAE, ALMA y FAGA, hay un dato llamativo a este respecto: sólo un 3,6% de los guionistas creen que existen facilidades para el desarrollo de la profesión en España. Y sólo un 6,1% de los encuestados considera que el colectivo tiene la visibilidad que merece como consecuencia de la importancia del trabajo que realizan.

"Lo primero por lo que se debería luchar es por nuestra visibilidad. No me refiero a salir en las noticias y en los reportajes... pero sí, ya que somos quienes creamos la serie, estar en las reuniones con los productores, la cadena....". Javier Olivares es director argumental y guionista de 'Isabel', la serie española más premiada de 2012 que concluyó su primera temporada con una audiencia superior a 4,5 millones de espectadores. Mejor dicho, Javier Olivares era el director argumental porque Javier ha abandonado esta ficción por discrepancias con la productora relacionadas, principalmente, con el reconocimiento y visibilidad de su trabajo.

Javier me cuenta el ninguneo de su trabajo que sufre el guionista de televisión en España dentro de la propia productora que lo contrata: "En España no hay casi contacto del guionista con los actores ni, muchas veces, con el director para explicarle por qué ha escrito lo que ha escrito. No es normal que crees una serie, logres venderla y, a partir de ahí, no vayas ni a las lecturas de tu propio guion, ni sepas del casting, ni vayas a las reuniones con la cadena con la productora...". Y pone un ejemplo muy gráfico: "Imagina que un arquitecto diseña un edificio, lo entrega a la constructora... y luego no le dejan ir a ver cómo va la obra".

No tiene estos problemas -un caso raro en el mundo televisivo español- David Abajo, co-creador de la comedia de Antena 3, 'Con el culo al aire'. La productora de esta serie -La Competencia- funciona según el modelo americano: David Abajo y su socio David Fernández son los productores ejecutivos de la ficción. Esto, tan normal en otros países y tan exótico en el nuestro, cree que es básico: "Es importante que el creador sea el productor ejecutivo porque es el que tiene la serie en la cabeza es el que sabe cómo quiere contarla, el que sabe lo que necesita para contarla...".

Se queja de sumar dos años y medio sin vacaciones, trabajando 12 horas diarias, pero se encarga de supervisarlo todo: "Vamos a la lectura de los guiones, hablamos con los directores, dejamos notas de montaje, al principio de temporada hablamos con los actores...", me dice este madrileño que, a sus 39 años, ya ha sido guionista de 'Aquí no hay quien viva' y creador de 'Cuestión de sexo'.

"Mi conclusión es, por mi experiencia, que o estás encima de todos los procesos, o al final no sale como a ti te gusta. Hay muchas personas en una serie y muchos egos". Y es que, pese a que él ahora desempeña la función de productor ejecutivo, sabe muy bien lo que son esos "egos" y la minusvaloración del trabajo del guionista en España: "Para que te hagas una idea de lo invisibles que llegan a ser los guionistas para muchos actores, me pasó que a una actriz muy famosa la escuché decir en plató: 'desgraciadamente estamos en manos de los guionistas'. Y se trataba una serie de éxito que funcionó muy bien. Pensé en decirle: 'sí señora, si yo no escribo, usted deja de ser graciosa'".

Momento del rodaje de la serie 'Isabel'

La mano negra de las cadenas

El creador de 'Cuéntame' comenta que "en España hay alguien más que altera muchísimo los guiones: las cadenas. Hay responsables de ficción de las cadenas que, a veces, cambian todo de arriba abajo. Si eso garantizase el éxito... pero en la mayoría de los casos destroza el producto".

Una de las formas de alteración que más solivianta a los creadores de las series es que en España se les exige una duración por capítulo excesiva, única en el mundo. Alberto Rey lo define como un "formato absurdo". Sostiene que los guionistas "se ven obligados a 'reaprender' su oficio de para someterse a unos ritmos y duraciones que sólo tenemos aquí. Hay en España muy buenos guionistas, pero la maquinaria de producción de series, tal cual está establecida, impide que muestren su talento".

Ladrón de Guevara encuentra una razón para esto: "A las cadenas les vale lo mismo una serie de 70 minutos que una de 35, así que prefieren 70. Estamos en épocas de recortes y eso significa que hay que hacer lo mismo por menos".

Sin embargo, esta no es la única cuestión con la que las cadenas de televisión condicionan el trabajo del guionista: "Las series españolas se venden a las cadenas generalistas. Les explicas de qué va, qué quieres hacer... Entonces empiezan a condicionar: vale, nos gusta la idea pero has de meter una subtrama con adolescentes, tenemos que hacer más comedia...", se queja Mariola Cubells. El modelo que quieren las cadenas generalistas es el de grandes series que gusten a todo tipo de públicos.

"Para que las series sean de calidad tienen que basarse en ideas, no en planes de marketing. 'Mete a una abuela, que no hay abuelas en esta serie', es la frase que mejor define esto", asevera Alberto Rey.

Javier Olivares sintetiza de una manera muy explicativa lo que es la tónica general para la mayoría de los guionistas y creadores de ficción televisiva en España: "En el proceso de una serie el guionista sigue escribiendo capítulos, pero no está en plató, no está en las lecturas, no habla con actores... Se juega al teléfono estropeado: tú tienes una idea que la cadena te va cambiando, que la productora también te cambia, que el director en el plató reinterpreta tu texto y al final, lo que has escrito no lo reconoces. Las series en España se parecen tanto unas a otras porque quien decide que tengan unos mecanismos u otros no es quien ha creado la serie".

¿Cuánto gana un guionista en España?

El coste de capítulo de 'Águila Roja' supera los 600.000 euros en palabras de su propio productor. En España, el coste medio por capítulo de una serie es de 400.000 euros. ¿Cuánto se paga por el guion de ese capítulo? ¿Cuánto se paga por ese taco de hojas que contiene la clave de lo que va a ocurrir? El precio medio de un guion de serie de televisión en España es de 6.703 eurossegún el estudio de SGAE, FAGA y ALMA.

Este mismo estudio nos informa de que uno de cada tres guionistas han visto reducida su retribución económica significativamente en los últimos 3 años. Según esta misma encuesta, casi el 48% de los guionistas tienen unos ingresos inferiores a 18.000euros anuales (esta cantidad -y mayores- es la que cobran muchos de los actores protagonistas de series por cada capítulo de la temporada). La media de ingresos anuales de un guionista de televisión en España es de poco más de 27.000 euros, según este estudio.

Dos datos muestran muy a las claras el panorama económico de los guionistas de televisión en nuestro país: el 38% de los encuestados afirma no haber recibido en 2012 ni un solo euro por su trabajo como guionista. "Soy de los pocos guionistas de este país que vive de lo que escribe... porque al final, se pueden contar con los dedos de la mano los que pueden vivir de esto...", me comenta lamentándose el ya veterano y reputado Eduardo Ladrón de Guevara. Asegura también que él puede presumir de que el Grupo Ganga, productora de 'Cuéntame', nunca ha faltado ni se ha retrasado en un pago en los más de 13 años de la serie; algo no tan habitual en el mundillo."Hay una situación terrible entre los jóvenes... cobran sueldos de miseria", recuerda Eduardo.

El otro dato es que tan sólo el 17,1% de los guionistas cobra un sueldo de la productora para la que trabaja. La mayoría cobra por trabajo realizado, no al mes. Por tanto, la incertidumbre se convierte en una compañera de viaje.

David Abajo, como uno de los productores ejecutivos de 'Con el culo al aire' lucha por cambiar esta dinámica: "Siempre he intentado convencer a los productores de que contraten a un equipo de guionistas para que la gente esté a gusto, tenga seguridad, cobre sus vacaciones... -que es un lujo en esta profesión-"

Con este panorama, es lógico y muy comprensible que estos profesionales de la televisión no quieran que sus retoños tomen el mismo camino. Quizá, ahora les sorprenda menos esa cifra de que sólo 1 de cada 10 guionistas de televisión en España querría que su hijo lo imitase.

Sin embargo, tampoco está tan mal pertenecer a una profesión en la que casi el 80% de quienes la desempeñan poseen estudios universitarios (lo que supone cuadruplicar el porcentaje de titulados universitarios entre la sociedad española, donde la media es de 21%).

Tampoco está tan mal desarrollar una profesión que te permite hacer que actores del gran talento de Ricardo Gómez compunja a millones de personas cuando recibe un navajazo en una cárcel en 'Cuéntame', que Ginés García Millán sea odiado por sus ansias de poder en 'Isabel', o que María León hagan reír y olvidarse de todo a un gran puñado de espectadores de 'Con el culo al aire'... No está nada mal.

Quizá, ser guionista de televisión sea, incluso, una profesión bonita. Preciosa. Quizá sólo haga falta respetar y valorar más su trabajo.

David Janer: "Como actores, tenemos una responsabilidad hacia los fans y hacia nuestra propia imagen"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?