Últimas noticias Hemeroteca

Rajoy, que criticaba a Zapatero por llevar la deuda "hasta el infinito", la dispara a nivel de hace un siglo

El paro, la prima de riesgo y ahora la deuda pública. Los populares que denunciaban la situación desde la oposición, minimizan ahora que los datos se hayan disparado

Rajoy, que acusó a Zapatero de "endeudar al país hasta el infinito", irradia optimismo y sostiene que ya se habla "de cuán grande va a ser la recuperación". Pero habría que retroceder hasta 1909 para encontrar en España un nivel de endeudamiento mayor que actual.

En la oposición, los populares arremetieron contra el Gobierno socialista por disparar la deuda pública. Muchas voces del PP utilizaron este argumento como arma arrojadiza contra Zapatero. En 2009, Rajoy le acusó de "endeudar al país hasta el infinito". En esa fecha, la deuda representó el 54% del Producto Interior Bruto. Al irse del poder, estaba en un 70,4%.

Ya en 2012, durante el primer año de mandato del líder conservador, se elevó hasta el 85,9%. Para este ejercicio sobrepasará el 90%. Y para 2014 está previsto que supere el billón de euros y roce el 100%. Una cifra que, según el Fondo Monetario Internacional y el Banco de España, no se registra en España desde 1909.

Así que el mito de que todo era culpa del derroche de Zapatero ya no se mantiene. Las comparaciones son odiosas y en lo que va de la legislatura de Rajoy, la deuda ha crecido más que en toda la etapa del dirigente socialista. Pero el Ejecutivo sostiene que las cosas han cambiado porque los intereses, que alcanzarán los 36.590 millones de euros, descenderán en términos absolutos.

Y da igual al cargo popular que se le pregunte por este asunto. Todos lo minimizan. El mensaje oficial es que estamos saliendo de la crisis. El Gobierno se aferra a determinados indicadores económicos para defender que se inicia un cambio de tendencia. El presidente irradia optimismo. Tanto que ayer desde Japón afirmaba que ya solo se habla de "cuán grande va a ser la recuperación".

Si a Soraya Sáenz de Santamaría se le pregunta si le inquieta la situación, lo resuelve diciendo que todo es culpa de Zapatero porque no controló el déficit. Y achaca el repunte al pago de proveedores y el Fondo de Liquidez Autonómica. Si es a María Dolores de Cospedal a quien se le formula la cuestión, sale del paso explicando que ella no se inventa las cifras que determinan que ya se ve la luz al final del túnel.

Incluso Cristóbal Montoro le quita hierro. Aunque las estimaciones hechas por La Moncloa han fallado, el ministro de Hacienda reconoce que le "preocupa" el crecimiento de la deuda pero lo relativiza sosteniendo que "los servicios que se pagan por este concepto son cada vez más asimilables". Desde el Gobierno defienden que eso es porque, entre otras cosas, hay "un nuevo clima de confianza que se ha traducido en un descenso de la prima de riesgo" y apelan, cada dos por tres, a su mayoría absoluta.

Registrado en la hemeroteca

Pero no es lo que decían hace muy poco. La hemeroteca, también en este caso, es brutal. Y vuelve a dejar en evidencia al Partido Popular. Ahora a sus cargos no les parece ya importar lo que tanto censuraron.

Hace cuatro años, Rajoy tildaba a Zapatero de "profeta de falsos amaneceres" por su gestión económica y le reprochaba que llevara la deuda a su máximo histórico. Por aquel entonces, el presidente del PP defendía la bajada de impuestos y señalaba que la cima del problema era la tasa del paro (entonces del 17%) haciendo hincapié en que todo lo que no fuera dirigido a solventarlo eran "historias, cuentos chinos, maniobras para distraer de lo importante, excusas de mal pagador, la demostración inequívoca de la ineficacia del Gobierno".

No fue el único en cargar contra el PSOE. En 2010, Montoro denunciaba que "España tiene mucha deuda frente al resto del mundo y, encima, la deuda del Estado crece vertiginosamente por la pésima política de Zapatero. Deuda sobre deuda eso nos hace más vulnerables en la crisis y amenaza nuestra recuperación".

Y en 2011, Esteban González Pons aprovechaba la subida de la prima de riesgo por encima de los 400 puntos básicos -nada comparable a lo que vendría luego cuando llegó a superar los 600 con el PP-, para denunciar que con la crisis de la deuda la economía española "no iba a poder crecer y se iban a destruir miles de puestos de trabajo".

Por otro lado José María Aznar se preguntaba cómo se podía hacer frente a los pagos. "España tiene muy complicado pagar su deuda", decía poniendo en duda nuestra solvencia. Y Montoro respaldaba sus declaraciones: "Dificultades tenemos, si no, nuestra prima de riesgo sería cero".

También Sáenz de Santamaría se pronunciaba sobre este asunto. En junio de 2010 increpaba a María Teresa Fernández de la Vega que el estilo de los socialistas era el de "gobernar desde el despotismo endeudado". En 2011, afirmaba que la política de austeridad ya no tenía vuelta atrás porque hasta que no se saneara la deuda pública era "imposible salir de la crisis". Y hace tan solo unos meses, en junio, en pleno rifirrafe con la portavoz socialista, Soraya Rodríguez, le espetó que "lo que lleva a los países a la quiebra no son los ajustes sino las deudas".

Los colaboradores de Rajoy dicen que hay que ver todos los datos en su conjunto y no aislados y que, en cualquier caso, la solución es mantener la cruzada por el control del déficit. A su juicio, lo que ocurrió con Zapatero fue precisamente más grave por eso, porque el déficit estaba desbocado. Pero lo cierto, es que después de tantos recortes, la deuda pública no deja de crecer.

(ARCHIVO) Rajoy: "No gastar lo que no tenemos y no incrementar la deuda pública"

(ARCHIVO) Sáenz de Santamaría: "El estilo del Gobierno se llama despotismo endeudado"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?