Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 20 de Octubre de 2019

Otras localidades

La política económica de Adolfo Suárez

Un repaso a los pactos de la Moncloa

Juró su cargo el 5 de julio de 1976 y gobernó hasta 1981. Juró ante un enorme crucifijo, el más grande de los seis presidentes de la democracia. /

Fueron suscritos por la UCD de Suárez, el PSOE, el PSP, el Partido Comunista, Alianza Popular, Convergencia Democrática de Catalunya y el PNV.

Para hacer frente a la situación económica, Adolfo Suárez hizo lo que nunca se ha vuelto a hacer desde entonces: acordar la política económica con todas las fuerzas parlamentarias que habían salido de las primeras elecciones libres. Fueron los llamados Pactos de la Moncloa. No era una simple declaración de intenciones, o un programa genérico, era un plan detallado y preciso con cifras y decisiones concretas que se elaboró en reuniones en el Palacio de la Moncloa entre los días 8 y 21 de octubre de 1977.

Fueron suscritos por la UCD de Suárez, el PSOE, el PSP, el Partido Comunista, Alianza Popular, Convergencia Democrática de Catalunya y el PNV.

Unos pactos que sólo se pueden entender por las especiales circunstancias que vivía el país: se desmontaba la dictadura y se instituía una democracia en plena crisis económica, española y europea en general.

Era la llamada crisis de la estanflación, la combinación de una economía estancada y una inflación elevadísima. En ese año, 1977, los precios subieron más del 26%. El paro no era muy alto: No llegaba al 6%, pero amenazaba con dispararse y la población que trabajaba era mucho menor que ahora. Al tiempo, la protección social era muy baja y los servicios públicos muy escasos, algo insostenible en un país que recuperaba las libertades: los trabajadores se apoyaban en unos sindicatos recién salidos de la clandestinidad, muy respetados, para exigir que los costes de la crisis no recayesen sólo sobre ellos. En ese estado de cosas, Suárez recurrió al profesor y economista Enrique Fuentes Quintana para que elaborase un plan que pactar con las fuerzas parlamentarias.

Lo principal fue limitar la subida de los salarios a un 22%. Con ello se consiguió bajar la inflación en 10 puntos en un año. Había sacrificios pero había contrapartidas. Se dedicó el mayor esfuerzo presupuestario para la Seguridad Social, que entonces cubría las pensiones, pero también la sanidad, para la creación de empleo y para la escolarización. Y se repartieron también los sacrificios con un nuevo y moderno sistema fiscal redistributivo. Sobre todo con el nacimiento del Impuesto sobre la renta. Entonces el tipo máximo del IRPF fue del 65%, el que pagaron los más ricos, y el mínimo, del 15%. Para comparar, las rentas altas pagaron 13 puntos más que ahora y las bajas nueve puntos menos. Fue un auténtico Pacto Social.

Rubalcaba: "Una cruel enfermedad le ha impedido sentir el reconociemiento de los españoles"

José Bono: "Suárez fue capaz de conectar con una sociedad que pedía libertad"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?