Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 20 de Febrero de 2020

Otras localidades

Adolfo Suárez, a Estados Unidos: "Fraga sería un desastre como presidente"

Un mes antes de la muerte de Franco, Suárez aseguró a miembros de la embajada norteamericana en Madrid que Manuel Fraga provocaba "una profunda desconfianza", por lo que no era la persona adecuada para pilotar la transición

De acuerdo a cables diplomáticos desclasificados por EE.UU y recopilados por el portal Wikileaks, el entonces príncipe Juan Carlos trasmitió en septiembre del 75 al embajador estadounidense su temor a no poder mantener el apoyo del Ejército "más allá de cuatro años". Los documentos revelan también que Gutiérrez Mellado se mostró inflexible en el 77 con la pretensión de EEUU de utilizar puertos comerciales españoles para buques nucleares.

Nada escapaba al escrutinio de la lupa estadounidense y menos en los convulsos años 70. Así lo ponen de manifiesto los últimos cables diplomáticos desclasificados por el Gobierno norteamericano que han sido recopilados por Wikileaks. El portal fundado por Julian Assange ampliaba su biblioteca virtual el pasado día 24 de Abril con más de 350.000 nuevos documentos diplomáticos correspondientes al año 1977, que se han puesto a disposición de los internautas bajo la etiqueta de Carter cables (en referencia al presidente de turno). Estos nuevos archivos se suman a los llamados Kissinger cables, que fueron publicados hace meses en la web de Wikileaks y que abarcan desde el 1973 al 1976. En total, más de dos millones de documentos que aportan interesantes revelaciones sobre años clave no sólo en la historia del siglo XX sino también en la historia de España.

Suárez y la desconfianza de Fraga

El 29 de octubre de 1975, el embajador norteamericano en Madrid, Wells Stabler (que ocupó el cargo desde 1975 a 1978) escribió una nota confidencial dirigida al Departamento de Estado en Washington dando cuenta de una reunión mantenida con "Adolfo Suárez, el joven y dinámico líder" del régimen. Franco estaba entonces al borde de la muerte y las incógnitas sobre cómo llevar a cabo el proceso de transferencia de poder crecían por minutos. En ese contexto, según el cable firmado por Stabler, Adolfo Suarez aseguró ante miembros de la embajada que "(Manuel) Fraga sería un desastre como presidente", dado que provocaba "una profunda desconfianza" por su trayectoria, aunque consideró que sí debería ser parte de un futuro gabinete.

Don Juan Carlos y su temor a perder el apoyo militar

Dado el papel crucial del entonces príncipe don Juan Carlos, no es extraño que el embajador estadounidense hiciese todo lo posible por ganarse la confianza del futuro monarca. Algo que finalmente consiguió, de acuerdo a los documentos desclasificados (hay cables recogiendo hasta cuatro reuniones en ocho meses). Según un texto enviado por Stabler el 26 de mayo de 1975, don Juan Carlos le confesó no querer abandonar España durante los meses de incertidumbre sobre la salud del dictador a pesar de que varias personas (entre ellas el presidente francés Giscard D'Estaing) así se lo habían aconsejado. Según escribió la embajada a Washington, "el Príncipe cree que una ausencia prolongada en esos momentos le perjudicaría". En esa misma conversación, el futuro Rey habría reconocido ante el diplomático norteamericano sentirse "aislado e ignorado" por la familia Franco.

Pocos meses antes de la muerte de Franco, el 3 de septiembre del 75, el embajador Stabler escribió que don Juan Carlos le había trasmitido su temor a no poder mantener el apoyo del Ejército "más allá de cuatro años". De acurdo al texto, el futuro Rey aseguró que si el cambio de régimen no llegaba pronto y, a menos que se le prestase mayor atención a las necesidades materiales y personales de la Fuerzas Armadas, "el periodo podría ser incluso más corto"

El rey temía no poder mantener el apoyo del Ejército

Stabler, que relataba de manera muy prolija sus conversaciones con el Príncipe, vería con estupor cómo parte del contenido de las mismas terminaría llegando a oídos de Francia debido a una indiscreción del embajador norteamericano en Rabat; así se desprende de un cable fechado a finales de 1975 en el que el embajador en Madrid se queja de "no poder mantener la necesaria confianza del príncipe don Juan Carlos si mi información circula por embajadas carentes de discreción".

Rota y el no de Gutiérrez Mellado a los buques nucleares

Durante los últimos meses del franquismo, las negociaciones sobre el uso de la base de Rota generaron ciertas "tensiones" no sólo dentro del Comité de Defensa Nacional sino también entre ciertos ministros del régimen, según el relato de la Embajada estadounidense en Madrid. En un cable fechado el 18 de julio del 75, el embajador Stabler asegura que "ciertos ministros (entre ellos el de la Presidencia Carro Martínez) consideran muy baja la compensación recibida por España", ya que esta se limitaba a 500 millones de dólares en créditos a cinco años para comprar armamento estadounidense, principalmente aviones F-17 y F4c y misiles Red Eye y Stinger.

Ya con Adolfo Suárez en la presidencia, la Marina de EE.UU. trasmitió a España en 1977 su intención de llevar a cabo escalas técnicas de buques nucleares en puertos civiles como Palma o Barcelona. El ministro de Defensa, Manuel Gutiérrez Mellado, de acuerdo a un cable fechado el 31 de octubre de ese año, prohibió las citadas escalas esgrimiendo la "gran impopularidad de tales visitas que resultarían perjudiciales para ambos gobiernos". Gutiérrez Mellado había dicho no, meses antes, a las pretensiones norteamericanas de ampliar su flota de aviones cisterna en España.

La censura, la prensa y la CÍA

Cuando Luis Carrero Blanco llevaba dos meses en la Presidencia del Gobierno, el embajador norteamericano le visitó en su despacho, según queda reflejado en un cable fechado el 1 de agosto de 1973. La conversación comenzó con una mención por parte de Carrero al reciente estallido del Caso Watergate (destapado por los periodistas Carl Bernstein y Bob Woodward, que permitió conocer las actividades ilegales del presidente Nixon). El delfín de Franco trasmitió al diplomático norteamericano su "condena por el papel jugado por la prensa en el asunto", a la que acusó de "sacar provecho de todo este asunto"

Dos años después, el 20 de septiembre del 75, el Ministerio de Información anunció a la Embajada norteamericana su decisión de "emprender acciones contra el periódico Nuevo Diario por la publicación de un artículo "ofensivo" contra Estados Unidos". El texto en cuestión, titulado Goodbye Mr. Marshall tachaba a EEUU de "país repugnante en cuanto a sus relaciones internacionales". Según el cable, el régimen dudaba "entre suspender al periodista o directamente acabar cerrando el periódico". Sin embargo, las molestias que España decide tomarse por esta publicación sorprenden al propio ministro consejero Samuel .D. Eaton. En el cable, deja clara su intención de transmitir a Madrid lo antes posible que en ningún momento Washington pretende tomar medidas ni asumir las consecuencias que de ellas se derivaran.

Fraga, posible agente de la CIA

El mismo Eaton redactaría un cable el 23 de marzo del 77 para informar al Departamento de Estado de la publicación de un reportaje en el que se especulaba sobre la posible presencia de agentes de la CIA en España. La historia publicada en el semanal Guadiana especulaba con la posibilidad de que Manuel Fraga trabajase en realidad para la Agencia norteamericana. En cuanto al fondo de los artículos, la embajada planea "no comentarlos" calificando las fuentes de "altamente inexactas". Sin embargo Eaton sí consultó a Washington si debía desmentir la vinculación de Fraga con la CIA. "Quedo a la espera directrices", escribió el consejero.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?