Lunes, 10 de Mayo de 2021

Otras localidades

REFUGIADOS

La Audiencia autoriza la extradición de un pakistaní por criticar al Islam

La Justicia autoriza la extradición a Indonesia de un hombre al que revocaron su estatuto de refugiado por ser un peligro para la seguridad nacional

Restos de un Corán en llamas en una mezquita de Cisjordania (Palestina).

Restos de un Corán en llamas en una mezquita de Cisjordania (Palestina). / AFP

La Audiencia Nacional autoriza la extradición a Indonesia de un pakistaní al que revocaron su estatuto de refugiado por ser un peligro para la seguridad nacional. Imram Firasat obtuvo el asilo político en España en 2006 por criticar al Islam y ahora le extraditan por la misma razón: por criticar al Islam. Interior consideró que esas amenazas son "un peligro para la seguridad nacional".

Imran Firasat obtuvo en 2006 el asilo político en España porque Pakistán le perseguía por casarse con una mujer de religión budista y por sus críticas al Islam. En 2010, Firasat viajó a Indonesia y, a los pocos días de ser deportado, Indonesia envió una orden de detención a Interpol España "por un delito de homicidio premeditado o alternativamente, subsidiario homicidio, falsificación de documentos y extorsión". Esta orden de detención fue denegada en 2011 porque nuestro país alegó el estatuto de refugiado.

En los dos últimos años, Firasat ha incrementado su actividad crítica contra el Islam proyectando películas en Internet en las que acusa al Islam de ser una "fábrica de creación de yihadistas" y manifestando su intención de quemar públicamente el Corán en España. En 2012, el Ministerio del Interior le revocó el estatuto de asilo por ser un peligro para la seguridad nacional y este año el Supremo confirmó la revocación. Se le acusó por el delito 510 del Código Penal, un delito que castiga la incitación al odio y a la violencia por motivos raciales, ideológicos o religiosos. Se consideró que sus películas podrían incitar a musulmanes a considerar a España como enemigo.

Firasat ha buscado ayuda en Noruega pero las autoridades noruegas no se han hecho cargo y fue deportado a España para continuar con el procedimiento de extradición. En España se acordó su prisión provisional "para garantizar su seguridad e integridad física" y el pasado 16 de octubre la Audiencia Nacional accedió a la solicitud de extradición formalizada por Indonesia.

En declaraciones a la SER, Firasat insiste "en que nunca ha tenido intención de provocar al Gobierno ni al Ministerio del Interior" pero que su deber es "alertar del peligro que supone no entender ni parar lo que se conoce como Yihad (guerra santa)". Insiste en que España le dio la condición de refugiado en 2006, cuando gobernaba el PSOE, porque estaba condenado a muerte en Pakistán por criticar el Islam y que ahora Interior le retira este estatuto por el mismo motivo: por criticar el Islam.

La defensa de Firasat alega que Indonesia va a deportarle a su país de origen, a Pakistán, donde, según su abogado, "le espera la muerte segura por blasfemia" tal y como imponen las leyes penales de ese país. La defensa del ciudadano pakistaní ha presentado informes de Organizaciones Internacionales de Derechos Humanos referente a presuntas irregularidades existentes en la orden de detención solicitada por Indonesia. Estos informes aseguran también que la extradición supone la violación del artículo 3 del Convenio de Derechos Humanos que prohíbe en términos absolutos la tortura, las penas y los tratos inhumanos o degradantes.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?