Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 23 de Septiembre de 2019

Otras localidades

10 visitas imprescindibles en Vietnam

Si unimos unos soberbios paisajes poco o nada terrenales, antiguos templos envueltos en el humo de las varillas de incienso a medio consumir, ciudades caóticamente ordenadas, una historia contemporánea plagada de conflictos bélicos y una de las mejores cocinas del Sudeste Asiático obtendremos una fotografía muy aproximada de Vietnam. Superada ya la imagen del Apocalipse Now de Coppola, el Vietnam de hoy es la bahía de Halong, el viejo puerto de la ruta de la Seda de Hoi An, un sendero de arrozales en Sapa y, por supuesto, el tráfico de motocicletas más aterrador que uno pueda presenciar en su vida.

¿Qué tal si hacemos un recorrido a través de los rincones que más merecen la pena de este precioso país? Imprescindible gorro de paja para el sol, paciencia y, sobre todo, muchas ganas de sucumbir ante uno de los tesoros del Sudeste asiático. Preparados, listos... ¡allá vamos!

Bahía de Halong

Lo mejor es comenzar por el principio de todo, por lo que a muchos nos ha llevado hasta Vietnam. La bahía de Halong aglutina suficientes méritos como para justificar el precio de los billetes de avión, los visados y las cuatro horas de carretera tortuosa que hay desde Hanoi hasta por fin tomar el barco. Y es que miles de colinas kársticas surgen del mar para crear uno de los paisajes más arrebatadores e increíbles de nuestro planeta. Lo mejor es hacerlo en crucero, a ser posible de más de un día, y vivirlo al amanecer y al atardecer. Imprescindible también dar un paseo en kayak y conocer algunas de las cuevas que esconden sus muchas montañas de estilo namekiano (término que entenderán los aficionados a Dragon Ball).

Ha Long 2

La bahía de Halong es lo más turístico de Vietnam, pero con razón. Por fortuna es demasiado grande como para no perder el horizonte y llegar a sentirte afortunado o afortunada de encontrarse en semejante lugar.

Hanoi

Es uno de los puntos predilectos de entrada al país (volando, por ejemplo vía Alemania o Francia). Si bien el casco viejo es desesperante por su caos circulatorio y el número de personas que caminan por él, uno se termina haciendo rápido a los modos de vida de la que fuera capital de Vietnam del norte. Basta asomarnos a la orilla del lago Hoan Kiem, caminar por el puente escarlata que lleva hasta el templo Ngoc Son y encontrar el equilibrio perfecto que hará más dichosa nuestra estancia en Hanoi. A partir de ahí surgen mercados nocturnos, teatros de marionetas y pagodas legendarias como Tran Quoc o el maravilloso templo de la Literatura en los que la vida goza de otro tempo menos veloz que el de las motocicletas que no se detienen ante nada.

P1360185 (600x450)

Además Hanoi es la exclusividad del barrio francés y la historia de la guerra con sus hermanos del sur y los Estados Unidos de América. De hecho el líder de la patria, el venerado Ho Chi Minh, está momificado a lo Lenin en un mausoleo muy visitado (al lado está la pagoda del pilar único, que es una visita muy agradable). Resulta especialmente interesante el museo de Historia del Ejército, con aparatos de la guerra con los americanos (tiene bastantes aviones y helicóperos).

Tam Coc

Tam Coc es "Halong Bay in land", como venden los vietnamitas para referirse a que algo similar a la bahía de Halong se puede visitar a un par de horas de Hanoi en coche. En vez surgir las montañas del mar, nacen vertiginosas a ambos lados de un río estrecho que se puede hacer subidos a una canoa dirigida por los pies por una mujer que aprovechará a hacer negocios abordo. Al no ser tan conocida como la bahía de Halong, es una de las mayores sorpresas que se llevan los viajeros, que encuentran aquí los idílicos paisajes vietnamitas que siempre habían soñado. Merece mucho la pena, sobre todo combinándola con la visita a los templos de Hoa Lu, dedicados a una dinastía que duró muy poco tiempo y puso la capital prácticamente a los pies de Tam Coc.

P1360386 (600x450)

Hoi An

Es, de largo, la ciudad más agradable, bonita y mejor conservada de todo el país. Situada en el centro del mismo (a poco más de 2 horas de Hué y menos de 1 de Dan Ang) posee un casco histórico protegido por UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, y afortunadamente provisto para los peatones (los vehículos a motor están prohibidos). Son numerosas las casas tradicionales de los mercaderes chinos o japoneses que no fueron bombardeadas durante la guerra, así como templos o centros de reunión de las distintas comunidades étnicas.

P1380589 (600x450)

Hoi An es un lugar para quedarse un tiempo, respirar, pasear y montar en bicicleta. Esa es la Vietnam que había en la Indochina de los años 40 y 50 y que, por suerte, podemos disfrutarla hoy.

Hué

Capital imperial de Vietnam durante la dinastía Nguyen hasta 1945. En un punto prácticamente intermedio entre Hanoi y Saigón surge una ciudad monumental como pocas (Patrimonio de la Humanidad) con una Ciudad Prohibida basada en la de Pekín y siete imponentes tumbas o mausoleos destinados a recordar a los emperadores para la eternidad. A pesar de que la ciudadela fuera centro de la diana de los bombardeos de uno y otro bando durante la guerra, da para estar horas conociendo lo que ha sobrevivido y se está restaurando con tesón sin perder la esencia y alma original.

P1380042 (600x437)

Hué da para estar dos días a tope entre tumbas (se puede organizar una ruta y seleccionar dos o tres), ciudadela y la preciosa pagoda de Thien Mu, uno de los grandes iconos de la ciudad.

Montañas de Sapa

Quien conoce el norte de Vietnam vuelve a casa con la convicción de que ha visto probablemente lo mejor del país. Su variedad étnica y algunos de los trekkings más alucinantes que se pueden hacer en todo el Sudeste Asiático, convierten a este en un punto básico para los amantes de las buenas caminatas, los paisajes de aúpa y la autenticidad de la gente. Los senderos de los arrozales, a ser posible acompañados de un guía local, muestran panoramas del todo fotogénicos. Montar una buena base es ideal para dedicarle unos días a esta zona en la que no cabe la palabra decepción.

arrozales

Delta del Mekong

Tras más de 4000 kilómetros de viaje el río Mekong, nacido en los Himalayas, viene a morir precisamente a Vietnam, dividiéndose en nueve ramificaciones que inundan el sur del país. De hecho es conocido por esto como "el dragón de nueve colas". Hay ciudades importantes como Can Tho y My Tho desde las cuales se pueden tomar embarcaciones y recorrer mercados flotantes, canales e islas, e incluso subir a Camboya y estar en unas horas a los pies de los Templos de Angkor.

Delta del Mekong

Templos de My Son

Muy cerca de Hoi An resiste milagrosamente un complejo ceremonial del reino Champa con más de mil años de antigüedad. Son templos hinduístas levantados en ladrillo que logró engullir la selva durante siglos hasta ser redescubiertos bien entrado el siglo XIX. Lamentablemente haber sido uno de los escondites del Viet Cong durante la guerra con Estados Unidos ha hecho que queden en pie tan sólo unos pocos. Los cráteres de los B-52 son testigos de un periodo de sombras, pero los monumentos que han conseguido quedar en pie son una buena excusa para ir a conocerlos en una excursión a una hora de distancia desde Hoi An.

P1380736 (600x450)

Ciudad de Ho Chi Minh

La vieja Saigón sigue creciendo a pasos agigantados. Como Hanoi hace de puerta de entrada o salida a los viajeros que visitan Vietnam, por lo que su estampa es la primera o última imagen de este amplio destino. Si bien no es una ciudad que se caracterice por su belleza, sino más bien por su trasiego, un monzón más insistente que en el norte y ser baluarte de la guerra de Vietnam, cuenta con no pocos atractivos como el templo del Emperador de Jade o las muchas pagodas del Cholon District o barrio chino de Saigón. Es, además, una base perfecta para hacer distintas excursiones en el sur como al delta del Mekong o a los túneles de Cu Chi donde se escondían los vietnamitas durante los insistentes bombardeos enemigos.

P1390395 (600x448)

Islas Cham

Volvemos a una zona próxima a Hoi An para encontrarnos con uno de las mejores opciones de todo el país para hacer buceo y srnokeling. Se trata de ocho islas, de las cuales sólo hay una habitada. Reserva de la Biosfera por la UNESCO, pueden ser una buena idea para aquellos que piensen que un país no sólo es lo que se ve en tierra sino también bajo sus fondos marinos.

4b1611c0a017357c3bda75edd

No cabe duda que Vietnam es un país con muchas posibilidades, que se ajusta a toda clase de bolsillos y que mezcla magistralmente la tradicionalidad con la modernidad de los tiempos actuales. Vietnam crece, es un gigante asiático, pero sigue teniendo ese instante abocado a provocar grandes emociones.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?