Sábado, 25 de Junio de 2022

Otras localidades

CARMEN CAFRANGA

El Gobierno retiró la calificación de "benéfica" a la ONG de Cafranga por utilizarla con fines comerciales

La expresidenta de la fundación Caja Madrid utilizó financiación opaca de la entidad para convertir su ONG Niño Jesús del Remedio en promotora inmobiliaria

Carmen Cafranga (derecha), con el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, durante un acto de entrega de becas

Carmen Cafranga (derecha), con el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, durante un acto de entrega de becas

“No puede entenderse que tiendan a promover el interés general, ya que la actividad principal desarrollada por la Asociación es la realización de una actividad de carácter empresarial consistente en la prestación de servicios mediante contraprestación económica”. Esta contundente frase figura en el expediente con el que el Ministerio del Interior, responsable del Registro Nacional de Asociaciones, retiró en mayo de 2010 la declaración de “utilidad pública” (el equivalente a benéfico) al Patronato del Niño Jesús del Remedio, presidido por Carmen Cafranga, exconsejera de Caja Madrid y ex presidenta de la Fundación de la entidad.

Carmen Cafranga entró a formar parte de Caja Madrid en 2003 en representación de las ONGs madrileñas y a propuesta del PP madrileño. Como ha revelado esta emisora, un año después de ser nombrada miembro de la comisión de control de la caja solicitó un crédito de 4,5 millones de euros de la entidad que no fue declarado en el informe de Gobierno corporativo y con el que inició a su Asociación benéfica Patronato del Niño Jesús del Remedio en el negocio de la promoción inmobiliaria en Madrid.

Gracias a esa financiación opaca de Caja Madrid la Asociación, dirigida por Cafranga y sus familiares, construyó 51 viviendas en la capital que ha venido alquilando desde entonces y por el que ha recibido más de medio millón de euros anuales de contraprestación. Una actividad que tiene mucho que ver con que perdiera su calificación de "utilidad pública".

Según la investigación llevada a cabo por el Ministerio de Interior, la ONG de Cafranga (que representaba en el consejo de Caja Madrid a las asociaciones sociales de la región) limitaba su actividad “a explotar un colegio concertado y a la promoción y alquiler de viviendas de protección oficial”. Ambos considerados “servicios onerosos” es decir “propios de una organización empresarial y no de una Asociación declarada de utilidad pública”.

De ahí que le fuese retirada la declaración de utilidad pública “habida cuenta -dice el expediente de Interior- de los beneficios, no sólo fiscales sino también de la ayudas económicas que la declaración de utilidad pública supone para las entidades destinatarias”.

La entidad se acogió al régimen fiscal de las ONG

En el expediente de Interior se pone de manifestó que “los fines de la asociación tienen difícil encaje en el concepto de interés general , ya que se trata de una entidad de derecho privado , que presta servicios de carácter privado a sus clientes por los que su actividad es de índole estrictamente privada”.

De esta manera el Ministerio de Interior recuerda en su escrito por el que revoca la denominación de utilidad pública al patronato que "la asociación, al ser declarada de utilidad pública en 1969 se acogió desde entonces al régimen fiscal de las entidades no lucrativas obteniendo ventajas económicas y fiscales derivadas de la ley”, por lo que de seguir ostentando la utilidad pública "los beneficios y ayudas que ello conlleva supondrán situar al Patronato Niño Jesús del Remedio en una posición en el mercado ventajosa frente a aquellas entidades que desarrollen la misma actividad".

Solo la Comunidad de Madrid alegó en su favor

Tanto el Ministerio de Economía y Hacienda como el Ministerio de Sanidad, a los que se solicitó alegaciones en el transcurso del expediente sobre la ONG de Cafranga, consideraron que la Asociación no debía continuar ostentando la denominación. Sin embargo, la Comunidad de Madrid, con la que la entidad mantenía un concierto educativo por valor de dos millones de euros anuales, declaró a su favor alegando que, a su juicio, los fines estatutarios de la entidad "sí tienden a promover el interés general".

Se da la circunstancia de que Carmen Cafranga, que fue nombrada consejera de Caja Madrid a propuesta del PP madrileño, es socia fundadora de la empresa Subastas Segre que preside Lourdes Cavero, mujer del presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?