Sábado, 16 de Enero de 2021

Otras localidades

Man Haron Monis, el secuestrador de Sídney

El secuestrador habría sido abatido por las fuerzas de seguridad australianas durante el asalto a la cafetería para liberar a los rehenes y poner fin al sucuestro

Man Haron Monis atado con cadenas y alzando dos banderas australianas a las puertas del juzgado Downing Centre después de ser condenado por amenazar por correo a familiares de militares australianos en Afganistán.

Man Haron Monis atado con cadenas y alzando dos banderas australianas a las puertas del juzgado Downing Centre después de ser condenado por amenazar por correo a familiares de militares australianos en Afganistán. / SERGIO DIONISO (EFE)

Man Haron Monis, el hombre que ha sido abatido por la Policía australiana este lunes tras entrar en un café de Sídney y secuestrar a las personas que había en su interior, era un autoproclamado clérigo musulmán de origen iraní, perteneciente a la línea dura y con antecedentes por violencia.

Entre sus primeras acciones dentro de local Lindt Chocolate Cafe estuvo obligar a dos personas a que sujetasen una bandera en el cristal de la entrada con un mensaje escrito en árabe que decía: "No hay otro Dios que Alá y Mahoma es su profeta", la "sahada" o declaración de fe musulmana.

El autor del secuestro nació con el nombre de Manteghi Bourjerdi en 1964 en Irán, antes de mudarse a Australia como refugiado, en 1996.

La nueva vida requería un nuevo nombre y adoptó el de Man Haron Monis y el título de jeque Haron, aunque a veces ha usado el alias de Mohammad Hassan Manteghi, según el diario local "Sydney Morning Herald".

Entre los años 2000 y 2002 trabajó en Wentworthville, un suburbio de Sídney, como chamán o curandero y otras actividades que llevaron a la policía a detenerlo el pasado marzo, acusado de haber abusado sexualmente de una clienta de aquella época.

La denuncia la presentó una mujer que, cuando tenía 27 años, acudió a Man Haron Monis a través de un anuncio de periódico, en el que se presentaba como experto en astrología, numerología, meditación y magia y remitía a los interesados a una clínica.

La denunciante solo asistió a dos sesiones y en ambas el curandero abusó sexualmente de ella, aunque lo encubriese con sus supuestas técnicas de curación espiritual y la advirtiese en contra de decir nada a nadie, de acuerdo a la Policía.

Man Haron Haris aseguró que el proceso está políticamente motivado y se llegó a comparar con Julian Assange, el fundador de WikiLeaks, refugiado en la embajada de Ecuador en Londres para no ser extraditado a Suecia, donde se le busca por supuestos abusos sexuales.

La próxima vista de esta causa de abuso sexual estaba fijada para el 27 de febrero de 2015 en Australia. Entre 2007 y 2009, el jeque Haron y su compañero Amirha Droudis lideraron una campaña de protestas contra la intervención militar de Australia en Afganistán.

La iniciativa consistió en enviar cartas o postales a los familiares de los soldados australianos muertos en suelo afgano, en las que les instaban en términos denigrantes a solicitar al Gobierno australiano que se retire de Afganistán.

En 2009, el supuesto clérigo iraní se declaró en los tribunales de justicia australianos un activista pacífico y en una ocasión se encadenó para protestar contra los cargos presentados contra él por enviar las misivas.

El autodenominado jeque Haron fue condenado a 300 horas de servicio comunal y dos años de libertad condicional en septiembre de 2013. Dos meses después, la policía volvió a presentar cargos contra él, en esta ocasión como supuesto cómplice en la muerte de su exesposa, Noleen Pal, con quien tuvo dos hijas.

El cargo de asesinato, por apuñalamiento en un apartamento de Sídney, recayó sobre su conocido compañero, Amirah Droudis. En esta ocasión, Man Haron Monis volvió a esgrimir la conspiración política y culpó a los servicios secretos australianos de esta maniobra para encarcelarlo.

Según un antiguo abogado suyo, Manny Conditsis, la ideología del jeque Haron es tan radical y rigurosa que le ha nublado la objetividad y el sentido común.

Abbott: "Se trata de un acto con motivaciones políticas"

El primer ministro australiano, Tony Abbott, ya ha dicho que se trata de un acto con "motivaciones políticas" y se ha reunido al menos dos veces con el Comité de Seguridad Nacional.

Las autoridades no han podido confirmar el número exacto de rehenes ni si los cinco que han podido salir del céntrico Lindt Chocolate Cafe fueron liberados o escaparon. Tampoco se han pronunciado sobre las demandas del secuestrador, quien, según la prensa local, quiere hablar con Abbott y muestra una bandera del yihadista Estado Islámico (EI).

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?