Últimas noticias Hemeroteca

Científicos españoles aumentan un 17% la supervivencia tras un infarto

Investigadores del CNIO tratan el infarto de miocardio con una nueva terapia genética basada en la enzima telomerasa y mejoran la recuperación en el primer ensayo con ratones

La activación de la telomerasa confiere protección cardiaca tras un infarto agudo de miocardio según una investigación pionera realizada en el CNIO / ()

La enzima telomerasa ya se ha usado en un tratamiento que retrasa el envejecimiento, pero es la primera vez que se usa contra una enfermedad, asociada a la edad y que provoca millones de muertes en todo el mundo. Este trabajo pionero de investigación se publica en la revista “Nature Communications”.

 La telomerasa repara daños celulares producto del envejecimiento, y ya ha sido usada con éxito en terapias que alargan la vida en ratones. Ahora se ha visto que también podría servir para curar las enfermedades asociadas a él. Investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) han tratado por primera vez el infarto de miocardio con telomerasa, diseñando una estrategia del todo innovadora: una terapia génica que reactiva el gen de la telomerasa solo en el corazón de ratones adultos, y logra así aumentar un 17 % la supervivencia de los animales tras un infarto.

Colaboración internacional

 Los investigadores Christian Bär y Bruno Bernardes de Jesús han colaborado en este trabajo con varias Unidades del Programa de Biotecnología del CNIO y con los Grupos de Fátima Bosch (Universidad Autónoma de Barcelona) y de Kai Wollert (Facultad de Medicina de Hannover, Alemania). “Nuestro trabajo sugiere que la activación de la telomerasa podría ser una estrategia terapéutica para prevenir el fallo cardiaco tras el infarto de miocardio”, explican los autores en el artículo que se publica en Nature Communications.

 El fallo cardíaco es la causa más común de muerte y enfermedad en todo el mundo, y que uno de sus principales factores de riesgo es el envejecimiento: no solo provoca en el corazón cambios que lo hacen más propenso a fallar, sino que reduce su capacidad autoregenerativa.

 Otro avance

El trabajo que ahora se publica parte de otro en que el mismo Grupo del CNIO, en 2012, desarrolló una terapia génica para reintroducir el gen de la telomerasa en un organismo ya adulto. Entonces se demostró que, gracias a su recuperada capacidad de sintetizar telomerasa, los ratones viven un 40 % más, porque esta enzima es capaz de “resetear” el reloj biológico de la célula a base de reconstruir los telómeros, los capuchones de proteína que protegen los extremos de los cromosomas. Ahora los autores exploran la hipótesis de que, si la telomerasa retrasa el envejecimiento, también debe poder combatir las enfermedades a él asociadas, como el infarto.

Para que vuelvan a tenerla, los autores de este trabajo inoculan a los ratones adultos un virus modificado de forma que entre sus genes incluya el de la telomerasa.

 Ahora tras probar su eficacia en ratones y con la ayuda del Hospital Gregorio Marañón de Madrid , esta terapia genética se ensayará en cerdos como paso previo a un ensayo en humanos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?