Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 17 de Julio de 2019

Otras localidades

Las exposiciones que vimos en 2014.... y que podemos ver en 2015

De Goya a Sorolla pasando por Antonio López o el diseñador Givenchy, protagonistas de algunas de las más importantes exposiciones de este 2014, que aún se pueden ver en el año que comienza

'La familia de Juan Carlos I', pintado por Antonio López entre 1994 y 2014 /

 

Antonio López firma 'La familia de Juan Carlos I'. / PATRIMONIO NACIONAL

'El retrato en las colecciones reales. De Juan de Flandes a Antonio López'. Palacio Real. Hasta el 19 de abril de 2015

Una exposición sobre el poder, sobre quienes ostentaron el trono de España desde el siglo XV hasta nuestros días. Ciento catorce retratos de reyes y reinas en sus cortes, retratos que servían de memoria familiar pero también para mostrar su aspecto ante posibles ofertas de matrimonio o informar a los parientes que vivían lejos del nacimiento de nuevos miembros. Doce salas del Palacio Real acogen retratos de los Austrias y los Borbones, firmados por grandes maestros de la pintura: desde Juan de Flandes a Rubens, pasando por Velázquez, Sorolla, Madrazo, Goya o Dalí. Hasta llegar al último, firmado por Antonio López, después de 20 años de trabajo, para pintar 'La familia de Juan Carlos primero'.

 

'Hubert de Givenchy', Museo Thyssen-Bornemisza. Hasta el 18 de enero de 2015

Primera gran retrospectiva del modista francés Hubert de Givenchy, referencia indiscutible de la alta costura, y primera incursión del Museo en el mundo de la moda. Givenchy fue el primer diseñador en presentar una línea de prêt-à-porter de lujo en 1954 y sus diseños vistieron a algunas de las grandes personalidades del siglo XX, como Jacqueline Kennedy, Wallis Simpson o Carolina de Mónaco. El Thyssen muestra su famosa blusa Bettina, llamada así en honor de una modelo de la época y buena amiga del diseñador, confeccionada con la tela blanca de algodón de camisa masculina; sus también conocidísimos Separates, unos vestidos de noche con el cuerpo suelto que podían llevarse también con falda o pantalón; además, vestidos de novia, espectaculares trajes de noche o una colección de algunos de sus famosos ‘little black dress’, vestidos de aparente sencillez en los que se aprecia la influencia de Balenciaga.

 

'Goya en Madrid. Los cartones para tapices de Goya'. Museo Nacional del Prado. Hasta el 3 de mayo de 2015

Pinturas al óleo sobre lienzo que servían como modelos a los oficiales de la Real Fábrica de Tapices para tejer estas obras. Y Goya no las concibió como algo menor, se llaman cartones pero son pinturas, y en ellas Goya retrata a la sociedad en la que le tocó vivir. Escenas de caza, la infancia, los juegos y divertimentos de la época, las clases sociales o la música y el baile. Los cartones de Goya se exponen en el Prado enfrentados y acompañados de las obras de artistas contemporáneos del pintor como Mengs o Bayeu, además de obras de Tiziano, Rubens o Velázquez, que Goya usó como modelo e inspiración para sus cuadros.

 

'Colección Abelló'. CentroCentro Palacio de Cibeles. Hasta el 1 de marzo de 2015

Hasta el próximo mes de marzo, los Abelló dejarán de convivir con los cerca de 160 dibujos y pinturas que acoge esta exposición y que van del gótico de los siglos XV y XVI, pasando por obras de Canaletto y Goya a piezas de Sorolla, Fortuny y Rusiñol, para acabar con la obra de artistas del siglo XX, ninguno de ellos vivo: Klimt, Kandinsky, Klee, Schiele o Miró. Y dos detalles importantes: una presencia importante de dibujos y un diálogo permanente entre artistas de épocas diferentes. La 'Colección Abelló' no se limita a periodos históricos, escuelas o géneros concretos y, aunque predominan los artistas españoles, se puede ver obra de talleres flamencos, italianos, franceses o germánicos. Tampoco abarca un límite temporal determinado y el diálogo entre artistas de distintas épocas es permanente: Juan de Flandes, Lucas Cranach o Yáñez de la Almedina dialogan con obras de Ribera, Zurbarán, Murillo, Canaletto, Goya, Sorolla, Modigliani, Picasso o Bacon, entre otros. 'La estigmatización de San Francisco' de El Greco abre la exposición y 'dialoga' con un impresionante tríptico de 1983 de Francis Bacon, colocado en la última sala.

 

'Sorolla y Estados Unidos'. Fundación Mapfre. Hasta el 11 de enero de 2015

En 1902 ‘Triste herencia’, un óleo de gran tamaño en el que aparece un grupo de niños desnudos, tullidos y dándose un baño en una playa acompañados de un fraile le valió a Joaquín Sorolla dos años antes el gran premio de la Exposición Universal de Paris, es adquirido por un español residente en Nueva York. Ahí comienza la locura estadounidense por Sorolla. Patrocinado por sus dos mecenas estadounidenses, Ryan y sobre todo Huntington en 1909, este último le organiza una exposición en Nueva York, que en solo un mes vieron sesenta mil personas y en la que se vendieron veinte mil ejemplares del catálogo. Los estadounidenses estaban deslumbrados por su modo de plasmar la luz y los reflejos y por el dominio del color. Sorolla pasó ocho meses en Estados Unidos, en los que se dedicó a retratar por encargo a cincuenta y cuatro personalidades, entre ellas al entonces presidente de los Estados Unidos, William Howard Taft.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?