Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 22 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Las portadas más memorables de 'Rolling Stone'

'Rolling Stone' celebra sus quince años en España pidiendo a músicos que elijan sus portadas favoritas

Elvis, septiembre de 1977

Todos los comienzos pasan por Elvis. El de Rolling Stone también arranca por ahí, por esta portada publicada en septiembre de 1977 y seleccionada, como no, por Loquillo. “La muerte de Elvis fue un shock, me hizo entrar en la adolescencia”, apunta Loquillo en las páginas de la revista.

La portada muestra a un Elvis joven, en pleno esplendor de su carrera, cuando nadie podía soñar con igual su carrera. Una portada inmortal dedicada a la muerte del rey del rock.

Sex Pistols, octubre de 1977

“El rock está enfermo”, titulaba la revista estadounidense en relación al inesperado éxito de la banda británica. La portada fue publicada el 20 de octubre de 1977 y ha sido seleccionada para la revista por Florent. “En Rotten vi la esencia del punk: siempre liando broncas”, apunta el músico en la edición española.

John y Yoko, enero de 1981

Puede que esta foto de Annie Leibovitz sea la más memorable de la carrera de Lennon, además de estar tomada poco antes de que el músico de Liverpool fuese asesinado a las puertas de su casa en diciembre de 1980. La portada ha sido seleccionada por el eterno Pancho Varona. “Toda la filosofía de Lennon reside en esa foto”, apunta el compañero de armas de Joaquín Sabina.

Bruce Springsteen, febrero de 1981

La fotografía de Bruce Springsteen patinando sobre hielo se quedó marcada en la memoria de una generación. Con su chaquetón negro y esa mirada de frío, la portada llegó después de que un crítico de la revista, a la postre su representante, dijese aquello de “he visto el futuro del rock y se llama Bruce Springsteen. La portada ha sido seleccionada por Julián Maeso.

Prince, agosto de 1984

El año de Prince, el año de ‘Purple rain’. La portada resultó directa, íntima, perturbadora con Prince desnudo mirando a cámara con ese fino bigote, la melena, salvaje y los pelos de las axilas. “Se le ve asalvajao, con ese bigote que se gasta, y atrevido, como es él”, apunta Tomasito, responsable de la inclusión de Prince en la lista de Rolling Stone.

Nirvana, abril de 1992

A comienzos de los noventa no había banda más grande que Nirvana. La portada de Rolling Stone llegó justo después de la edición del mítico ‘Nevermind’, con el grupo viviendo su mejor momento. Esas melenas, esa actitud, esas ropas, resumen lo que fue el grunge y lo que fueron los años noventa. “Hasta su aspecto tan descuidado era muy refrescante”, apunta en la revista Amparo Llanos de Dover.

Red Hot Chili Peppers, junio de 1992

Puede que esta portada de Rolling Stone sea una de las más recordadas. Después de todo no suele ser habitual desnudar a un grupo de rock. El reconocimiento les llegó justo después de la edición del memorable ‘Blood sugar sex milk’. Su elección corre a cargo de Santi Balmes. “Me compré un nuevo bajo para ser como Flea”, afirma el músico de Love of Lesbian.

Beck, abril de 1997

En blanco y negro y con cara de niño bueno. Así posó Beck para la portada de la revista de San Francisco en 1997 tras la edición de ‘Odelay’. Una portada hermosa y cálida que presentaba en sociedad al niño prodigio del folk y que ha sido seleccionada por el Canijo de Jerez, que afirma que “Beck es un pistolero anti-folk garrapatero”.

The Beatles, febrero de 2003

Los Beatles han sido portada de todos los medios del mundo, pero pocas levantaron tanta expectación como esta, a tenor del descubrimiento de las cintas perdidas de los chicos de Liverpool. Una portada antológica que ha sido seleccionada por Lichis, creador de la Cabra Mecánica. “Si le pones los Beatles a un niño le vuelan la cabeza”, apunta el músico.

Amy Winehouse, junio de 2007

Amy Winehouse era la reina de la música en 2007, la gran noticia de aquellos años y un golpe de aire fresco en una industria atascada que vio la luz tras escuchar su voz. La portada de Rolling Stone muestra a una cantante joven e inocente, sin rastro de esa mala vida que la condenaría poco después. “Amy logró llegar al alma de los afroamericanos”, explica en la revista Vinila Von Bismark.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?