Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 12 de Diciembre de 2019

Otras localidades

CDR CATALUÑA CDR CATALUÑA La Fiscalía acepta la libertad bajo fianza para los CDR que no manejaron explosivos

Arturo Fernández admite que gastó en sus restaurantes: "Eran míos, más baratos y redondeaba la cuenta"

La mayoría de exconsejeros admite que Rato mantuvo la discrecionalidad en el gasto con las tarjetas opacas, instaurada por Blesa

El expresidente de la patronal madrileña CEIM Arturo Fernández, a la salida de la Audiencia Nacional / Emilio Naranjo (EFE) | VÍDEO: ATLAS

El exvicepresidente de la patronal estatal CEOE, y expresidente de los empresarios madrileños, Arturo Fernández, ha reconocido en su declaración como imputado al juez de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, que gastó con su tarjeta opaca de Caja Madrid un total de 10.500 euros en sus propios restaurantes, porque eran "más baratos y míos". El magistrado, con sorna, le ha preguntado si así redondeaba las cuentas de sus restaurantes y Fernández ha contestado: "Pues sí".

No sólo Arturo Fernández gastaba en sus propios restaurantes, su concuñado Gerardo Díaz-Ferrán llegó a gastar en el grupo Cantoblanco 80.000 euros con su tarjeta opaca.

En un solo año, entre marzo de 2008 y octubre de 2009, Díaz-Ferrán comió aparentemente 54 veces en restaurantes de su concuñado. En ocasiones, hasta tres veces al día y prácticamente a la misma hora, en distintos restaurantes del grupo, con facturas redondas de entre 1.200 y 1.800 euros por ágape. La media mensual del gasto del hoy encarcelado expresidente de la CEOE en restaurantes de Arturo Fernández era de 6.000 euros.

El fiscal Anticorrupción, Alejandro Luzón, no ha pedido fianza para Fernández, quien ha alegado que siempre creyó que esa tarjeta era "transparente", porque ha devuelto los 37.000 euros que cargó a su plástico fantasma. Entre esos gastos, el llenado del depósito de gasoil de un barco por 1.582 euros, o el fin de año de 2010, cuando cargó 8.000 euros en El Corte Inglés. El 31 de diciembre de aquel año comenzó por el área de joyería, pasó por el supermercado, y acabó, siempre con la opaca', en diversas tiendas del centro comercial.

Rato permitió que los exconsejeros "gastaran en lo que quisieran"

La mayoría de los ocho exconsejeros que han declarado este miércoles ha coincidido en que no hubo cambios entre Blesa y Rato sobre el uso de estas tarjetas opacas de Caja Madrid y Bankia. Han declarado que les confirmaron, en la mayor parte de las ocasiones el propio exvicepresidente de esta última entidad y exsecretario de Estado de Comercio con el PP, José Manuel Fernández Norniella, que podían utilizar las tarjetas para gastar "en lo que quisieran". La mayor parte también ha coincidido en aseverar que el propio Norniella fue quien les comunicó que Caja Madrid se encargaba de tributar estos conceptos, cuando la instrucción judicial ha revelado que no se declaraban a Hacienda.

Por su parte, la expresidenta de la Fundación Caja Madrid, Carmen Cafranga, quien gastó 175.200 euros, ha lamentado "el enorme trastorno y desgaste" que le ha causado este proceso. Asegura que no ha podido devolver el dinero porque el Banco Santander le ha denegado un préstamo como consecuencia de la "mala imagen" que le ha ocasionado que se conociera su implicación. En este caso, el Ministerio Público ha atendido sus explicaciones porque tampoco ha solicitado fianza.

También ha declarado el exsecretario general de UGT en Madrid, José Ricardo Martínez, quien tenía un máximo disponible anual de 24.000 euros que se "autolimitaba" para utilizar la tarjeta solo para sus funciones como consejero.

Por su parte, el exnúmero 2 de Simancas en el PSM, Antonio Romero, ha admitido que en 2009, en plena guerra entre Ignacio González y Blesa por la presidencia de Caja Madrid, le subieron el límite de la tarjeta hasta los 50.000 euros. Romero ha dicho que no sabía que hubiera irregularidad alguna y ha manifestado que fue "víctima de un engaño". El socialista, que formaba parte de la comisión de retribuciones de Caja Madrid e incluso la presidió, ha manifestado que en las reuniones de dicha comisión jamás se hablaba de las retribuciones de los consejeros, y que no sabían que los directivos, como Blesa o Rato, disponían de una tarjeta opaca oro, además de la plata, de la que disponían los consejeros.

Con las declaraciones de este miércoles, el juez Andreu ha concluido las citaciones de los 27 exconsejeros imputados que han comparecido desde el lunes. En este caso hay un total de 81 exconsejeros y directivos de Caja Madrid y Bankia imputados por haber gastado 15.2 millones de euros entre 2003 y 2012 con sus tarjetas opacas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?