Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 17 de Febrero de 2020

Otras localidades

Comienzan a declarar ante la jueza los guardias civiles imputados por las muertes del Tarajal

El capitán al mando y 3 agentes, que dispararon pelotas de goma desde la orilla de la playa ceutí, abren hoy el turno de declaraciones en el juzgado de instrucción número 6 de la ciudad autónoma que investiga la muerte de los 15 inmigrantes que intentaban entrar a nado a España el 6 de febrero de 2014. En total hay 16 agentes imputados por un presunto delito de homicidio imprudente

Imágenes de aquel 6 de febrero de 2014 en la playa del Tarajal, en Ceuta /

Fue el suceso más grave en el que se hayan visto implicados agentes de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado español en una operación de control fronterizo. Pero, un año y un mes después de la tragedia nadie sabe aún a ciencia cierta quién fue el máximo responsable de lo sucedido. ¿Quién dio la orden de disparar pelotas de goma y lanzar botes de humo hacia donde se encontraban nadando los migrantes?

Quizás hoy empiece a vislumbrarse una respuesta definitiva para conocer no solo a quién o quienes dieron las órdenes sino también para esclarecer los hechos. ¿Cómo y por qué se llegó a crear esa situación de peligro para los inmigrantes? ¿En qué medida ese uso de material antidisturbios puedo contribuir a que se generara ese escenario en el que se produjeron las 15 muertes? En todo caso, han sido llamados en calidad de imputados por la muerte de las 5 personas que fueron enterradas en Ceuta donde las corrientes acabaron empujando sus cuerpos. Y también y no menos importante, ¿Por qué se expulsó de la playa ceutí a las 23 personas que claramente habían entrado en suelo español?

El testimonio clave es el del Capitán Jefe de la Unidad de la Compañía Rural de Seguridad de Ceuta, que será uno de los que declare hoy ante la titular del Juzgado de Instrucción número 6 de esta ciudad. Del material disponible hasta ahora, todo hace indicar que fue él quien estaba al frente del operativo desplegado el 6 de febrero de 2014, que era "el mando único" del que "partían las órdenes y bajo su custodia quedaron también los que sí consiguieron cruzar el espigón y llegar a la playa española" aseguran fuentes jurídicas a la Ser.

Según él mismo relató en un informe realizado por la Comandancia de la Guardia Civil en Ceuta y que fue entregado a la jueza, él mismo gestionó la entrega a Marruecos de los 23 migrantes que consiguieron llegar hasta la playa española mediante una puerta de la valla situada en la base del espigón. También reconoció que él mismo negoció con los agentes marroquíes la entrega de estas personas a través de la puerta auxiliar del vallado.

Este último es un detalle clave para la acusación particular que también había solicitado que se imputara a los mandos del operativo los delitos de coacciones y prevaricación precisamente por esas llamadas "devoluciones en caliente", en realidad, expulsiones de inmigrantes que una vez en suelo español son conducidos a Marruecos sin que se les aplique al menos la ley de extranjería, es decir, ser puestos a disposición de la policía nacional , identificarlos, traductor, atención jurídica y en su caso si procediera, que un juez abra una orden de expulsión. Además, se da la circunstancia de que varios de los muertos y muchos de los supervivientes eran potenciales solicitantes de asilo al proceder de países en conflicto o en situación inestable.

El capitán que disparó para dar ejemplo

"De lo que tampoco hay duda es de que este mando dio las órdenes para que se usara el material antidisturbios" relatan estas mismas fuentes conocedoras del sumario. Así que lo que se espera del testimonio del capitán es que aclare si fue una decisión suya o recibió órdenes superiores, aunque lo único que consta en el informe de la Guardia Civil es que llamó a las 7:25 de la mañana, cerca de 15 minutos antes de que se produjeran las muertes, al Coronel al mando de la Comandancia para darle novedades. ¿Fue una decisión del capitán, del coronel, se improvisó aquella mañana es que existían algún tipo de órdenes previas?

Este capitán sí señaló en ese informe, elaborado por el propio Instituto Armado, que cuando llegó a la zona del espigón ya había agentes desplegados tanto de su compañía como de los GRS de Sevilla y sonaban "detonaciones", mientras los inmigrantes se "agolpaban" en la punta del espigón "creando un embudo" del que podía ver cómo "se empujan y apelotonan".

Y lo más llamativo de su relato es que señaló también que se dirigió hasta el espigón del Tarajal y allí mismo pidió "un fusil a un agente y varias pelotas" con los que efectuó varios disparos, en "un acto reflejo" para que el resto de los agentes "vieran que su jefe se implicaba como ellos en intentar evitar el paso de la frontera" y darles ejemplo, pues "una vez hizo los disparos devolvió el arma entendiendo que los guardias civiles que allí estaban habían entendido el modo de usarlas”, según el citado informe que consta en el procedimiento abierto en Ceuta.

No obstante, el capitán también deja claro en su relato que si bien el disparó para dar ejemplo y apoyo a sus subordinados, " cada uno es responsable del mal uso que se pueda hacer del arma" correspondiente. En todo caso insiste en que dio órdenes de que "no se disparara directamente" sobre los migrantes que trataban de atravesar a nado la punta del espigón. Una orden que también repitieron el teniente y el sargento que se encontraban participando en el operativo según su relato en el informe de la Comandancia ceutí.

Tres de los GRS que dispararon desde la orilla

Los otros imputados llamados a declarar hoy ante María del Carmen Serván son 3 de los guardias civiles que reconocieron haber disparado desde la orilla de la playa ceutí hacia la zona en la que nadaban los inmigrantes que ya habían superado el espigón fronterizo con Marruecos y se encontraban pues en aguas españolas.

En este sentido, la jueza ha imputado solamente a los que portaban material antidisturbios aquella mañana del 6 de febrero del pasado año, y que a su vez reconocieron en el propio informe de la Comandancia de la Guardia Civil en Ceuta que habían disparado pelotas con sus armas reglamentarias.

Una jueza obligada a seguir adelante con la investigación

Primero fue un auto de la Audiencia Provincial de Cádiz, de la que dependen los juzgados ceutíes, el que obligó a la jueza María del Carmen Serván, la titular del juzgado de instrucción número 5 de la ciudad autónoma, en julio del año pasado, a practicar pruebas que previamente había negado, primero, a identificar a los guardias que participaron en los hechos, a que tomara declaración a dos testigos que han estado en contacto con los supervivientes, pedir grabaciones a la Guardia Civil, etc porque se había negado hasta entonces a practicar estas diligencias. Fue un recurso de la ONG Coordinadora de Barrios ante la Audiencia de Cádiz el que hizo que empezaran realmente los trabajos de investigación 5 meses después de los hechos.

Pero fue la decisión de la Audiencia Nacional de devolver el caso a Ceuta, justo cuando se cumplía un año de la tragedia, lo que obligó a la jueza que instruye el caso, María del Carmen Serván, a dar un paso adelante citando, en un auto dictado el pasado 11 de febrero, a declarar a estos 16 miembros de la Guardia Civil: un capitán, un sargento, un teniente y trece guardias civiles que estuvieron presentes la mañana de los hechos en el despliegue de seguridad organizado en la playa de El Tarajal.

Las declaraciones ante la jueza se sucederán desde hoy, de 4 en 4 agentes, hasta el próximo 11 de marzo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?