Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 23 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Internet decidirá el futuro de la banca y las apps serán la base de todo

Los programadores piden a las entidades en el ‘API Hour’ mayor facilidad para desarrollar nuevas apps y hablan de la importancia del Fintech en el futuro de la banca

Las monedas y los billetes frente a las formas de pago a través del móvil /

Los desarrolladores crean apps geniales. Y las aplicaciones financieras son ahora mismo las que más crecen en número, solo por detrás de las apps sociales. Es decir, que después de los juegos para móviles que se conectan a nuestro Facebook, por solo poner un ejemplo, las apps de pagos móviles y e-commerce son las que más interés suscitan como forma de crear nuevos modelos de negocio.

Qué son las API y por qué hace 10 años no serían posibles las apps

Los juegos de Facebook y la mayoría de las apps de tu móvil basan su funcionamiento en las API de otros

Bajo esta afirmación comenzaba la séptima edición del evento 'API Hour', que se celebró este jueves en el Centro de Innovación BBVA, un lugar de encuentro entre desarrolladores y usuarios, donde los asistentes aprenden cómo se crean algunas de las aplicaciones más prácticas que usan en su día a día. En esta ocasión, el tema central ha girado en torno al Fintech y las startups y cómo muchas de ellas serían imposibles sin que los bancos y grandes empresas colaboren activamente con la comunidad del software.

José Antonio Gallego, Head of Open Innovation del BBVA, ha sido el encargado de abrir con estas afirmaciones una jornada en la que se han dado cita casos de éxito y futuras promesas del desarrollo de aplicaciones. “Hay muchas ‘startups’ que están creando modelos de negocio hábiles gracias a las API, porque evitan tener que crear nuevas infraestructuras”.

Los usuarios se benefician de nuevas aplicaciones que son capaces de hacer por ellos muchas tareas, gracias al Big Data y a la conexión con las entidades. Es el caso de Fintonic, que agrupa los datos de varias cuentas bancarias con el fin de ayudar al cliente. “Utilizamos la misma tecnología que antes tenían los bancos para hacer estadísticas, pero nosotros se la acercamos al usuario de forma fácil y le decimos en qué gasta demasiado, si su economía sería capaz de endeudarse, o le avisamos de cuando le cobran comisiones”, explica Sergio Chalbaud, CEO de Fintonic.

Su tecnología se basa en que hay una API capaz de mostrar los datos de varias entidades bancarias, si el usuario previamente ha consentido mostrarlos a la aplicación. Ellos garantizan la seguridad, dado que el método que emplean está autorizado por las propias entidades.

Sergio Chalbaud, CEO de Fintonic, muestra el crecimiento de la plataforma en España / ÍÑIGO SASTRE

Pero esta estandarización de pasarelas aún no está del todo definida. Las expectativas de los desarrolladores son positivas. Gracias a ellas se podrán crear sistemas que vendrán muy bien a pymes y autónomos. Albert Bellonch y su equipo, por ejemplo, han desarrollado Quipu, una herramienta de facturación online que gracias a las API de los bancos puede comprobar automáticamente si una factura está ya cobrada o no. Pero todavía el soporte es muy limitado.

Todavía queda mucho por hacer, y por eso los desarrolladores han pedido que se pueda acceder fácilmente a información para poder crear nuevas soluciones. “En Alemania ya existe un estándar para que los usuarios puedan acceder a sus bancos a través de aplicaciones, y todos se adecúan a él, en España aún hay mucho que hacer”, pedía Jaime Bolivar, de TechRules, empresa dedicada al desarrollo de aplicaciones para la gestión de carteras de inversiones.

Pero no solo es cuestión de acordar estándares. También es necesaria una nueva regulación para evitar vacíos legales cuando se desarrollan apps financieras, o nuevas entidades bancarias disruptivas basadas en el Fintech. Agentes como el Spain Fintech Hub trabajan en este campo y piden una mejor regulación. “Hay que ordenar el sistema Fintech español, tener un mayor apoyo gubernamental y que nuestras empresas puedan gozar de un marco regulatorio específico”, explicaba su coordinador Pablo Rivera Villaverde.

Un marco regulatorio aporta transparencia y, sobre todo, “garantiza la seguridad de los usuarios en las plataformas”. Así lo piensa Marta Plana, abogada y cofundadora de Digital Origin, empresa de microcréditos que en España cuenta con servicios como 'Paga + Tarde'. Ellos han elaborado un sistema que es capaz de evaluar el riesgo de un cliente en tan solo 30 segundos y aceptar o rechazar su solicitud automáticamente.

¿Qué lleva a grandes empresas a abrir sus API?

La razón es sencilla, y no hay que salir de grandes empresas como Facebook o Twitter para ver los mejores ejemplos. Si un cliente utiliza un agregador para ver el saldo de todas sus cuentas, y una entidad se lo impide, muy probablemente el usuario esté teniendo una experiencia poco satisfactoria con ese banco. Es uno de los motivos más esgrimidos por los desarrolladores durante el debate que ha tenido lugar en el evento.

Facebook y Twitter permiten que otras aplicaciones, como los ya mencionados juegos, utilicen su plataforma como base. Estos desarrolladores, que generan nuevas apps para su sistema, no hacen sino aportar valor añadido a la propia empresa. Puede que así llegue incluso a ganar más usuarios.

E Internet es un campo que no se puede descuidar. “La relación de los clientes con la banca, sobre todo de los jóvenes, se desarrolla de manera online”, explicaba Philippe Gellis, CEO de Kantox. “La transparencia en la banca va a ser el nuevo paradigma y las entidades de banca tradicional deben adaptarse, porque el modelo antiguo no puede seguir funcionando”. En este sentido, el nuevo banco Fintech será una plataforma que tendrá licencia bancaria y la base de usuarios, pero alrededor de él habrá otros agentes que se conectarán mediante una API.

Los cambios de la banca durante los próximos años estarán subordinados a los cambios digitales. Aquí, los usuarios tendrán una gran ventaja, porque ellos podrán decidir el rumbo y el desarrollo de este nuevo modelo, ya que serán quienes elijan qué solución se adapta más a sus necesidades. Tendrán la última palabra. Pero el camino lo tendrán que recorrer los desarrolladores, que serán los artífices de las nuevas aplicaciones que transformarán muchas entidades tal y como hoy las conocemos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?