Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 23 de Septiembre de 2019

Otras localidades

5 razones por las que una banca digital abierta beneficia a los usuarios

Los clientes demandan tener acceso a más información y acceder al banco desde más dispositivos y por eso la web y las apps tienen que estar a la altura

Las tarjetas de crédito convergerán con los pagos móviles /

Internet juega ya un papel fundamental en nuestras vidas, ¿pero qué hay de su implantación en la banca?  En otras ocasiones hemos comprobado cómo las API son fundamentales para el desarrollo de las aplicaciones que giran en torno a la economía y cuál es el futuro más inmediato de los pagos.

Sin embargo, el cambio más importante que deben dar las entidades de cara al nuevo modelo de banca digital pasa por la mayor apertura y colaboración con otros desarrolladores. Estas son las razones principales y las ventajas de una banca digital más abierta.

1. Genera nuevas utilidades y apps

En el evento ‘API Hour’ sobre ‘fintech’ celebrado en Madrid en marzo pudimos ver la importancia de la apertura de la banca a la hora de desarrollar nuevas aplicaciones.

Hace 15 años utilizábamos la ofimática para realizar tareas como la contabilidad o el cálculo de la hipoteca, e Internet como medio estático donde obteníamos información. Sin embargo, ahora todo es dinámico. Tenemos un mundo móvil conectado en el que todo gira en torno a las ‘apps’ y con sitios web que nos permiten hacer de todo, siempre con el mínimo esfuerzo.

Gestionar nuestra economía personal ya no debería ser una tarea con Excel, sino que las utilidades de la web y los móviles deberían sacarnos de todos esos apuros.

2. Porque es más transparente con el usuario

Internet ha posibilitado que las entidades sean más transparentes. Ahora, el usuario puede comprobar de forma rápida si le han cobrado cargos de más o si le han aplicado comisiones. Ya no tiene que esperar a recibir respuesta, sino que tiene toda la información en su mano.

Las aplicaciones permiten automatizar estas tareas, de modo que todo funcione de forma más fluida y ni siquiera tengamos que ser nosotros quienes comprueben esos datos. ¿Por qué no aprovecharlo?

3. Genera nuevas oportunidades de negocio

Las API que permiten el acceso a tu banco —mediante aplicaciones que tú autorices— están cargadas de posibilidades. Si tu banco no tiene una serie de funciones, habrá empresas que quieran aportártelas.

Los modelos de negocio provienen muchas veces de la publicidad, con lo que las nuevas utilidades salen gratis al usuario.

4. Fomenta la innovación

El punto anterior es clave. Si la comunidad de desarrolladores innova antes que las propias entidades, se entra en una competencia muy sana que dará lugar a nuevas funciones que podrían llegar en un futuro a los propios bancos.

Es muy similar a lo que ha ocurrido con las redes sociales, con el correo de Gmail y con otros cientos de aplicaciones que usamos en nuestro día a día. ¿Quién no ha jugado (o no conoce) el Candy Crush? ¿Alguna vez has instalado una extensión a tu navegador Chrome o Firefox? Si no existe, se crea. Es así de simple. Y si gusta a las compañías, acabarán por implementarlo y mejorarlo.

5. Acelera la implantación en nuevos dispositivos

Cada día hay más, y todos están conectados. Primero fueron los 'smartphones', después llegaron las tabletas y ahora tenemos relojes inteligentes y todo tipo de complementos que están permanentemente subidos a la red. ¿Qué podemos esperar en un futuro?

No somos adivinos. Nuestro banco tampoco, pero siempre habrá desarrolladores con el don de estar a la última y de ser más rápidos que nadie. Igual ellos pueden proveernos acceso al banco a través de un nuevo modelo de reloj que acaba de salir.

Lo más importante: la confianza y el acceso seguro

Las entidades bancarias deben saber estar al día en estos aspectos, pero no deben perder de vista la seguridad. Los accesos mediante API están siempre controlados, y Facebook o Twitter no han tenido problemas por dar acceso a estas capacidades.

En todo caso, las actuales herramientas que utilizan datos de nuestro banco son incapaces de hacer tareas por nosotros, tales como transferencias. Solo tienen acceso a lo que son puramente datos. Los datos nos dan libertad, pero las gestiones deben hacerse siempre a través de una ventanilla segura, sea a través de Internet o de forma personal.

En un futuro, existirán bancos que tan solo operen a través de Internet. Las medidas de seguridad y la confianza deberán centrarse en el usuario, que tendrá un mayor abanico de posibilidades y más opciones donde elegir.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?