Cine y TV

Charlie Sheen y su alijo pornográfico

Jon Cryer, coprotagonista de la serie 'Dos hombres y medio', revela algunos de los detalles del comportamiento actor

Charlie Sheen / FX

Madrid

A estas alturas, pocas noticias sobre Charlie Sheen hay que puedan sorprender. De dominio público son sus problemas con las drogas, el alcohol, con productores, compañeros de serie, detenciones, amenazas a exparejas e incluso a jueces encargados de juzgarle.

Quizá lo que sí pueda llamar la atención son detalles más concretos de sus vivencias. Algunos de ellos los revela Jon Cryer, el co-protagonista de la recientemente finalizada sitcom de CBS 'Dos Hombres y Medio'. De esa serie salió en la octava temporada Charlie Sheen siendo la estrella absoluta y embolsándose más de un millón de dólares por episodio. Su errante comportamiento obligó a los productores a prescindir del actor.

Cryer, que acaba de publicar un libro recopilatorio de su trayectoria como actor, cuenta cómo vivió esa etapa final de Sheen en la exitosa comedia: "Charlie había perdido su don con el tiempo, no llegaba a las bromas como antes. Un día, durante, un ensayo en el que teníamos que coreografiar algunos movimientos en el set, pidió que se cambiase su texto para que pudiera estar sentado en el sillón. No podía mantenerse en pie y necesitaba agarrarse a algo", explica el actor en el libro en el que repasa sus experiencias personales a lo largo de sus años como actor.

Charlie Sheen y Jon Cryer en 'Dos hombres y medio'

Charlie Sheen y Jon Cryer en 'Dos hombres y medio' / CBS

Tal era el estado de degeneración de Sheen que en su último episodio en 'Dos Hombres y Medio', Cryer recuerda que Charlie no era capaz ni de articular bien una frase. Olvidaba sus frases y se ponía a maldecir en alto, lo que provocaba el sonrojo de todo el equipo pues la grabación se hacía con público en las gradas, como es común en las sitcom estadounidenses.

Sorprendentemente, cuenta, Sheen se repuso, logró grabar bien su última escena y, sin pasar por su camerino y sin quitarse el maquillaje, montó en su coche de producción y se marchó.

No siempre fue así, aunque según relata Cryer el estilo de vida de Sheen desde que lo conoció en la primera temporada de la serie estuvo ligado de manera ininterrumpida a la vida nocturna, el desfase y las mujeres. Sin embargo, cuenta que, en esas primeras temporadas, Charlie era capaz de sobreponerse en el set y grabar con solvencia sus escenas.

En estos primeros momentos de vida de 'Dos hombres y medio', relata en su libro Jon Cryer, llamó un día Sheen a la puerta de su camerino para hacerle una curiosa entrega: "Me extendió una bolsa de compras. Yo pensé: 'Oh, Dios, seguro son drogas'. Le pregunté si era legal y él me respondió que sí. Me dio las gracias, se retiró y yo no me resistí a ver qué había dentro de la bolsa. Cuando dijo que sí era legal, en realidad, debió decir, medianamente legal. La bolsa estaba llena de porno".

La razón de que Sheen pidiera a su compañero de rodaje que le escondiese este alijo de porno no era otra que la visita sorpresa de su entonces esposa Denise Richards.

Mujer de la que más tarde se separaría, como Cryer de la suya. Este hecho unió más a los dos actores que, según cuenta el segundo en su libro, hablaban a menudo del tema. Entre los consejos que Charlie Sheen daba a Cryer para superar la soledad tras su ruptura estaba el de elegir la compañía de prostitutas.

La obsesión de Sheen por las mujeres y el sexo daba lugar a situaciones rocambolescas como que, durante una conversación entre ambos actores, Sheen confesara a Cryer que, en el tema "romántico", ya se encontraba bien. Para ello decidió aportar a la charla una prueba gráfica: "Sacó una fotografía que había tomado de la vagina de alguien. Era una vagina bastante normal, pero yo podía evitar pensar: ¿por qué me muestras esto y no el reto de la persona?", explica Cryer en 'So that happened' ('Y eso fue lo que pasó'), que así se llama su libro.

Otra curiosa y descriptiva situación es la acaecida cuando Cryer presentó a Sheen a una chica, Stephanie, con la que había empezado a salir tras su divorcio. "Stephanie y yo estuvimos saliendo", le confesó Sheen a Cryer, según relata este. Jon aprovechó para preguntar las razones de su ruptura, a lo que Charlie le respondió: "Un día quise tener un trío con ella y otra chica y no pareció muy feliz con la idea. Así que, ya estás advertido".

Entre las muchas anécdotas, reflexiones y vivencias que cuenta Cryer en su libro, también se ha parado a valorar lo dicho de Sheen tras la escandalosa salida de 'Dos hombres y medio'. Cryer cuenta que se sorprendía al ver cómo el público e incluso la crítica especializada se ponían de parte de Sheen considerándolo poco menos que un "rebelde".

Para Cryer, que en más de una ocasión ayudó a Sheen con sus problemas (incluso los que tenían que ver con la justicia), su compañero de rodaje distaba mucho de ser un rebelde: "él no era eso, era simplemente un hombre que estaba arremetiendo contra aquellos que le dijeron que su fiesta se había acabado, era simplemente un hombre con una dependencia monumental a las drogas".

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00