Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 13 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Lo que esconde el trono de 'Mujeres y hombres y viceversa'

¿Es real lo que se ve en el programa? ¿Hay un negocio con los participantes fuera de las cámaras? Nos adentramos en el dating show más famoso de la televisión española

Cristian (i), Iván (c) y Manu (d) en su etapa de tronistas de 'MyHyV' /

La última adquisición del programa 'Mujeres y hombres y viceversa' es Alberto Isla, famoso por ser el padre del hijo de Chabelita - a su vez, hija de Isabel Pantoja- y por haber protagonizado desde entonces más de una aparición por 'Sálvame Deluxe'.

Isla es el nuevo tronista -chico que acude a buscar chicas- de este programa producido por Magnolia para Telecinco. Llega al codiciado trono justo cuando su ex, Chabelita, se encuentra en 'Supervivientes', reality que también produce Magnolia para la misma cadena. Mucha casualidad para no pensar que este tipo de movimientos no están estudiados de antemano.

Cristina Gutiérrez es la directora de 'Mujeres y hombres y viceversa'. Cuando se le pregunta por las incorporaciones en 'MyHyV' de famosos que andan enfrascados en polémicas con otros personajes conocidos que pululan por la cadena, responde: "Somos un equipo formado por Telecinco y Magnolia y se discuten los contenidos y las sugerencias".

Otro ejemplo es el caso de Amador Mohedano, fichado como asesor (consejero de los tronistas en asuntos amorosos) hace ya algunos meses. Cristina lo explica así: "nos parecía que era un buen fichaje para llegar a otro perfil de público".

Tras casi 7 años en emisión, 'Mujeres y hombres y viceversa' promedia cada día un 13,7% de share y 975.000 espectadores (media de 2015). Se trata de un programa de gran impacto en redes, al nivel de cualquier programa de prime time pese a emitirse en una franja matinal [12:45-14:30], lo que provoca que sea uno de los espacios con más visitas en la web contando por miles las reproducciones de cada uno de sus vídeos. No en vano, entre los jóvenes de 13 a 24 años, 'MyHyV' promedia un 30,3% de cuota y 145.000 espectadores en lo que va de año.

Plató de 'Mujeres y Hombres y Viceversa' durante la grabación de una de sus emisiones / DAVID REDONDO

'Gran Hermano VIP' compartió plató con 'MyHyV' / DAVID REDONDO

¿Se guioniza lo que ocurre en el plató?

"¡Ojalá hubiese guion! A mí me encantaría, sería mucho más sencillo", responde a la pregunta su directora, "pero entonces no sería la vida misma. Esto es un dating con tintes de reality. El objetivo de este programa es que se emocionen, no sé si tanto que se enamoren. Y tanto la emoción como el enamoramiento son cosas que no se pueden guionizar".

Aunque no se pauta lo que sucede delante de las cámaras -pese a ser un programa grabado-, sí que todos los miembros del equipo tienen una idea de por dónde van a ir los tiros: "Tenemos una reunión diaria, a primera hora, con todo el equipo de dirección, con Emma García [presentadora] y con los productores ejecutivos. Mientras tanto, el equipo de redacción se reúne con los pretendientes para saber cómo va su relación con los tronistas. Luego hay unos coordinadores de guion que se reúnen con los tronistas para saber si hay alguna confidencia, si quieren echar a alguien…"

El programa se graba bajo la fórmula del falso directo, con lo que se deja plena libertad a los tronistas y pretendientas (las chicas que pugnan por ser la elegida por su tronista; o en el caso de que las tronistas sean chicas, se hablaría de pretendientes) para que digan y opinen lo que quieran. Rara vez se detiene la grabación de un programa. Los asesores sí son más o menos conducidos desde dirección para que añadan sal al asunto cuando sea preciso: "Los asesores tienen un pinganillo y yo hablo con ellos durante la grabación, pero dejamos fluir", afirma Cristina.

Hasta hace poco, Cristian Nieto, Iván Sánchez y Manu Lombardo conformaban el trío de tronistas más querido por la audiencia del programa. Los dos primeros, prácticamente, acaban de abandonar el programa, Manu aún continúa. Los tres han estado en 'MyHyV' cerca de un año. Primero como pretendientes; luego la dirección decidió ofrecerles el trono para ser pretendidos por otras candidatas.

"Yo pensaba que esto era un programa en el que se venía a vivir la experiencia, un programa en el que quizá los sentimientos no se llevaban tan a flor de piel; pero luego estando aquí llegas a sentir unas sensaciones súper raras, de estar eufórico a verte otras veces en la mierda. Aquí se vive todo muy a flor de piel. Eso me sorprendió", confiesa Cristian para este reportaje. Igual opina Manu: "Es imposible escribir un guion de todo lo que se dice aquí. Se nota que nadie estudia lo que tiene que decir, son cosas que salen naturalmente". Manu, como sus otros dos compañeros dio el paso de acudir al programa por lo mismo: "El que viene aquí le apetece vivir la experiencia. Yo lo veía en mi casa y me hacía gracia. Pero para mí el empujón final fue el ver a María [una tronista], una chica que además de ser atractiva pensé que nos podíamos llevar bien".

Esa experiencia de la que hablan los tres tronistas terminan viviéndolo mucho más intensamente de lo que nunca llegaron a imaginar; un hecho que también saben en el control: "Ocurre que, como esto es verdad, como no se guioniza nada, empiezan a surgir algún tipo de sentimiento. Ellos mismos se sorprenden que empiezan a pasarlo mal por los sentimientos que se generan", asevera Cristina, la directora del sarao.

El negocio de los bolos y la fama, un gran reclamo

"Tenemos muchísimas solicitudes de chicos y chicas que se presentan a los castings todos los martes. Vienen muchísimas personas y muy variadas", cuenta en este reportaje la directora del programa, "la mayoría de ellos viene a salir en la tele, al negocio del bolo y a ser un poco famosos. Sobre todo en el caso de los chicos. Las chicas sí que vienen algunas semi-enamoradas; son más propensas al fenómeno fan, ven al chico en la tele, le ven guapito y se medio-enamoran".

Los bolos, dícese del negocio consistente en cobrar por acudir a una discoteca pasadas las 2 de la madrugada, permanecer allí un par de horas en una zona reservada, saludar a la masa de jóvenes enfervorecidos y, si así se acuerda en el contrato, estar un rato haciéndose fotos con algunos de ellos. Normalmente, lo de la fotito incrementa tanto el caché del tronista como el del precio de la entrada por acceder a la discoteca; aunque esto depende del local y del participante de 'MyHyV' que acude como invitado VIP y reclamo.

"Siempre se te hace raro estar en una discoteca, hacer un gesto y que un montón de niñas chillen y se alboroten. Tú que solo es porque sales en la tele. Me hace gracia", comenta sonriente Manu. "Los fines de semana, antes trabajaba con mi hermana en la empresa familiar y ahora me dedico al tema de los bolos", cuenta Cristian que explica cómo funciona este negocio: "El tema de los bolos es una agencia de representación, de ahí van saliendo las cosas del trabajo en función de la repercusión social que tengas".

Fuentes de la productora exponen que esta cuestión es gestionada directamente por el programa, a través de una agencia, ya que en estos eventos en discotecas se hace uso del logo y nombre de este espacio y, por tanto, existe un ánimo de lucro a costa del interés que genera entre los jóvenes 'MyHyV'. Esto obliga a algunos de los tronistas o pretendientes a hacer un alto en su mundo laboral: "Mi vida en el ámbito laboral sí ha cambiado. Antes de entrar aquí yo trabajaba, desde hacía poco, en una agencia de modelos para anuncios de televisión y tal. Una vez que entras aquí, firmas los derechos de imagen con Telecinco y, hasta que no salgas de aquí, ya no puedes continuar con eso".

A simple vista es un negocio redondo: cobrar en unas horas lo que un español medio cobra en un mes por ir a una discoteca y saludar, simplemente porque ser un tronista de 'MyHyV'. Cristian reconoce el chollo, pero matiza: "El tema de los bolos la gente lo ve muy fácil. Pero vete todos los fines de semana a hacerte 3.000 kilómetros y a no disfrutarlos ni con tu familia ni con tus amigos. Tu vida social con tu gente está limitada con este tema, pero es una oportunidad laboral que hay que aprovechar. Yo voy a intentar pasarlo bien porque también te debes a la gente que va a verte. Si llegas y simplemente vas a coger el dinero es ridículo. Yo siempre estoy agradecido a la gente que va a verme".

Otro importante reclamo para los jóvenes que se interesan a probar suerte en 'MyHyV' es la oportunidad de cobrar popularidad en este dating y acabar siendo requerido por otros programas de Telecinco como 'Supervivientes', '¡Mira quién Salta!', 'Gran Hermano VIP'… Espacios todos ellos en los que se ha contado con ex participantes de 'MyHyV'; entrando en un círculo vicioso en el que, tras su paso por estos programas, son más populares y sus cachés aumentan.

"Si me propusieran otro programa, tendría que ver cuál. 'Gran Hermano' no lo comparto, no es una cosa que me atraiga. 'Supervivientes' sí, por la experiencia. La vida se reduce a experiencias", argumenta Iván.

Pese a que muchos llegan a los castings y al programa sin tener ni idea de cómo funciona el mundo de los negocios en televisión ni qué es eso de los derechos de imagen, tras su paso por 'MyHyV', todos estos chicos y chicas echan mano de representantes especializados en gestión de este tipo de actividades. Basta con mirar sus perfiles en redes sociales (como el programa, sus participantes cuentan sus seguidores en redes por decenas de miles de jóvenes) para comprobar que, prácticamente todos, dejan en su bio el contacto para ser contratados. En la mayoría de los casos se encuentra el nombre de "Edu" seguido de un número de teléfono. Se trata de Eduardo Peinador, Director gerente de la agencia Epbooking, la "oficial" de 'MyHyV'.

La vida antes del trono, ¿son ni-nis o trabajan?

Cristian, Iván y Manu posan en el trono de 'MyHyV' / CRISTINA NAVAS

Los participantes en 'MyHyV' -así como su audiencia- están considerados por algunos sectores del público como ejemplo de fracaso juvenil. Muchos de los fans de este programa se empeñan en dar la razón a sus detractores cuando, por ejemplo, el día del siniestro del avión de Germanwings en los Alpes, publicaron airadas críticas contra Telecinco por retrasar el inicio de la emisión de 'MyHyV' para dar cobertura a ese suceso.

Si bien una parte de sus espectadores encaja a la perfección con el perfil de ni-ni (ni estudia, ni trabaja); no se trata, lógicamente, de algo unánime. Por ejemplo, Iván explica en este reportaje que su meta en la vida no es ser tronista, sino desarrollarse laboralmente a partir de sus estudios universitarios: "Mi ocupación es opositor. El año pasado me licencié en Derecho y empecé a opositar a gestor judicial. Yo tengo el título y es demostrable […]No voy a tirar por tierra los cinco años que me pegué estudiando. Esto se acabará algún día y yo retomaré. Esta experiencia te marca de por vida, queda en tu currículum, pero las oposiciones son justas: a mí nadie me va a conocer por lo que he sido, sino por lo que soy", cuenta Iván quien reconoce que en su casa no todo el mundo se tomó bien su participación en este programa: "En mi casa fue complicado. Mi padre es escéptico con este tema, los contenidos de Telecinco no le gustan. Es un contenido de entretenimiento, que no te enseña especialmente nada de información a nivel de cultura. Mi padre me dijo que me lo pensase. Mi madre y mi hermana me animaron".

Manu, que sigue de tronista en el programa junto a Alberto Isla, no se preocupa por lo que diga la gente de él o por quienes consideren que estos chicos solo pretenden vivir del cuento: "Son cosas de las que ni me preocupo. Cada uno hace su vida y sabe lo que hace y me da igual lo que piense la gente; si lo hiciese sería imposible estar aquí". Antes de entrar, Manu trabajaba de comercial en una empresa de mobiliario de baño. Tiene la suerte de poder seguir en activo, pese al calendario de grabaciones que les suelen requerir uno o dos días laborales por semana.

"Todo el mundo opina, porque todos pueden opinar, pero hay gente frustrada en la vida que vive para meterse con gente que sale en la tele. Unos lo hacen porque odian esto, otros porque desearían estar aquí y no podrían estar nunca", asevera Cristian, el más molesto al hablar de los detractores del programa. "Para tener esta oportunidad no solo hay que valer físicamente, también mentalmente. Hay que tener muchas cosas juntas. Tienes que tener otras cosas que la gente no acaba de entender", afirma el ex tronista madrileño que sigue vinculado al programa pues su relación con la pretendienta elegida ha durado días y ha tenido que volver a contar lo ocurrido.

¿Qué se necesita para ser tronista? ¿Basta con ser guapo/a o se precisan más capacidades, como sostiene Cristian? A la pregunta responde Cristina, la directora del formato: "Son personas que tienen algo especial. Tienen un atractivo físico, pero no son modelos. Son personas atractivas porque vienen a ser conquistados, pero sobre todo tienen que tener carisma. Los perfiles son muy distintos: más educados, más niños buenos, más malotes… intentamos que haya un contraste en el trono".

Un estatus, el de tronista, que para estos tres chicos no pasa de ser una experiencia vital, no una meta: "Si alguien en su vida tiene como sueño el ser tronista de 'MyHyV', esa persona tiene un recorrido en su vida laboral muy corto porque esto no es un sueño. Venir a la tele a decir 'quiero ser tronista' lo veo un poco ridículo", asegura Cristian.

Con 24 años y de muy buen físico, este chico tiene claro qué va a hacer tras salir de 'MyHyV': "Cuando esto acabe intentaré seguir con mi paso de seguir trabajando de modelo y tal, que es lo que a mí me gustaba hacer. También tengo proyectos de montar mis propias cosas, ahora estoy sacándome el título de nutrición. Me gusta mucho lo de entrenar, mantenerme sano…Hay que tener un poco de cabeza y las cosas se deben pensar con el tiempo.".

El tiempo, por el momento, no cambia para Cristian. Sigue de bolos, como Iván, como Manu y como un rosario de tronistas y pretendientas que intentan alargar su instante de fama logrado en este dating show de Telecinco. Un programa vilipendiado por los sectores de telespectadores más puristas y adorado por miles de jóvenes que ven en este espacio una inocua forma de pasar el rato. De todo, lo que es irrefutable es que 'MyHyV' es programa de que cumple a la perfección las expectativas de la cadena y de su público. Para algunos será la perfecta definición de éxito en televisión; para otros, un ejemplo más de telebasura. Quizá en la parte media se halle la valoración más justa.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?