Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 21 de Julio de 2019

Otras localidades

Pasamos delante de Yarmouk. Se divisan columnas de humo

¿Qué va a pasar?¿cuándo va a terminar?¿qué futuro nos aguarda? preguntas sin respuesta en Yarmouk

Tras sortear una serie interminable de controles militares llegamos a Tadamun, no sin antes haber pasado delante de la entrada de Yarmouk, el campo de refugiados de Palestina en el que 18.000 personas viven desde hace dos años bajo asedio. Desde fuera se divisan algunas columnas de humo. Dentro continúan los enfrentamientos.

Durante estos dos años, la población de Yarmouk ha soportado duros combates y bombardeos areos, lo que unido a la falta de alimentos, agua, medicamentos y electricidad hace de éste uno de los peores sitios de mundo para vivir.

El día 1 de abril el grupo 'Estado Islámico' entró en el campo, iniciándose de nuevo fuertes combates. Algunas personas, en su mayora mujeres con niños, consiguieron huir a los barrios cercanos. “Teníamos mucho miedo a morir, no queríamos continuar dentro y que nos mataran en cualquier momento” dice una de las mujeres que se encuentran en un centro de acogida. Tadamun fue el primer barrio al que llegaron, después otros consiguieron llegar a Yalda, Babila y Beit Saham. Muchos en muy malas condiciones, los niños con malnutrición, algunos casos con hepatitis A y otros con enfermedades crónicas que no han podido tratar desde hace dos años.

“Comamos semillas, hojas, todo aquello que encontrabamos, no queda nada dentro del campo” dice una de las mujeres de Yarmouk. Su voz es pausada, sus ojos mantienen firmemente la mirada. "Mi marido y mis hijos continúan dentro, no pueden salir, y yo no puedo regresar". En sus brazos sujeta un bebe de escasos meses. Hay muchos en el centro, algunos incluso han nacido ya en él, otros están por venir. Tadamun no es el único refugio, hay más de una treintena, la mayora concentrados en los alrededores de Damasco.

Después de Tadamun nos dirigimos a Haiffa, otro centro de acogida de desplazados. En él viven más de 500 personas. Muchos de ellos desde 2012, cuando Yarmouk fue bombardeado por primera vez. El espacio es reducido, todas las aulas están compartimentadas mediante lonas, habitáculos de apenas cuatro metros cuadrados acogen a familias de hasta cinco o siete individuos. La vida es muy dura en los centros de acogida. La falta de intimidad, la falta de espacio hacen la vida muy complicada, sobre todo para los niños que se pasan el día en el patio de la escuela, sin mucho que hacer.

De nuevo otra vez la desesperanza, la frustración es el tema de conversación de todos ellos. ¿Qué va a pasar, cuándo va a terminar, qué futuro nos aguarda? Son las preguntas que hacen, pero para las que no esperan ninguna respuesta.

Raquel Martí es directora ejecutiva de UNRWA España. Durante esta semana, Raquel nos contará aquí sus experiencias visitando a los refugiados de Palestina en Siria, entre ellos los del campo de Yarmouk. En ese campo,a las afueras de Damasco, varios miles de civiles siguen resistiendo sin comida, agua o atención médica, entre las bombas del régimen sirio y los ataques de Daesh.

Puedes seguir a Raquel en @raquel_unrwace y en @unrwa_spain.
Si quieres ayudar a los refugiados de Yarmouk, pincha aquí.
Crédito foto: Taghreed Mohammad, refugiada palestina del campo de Jaramana, Damasco

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?