Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 23 de Julio de 2019

Otras localidades

"Algún día la guerra acabará y nuestros hijos tendrán que estar preparados"

Setenta escuelas de los refugiados de Palestina en Siria se han destruido en la guerra

Antes del conflicto, 118 escuelas de la UNRWA acogían a 67.000 estudiantes; sin embargo los centros educativos también han sido objetivo durante la guerra. En la actualidad 48 escuelas de UNRWA permanecen operativas para 46.000 niños,  y otros tantos edificios del gobierno han sido cedidos a la Agencia para mantener la actividad educativa. El resto de las escuelas o bien han sido destruidas o no se tiene acceso debido a la violencia. Hasta una treintena están siendo utilizadas como centros colectivos para desplazados.

Es quizás difcil de entender que bajo una situación como la que se está viviendo en Siria, la educación continúe siendo una de las prioridades para los refugiados de Palestina. Muchos niños y niñas preparan sus exámenes en los reducidos habitáculos de los centros colectivos para refugiados. Concentrarse en estos espacios resulta una tarea titánica. Incluso en el campo de Yarmouk bajo asedio, sin electricidad y entre combates, consiguen de alguna manera seguir estudiando.

La importancia que tiene la educación para los palestinos, hace que bajo las peores circunstancias continen dedicando todos sus esfuerzos para mantener los niveles educativos ms altos de todo Oriente Próximo. Un hecho que he podido comprobar en el campo de refugiados de Qabr Essit en Damasco. En el 2012 el conflicto penetró en el campo. La escuela de UNRWA, as como la clínica de salud, el centro comunitario y muchas viviendas quedaron destruidas en el transcurso de los combates. Durante un tiempo no solo la educación, sino la vida quedó interrumpida en el campo. La población ha ido poco a poco regresando y lo primero que ha demandado es restablecer la actividad educativa en el campo. El año pasado UNRWA terminó las obras de rehabilitación de un edificio cercano, permitiendo volver a poner en marcha la escuela.

“Llegará un día en el que la guerra se acabe, nuestros hijos tienen que estar preparados, el futuro es incierto, no podemos regresar a nuestra tierra, Palestina. Lo único que poseemos es nuestra cultura y nuestra educación” afirma una madre del campo. “Esto es lo que nos permite mantener un sentido de unidad entre los palestinos, es lo único que nos queda”. El próximo 15 de mayo conmemoramos el 67 aniversario de la Nakba, el inicio del éxodo de los refugiados de Palestina, seguiremos trasmitiendo a nuestros hijos la importancia de la educación de generación en generación” termina diciendo con un gesto de orgullo y al mismo tiempo de tristeza.

Raquel Martí es directora ejecutiva de UNRWA España. Durante esta semana, Raquel nos contará aquí sus experiencias visitando a los refugiados de Palestina en Siria, entre ellos los del campo de Yarmouk. En ese campo,a las afueras de Damasco, varios miles de civiles siguen resistiendo sin comida, agua o atención médica, entre las bombas del régimen sirio y los ataques de Daesh.

Puedes seguir a Raquel en @raquel_unrwace y en @unrwa_spain.
Si quieres ayudar a los refugiados de Yarmouk, pincha aquí.
Crédito foto: Taghreed Mohammad, refugiada palestina del campo de Jaramana, Damasco

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?