Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 24 de Enero de 2020

Otras localidades

Amnistía Internacional reprocha a Israel crímenes de guerra

La violencia “implacable y deliberada” del ejército israelí constituye para la ONG un presunto crimen de guerra

Un palestino se protege de los gases lacrimógenos lanzados por los militares israelíes durante una protesta en contra del asentamiento israelí en Nablús, Cisjordania. / ()

Intentar liberar a un soldado capturado por milicianos palestinos en Gaza costó la vida de al menos 135 civiles inocentes el 1 de agosto de 2014, concluye Amnistía Internacional (AI) en su informe “Black Friday” (Viernes negro) publicado este miércoles en Jerusalén. La violencia “implacable y deliberada” del ejército israelí constituye para ONG un presunto crimen de guerra que debe ser investigado de forma independiente y es posible también que pueda ser considerado un “crimen de lesa humanidad”.

“Hay pruebas convincentes de que las fuerzas militares israelíes cometieron crímenes de guerra en su implacable y masivo bombardeo de zonas residenciales de Rafah con el fin de frustrar la captura del teniente Hadar Goldin, mostrando una indiferencia total hacia la vida de los civiles”, denunció en el informe Philip Luther, director del programa regional para Oriente Medio y el norte de África de AI.

Según la ONG, estos ataques constituyen “serias violaciones de la ley humanitaria internacional que deben ser investigadas de forma independiente” y que podrían constituir también “crímenes de lesa humanidad”.

El informe se basa en centenares de fotografías, vídeos, imágenes vía satélite y testimonios de testigos, además de una innovadora técnica de geosincronización que consiste en examinar indicadores temporales en las imágenes, como por ejemplo el ángulo de las sombras o detalles en las columnas de humo para localizar los ataques en el espacio y tiempo.

El 1 de agosto de 2014 se había decretado un alto el fuego temporal y miles de habitantes de Rafah, que habían huido de los combates, regresaron a sus casas sintiéndose seguros. “Pero los bombardeos, en gran escala y prolongados, comenzaron sin advertencia previa, cuando había multitud de personas en la calle, muchas de las cuales, en especial las que estaban en vehículos, se convirtieron en blancos”, explica AI.

Basándose en testimonios de gazatíes, el informe describe el infierno en que Rafah se convirtió aquel día: lluvia de artillería en las calles, niños acribillados, ambulancias bombardeadas y edificios enteros destruidos.

“En uno de los incidentes más mortales, los investigadores, con la ayuda de expertos militares, pudieron confirmar que se arrojaron dos bombas de una tonelada –las más grandes del arsenal de las fuerzas aéreas israelíes– sobre un edificio de una sola planta de Al Tannur, en el este de Rafá. Había decenas de civiles en las inmediaciones cuando se efectuó este ataque manifiestamente desproporcionado”, denuncia AI en su informe.

Según la ONG, los ataques siguieron con igual virulencia cuando el soldado fue dado por muerto, en un aparente deseo de vengarlo.

AI exigió a Israel que lo ocurrido el 1 de agosto de 2014 se investigue correctamente para que los hechos no queden impunes. En los últimos meses, Amnistía ya reprochó a Israel y a los grupos armados palestinos de haber cometido presuntos crímenes de guerra durante la guerra de Gaza del año pasado.

“Hasta ahora, las autoridades israelíes han demostrado, en el mejor de los casos, que son incapaces de llevar a cabo investigaciones independientes sobre los delitos de derecho internacional de Rafah y otras partes, y en el peor, que no están dispuestas a hacerlo. Las conclusiones de este informe añaden convincentes datos al ya muy considerable cuerpo de documentación creíble de las violaciones graves del derecho internacional cometidas durante el conflicto de Gaza, que exigen investigaciones independientes, imparciales y efectivas", pidió Luther.

Nada más publicarse el informe de AI el gobierno israelí ha lamentado que AI “olvide” en sus conclusiones la violencia de los grupos armados palestinos contra objetivos israelíes.

El texto "muestra de nuevo compulsiva obsesión de Amnistía Internacional con Israel”, reaccionó el ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado.

Durante la guerra de Gaza de julio y agosto de 2014, murieron 2.200 palestinos, la mayoría de ellos civiles, según la ONU, y 73 israelíes, 67 de ellos soldados.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?