Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 17 de Febrero de 2020

Otras localidades

Obama anuncia el plan más ambicioso de EEUU contra el cambio climático

La Casa Blanca limita por primera vez las emisiones de carbono de las centrales energéticas

Barack Obama, durante la presentación de su plan para reducir las emisiones de dióxido de carbono / ()

Barack Obama ha presentado las medidas más contundentes contra el cambio climático de la historia de Estados Unidos. Es la primera vez que desde la Casa Blanca se pone un límite a las emisiones de gases de efecto invernadero de las centrales energéticas, que tendrán que reducir en los próximos 15 años sus emisiones dañinas un 32% en comparación con 2005.

En uno de los mejores momentos de su presidencia tras conseguir triunfos en varios frentes, Obama vuelve a apostar fuerte para profundizar su legado en uno de los asuntos pendientes desde su campaña. “Es el paso más importante que EEUU ha dado nunca en la lucha contra el cambio climático global”, ha dicho el presidente Obama en el anuncio de las medidas en la Casa Blanca.

La medida es la versión definitiva de una orden ejecutiva conocida como Plan de Energía Limpia, que la Casa Blanca adelantó hace un año y que, después de un período de debate y modificaciones, es aún más ambiciosa. Las plantas de generación de energía eléctrica son responsables de cerca del 40% de las emisiones de dióxido de carbono de Estados Unidos, el principal gas de efecto invernadero que contribuye al cambio climático. La versión final del plan acelerará la instalación de fuentes de energía renovable para que 2030 supongan un 28% de la producción.

Cada estado deberá elaborar planes para reducir sus emisiones con base en unas metas personalizadas que les otorgará la Agencia de Protección Ambiental (EPA), y tendrán dos años más de lo previsto para comenzar a avanzar hacia esas metas. La oposición republicana, la industria del carbón y los estados más dependientes de esa fuente de energía argumentan que destruiría puestos de trabajo y costaría miles de millones de dólares a la economía, al imponer nuevos gastos federales.

Obama se adelantaba a estas críticas y argumentó que el plan llevará en el futuro a un descenso en las tarifas de energía que pagan los estadounidenses, a un aumento en la creación de empleos en el sector de las energías renovables, así como a mejoras en la salud. El presidente dijo que las críticas más cínicas son las que aseguran que el plan perjudica a las clases más pobres. “Un niño negro tiene más del doble de posibilidades de ser hospitalizado por asma. Uno latino tiene un 40% más de posibilidades de morir por asma. Si les preocupan tanto las comunidades de bajos ingresos y las minorías, entonces empiecen a proteger el aire que respiran”, respondía Obama.

Cumbre de la ONU

La norma cumple con los compromisos anunciados de cara a la conferencia de la ONU sobre cambio climático que se celebrará en diciembre en París. Esa meta, formalizada en marzo, consiste en que Estados Unidos reducirá para 2025 sus emisiones de efecto invernadero -en total, no sólo las procedentes de centrales termoeléctricas- entre un 26 y un 28% respecto de los niveles de 2005.

La cumbre de París pretende cerrar un acuerdo vinculante que evite que el calentamiento global sobrepase los dos grados centígrados con respecto a los valores preindustriales y Estados Unidos busca con sus medidas convertirse en un referente para otros países industrializados y emergentes.

Cuando EEUU lidera, otros países le siguen. Desde que propusimos estas medidas el año pasado, EEUU ha hecho anuncios conjuntos con China y Brasil en los que cada país anunció nuevos compromisos para reducir las emisiones de carbono”, ha asegurado la administradora de la Agencia de protección Ambiental, Gina McCarthy.

En noviembre pasado, Obama logró un histórico acuerdo con el presidente chino, Xi Jinping, sobre la base del cual China se comprometió a comenzar a reducir significativamente las emisiones después de haber alcanzado el pico en 2030. Por su parte, Estados Unidos prometió en ese acuerdo que en 2025 recortaría un 26-28% sus actuales emisiones. China y Estados Unidos juntos son responsables del 45% de todas las emisiones contaminantes del mundo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?