Deportes
ESPAÑA - POLONIA

A la puerta del sueño olímpico

La selección quiere abrir, en el partido que le enfrentará a Polonia (18.30 horas) en los octavos de final del Europeo 2015, la puerta del sueño olímpico, que es su próximo objetivo

Pau Gasol habla con Rudy Fernández durante el partido de Italia / Juan Carlos Hidalgo (EFE)

Madrid

Superar la primera fase en Berlín no ha sido fácil, de hecho ha sido mucho más complicado de lo que estaba previsto. Hasta el último segundo del último partido, ante Alemania, todo estaba en el alero.

Ahora, "superado el primer objetivo", como han dicho los jugadores, la vista está ya puesta en el siguiente, en Polonia y en alcanzar los cuartos de final, que darían la opción de luchar al menos por una plaza para el preolímpico del próximo año.

Los dos finalistas del Europeo tendrán plaza directa para los Juegos de Río de Janeiro 2016, mientras que del tercero al séptimo clasificados podrán luchar por los tres billetes que asignarán otros tantos torneos preolímpicos. Es decir, solo un cuartofinalista se quedará sin premio.

El equipo español no lo ha pasado bien en Berlín. Ha sufrido en la pista y ha perdido contra Serbia e Italia, dos de las selecciones llamadas a luchar por las primeras posiciones.

"Este equipo no tiene tanto talento de baloncesto como otros años", dijo Pau Gasol, verdadero guía espiritual de un grupo renovado en el que hasta cinco jugadores, Nikola Mirotic, Pablo Aguilar, Pau Ribas, Guillermo Hernangómez y Guillem Vives velan sus primeras internacionalidades.

Además de todo esto, la defensa ha sido señalada por todos, desde el entrenador, Sergio Scariolo, hasta el último jugador o aficionado como la culpable de que llegaran esos dos tropiezos, más allá del mayor o menor acierto en ataque.

De mejor o peor manera el equipo nacional ha tenido que digerir esas dos derrotas y sus carencias en la pista y, ahora, debe medirse a Polonia en el conocimiento de que ya no hay red, de que una derrota significa la eliminación y la vuelta a casa.

Polonia no parece un rival especialmente complicado. Aunque apenas sirva de referencia que fue el antagonista en el segundo partido de preparación disputado en Santander, que finalizó por un 71-64 favorable a España.

Los polacos tienen de todo pero en pequeñas proporciones. Tienen un gran pívot NBA de 2,11 metros, Marcin Gortat, que juega en los Washington Wizards, y también un gran base creativo y anotador como AJ Slaughter y un buen tirador y anotador, como Adam Waczynski, el máximo encestador de su equipo en la primera fase.

El resto de jugadores tienen un buen nivel, pero están un escalón por detrás de los referidos.

La selección española parece superior en todas las facetas. Pau Gasol vence en cualquier comparación con Gortat y los Sergios, Rodríguez y Llull, juntos y por separado, parecen por encima de AJ Slaughter. Los lanzamientos son cuestión de inspiración ofensiva y de trabajo defensivo.

Los jugadores españoles han repetido, precisamente, hasta la saciedad que el problema es defensivo, de coordinación, de comunicación y que cuando han hecho las cosas bien se han retroalimentado en ataque, porque "correr es más fácil cuando defiendes, provocas el fallo del rival y coges el rebote".

El partido contra Alemania ha podido suponer un antes y un después. Se logró la clasificación en el último suspiro después de mejorar el juego, durante muchos minutos. En Lille no habrá segundas oportunidades. Ni red. Si el equipo español quiere abrir la puerta del sueño olímpico tiene que hacerlo con determinación, con energía y con buen juego.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad