Lunes, 25 de Enero de 2021

Otras localidades

EL DRAMA DE LOS REFUGIADOS

“Todo el mundo va a tener un asiento en este tren”

Viajar este martes desde Múnich a Salzburgo era misión imposible. El tráfico ferroviario ha estado suspendido y en la estación de la capital bávara sólo se vendían billetes con destino a Freilassing

Dos refugiados saludan desde un tren con destino a Freilassing, Alemania, en la estación de Salzburgo

Dos refugiados saludan desde un tren con destino a Freilassing, Alemania, en la estación de Salzburgo / BARBARA GINDL (EFE)

Viajar este martes desde Múnich a Salzburgo era misión imposible. El tráfico ferroviario entre Alemania y Austria ha estado suspendido y en la estación de la capital bávara sólo se vendían billetes con destino a Freilassing (Alemania). Se explicaba a los viajeros que para poder llegar a la ciudad austríaca había que hacerlo por carretera, ya fuese en autobús o en taxi.

Por lo demás, el viaje era igual de tranquilo que cualquier otro día. En poco más de hora y media y tras atravesar un entorno rural de campos verdes y paisaje alpino, los pasajeros llegaban a destino. Ponían pie en Freilassing, una localidad alemana de 16.000 habitantes con edificios y casas de dos o tres alturas y donde los comercios cierran a las seis de la tarde. Esta población, que se encuentra en el estado de Baviera pero muy cerca de Salzburgo, constituye una de las principales vías de entrada a Alemania desde Austria. De hecho, este es el punto en el que la policía empezó a retener refugiados este domingo, cuando el gobierno alemán decidió reintroducir los controles fronterizos.

“Todo el mundo va a tener un asiento en este tren”

Refugiados como Dellu y Hama, dos jóvenes sirios que llegaron a Freilassing hace dos días procedentes de Viena tras atravesar buena parte del camino a pie. Antes de subirse al tren que los llevaría a Múnich no escondían su felicidad al darse cuenta de que estaban a punto de lograr su objetivo.

Poco antes de las 7 de la tarde llegaba el ansiado tren a la estación de Freilassing y todos los refugiados congregados en el andén, unos 300, lograban subirse al convoy. Este era el segundo tren que partía esta tarde desde esta localidad alemana con destino a Múnich cargado de refugiados. Por megafonía, primero en árabe y después en inglés, se indicaba que en el tren había sitio para todos, que no se preocuparan, porque ninguno iba a quedarse en tierra.

Al verse ya en el interior del vagón, varios refugiados, sobre todo los más jóvenes se asomaban por la ventanilla haciendo el símbolo de la victoria para que las cámaras de televisión y los fotógrafos allí presentes capturasen el momento. Por megafonía ahora ya no sonaban avisos sino un simple mensaje: “Os deseamos lo mejor”, decía el responsable de la estación instantes antes de que partiese el tren.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?