Política
CATALUNYA SÍ QUE ES POT

Primer asalto a las generales

La candidatura de confluencia debería garantizar que se supere cómodamente la cifra de los 13 escaños y los 360.000 votos conseguidos por ICV-EUiA en 2012

Lluís Rabell y Pablo Iglesias, en un mitin de Catalunya Sí que es Pot / Núria Julià (ACN)

Barcelona

Catalunya Sí que es Pot planteaba estas elecciones con el reto de llegar a ser la segunda fuerza en el Parlament e, incluso, con la idea de constituir un Govern de progreso sumando sus diputados con los de otras fuerzas de izquierdas. En este sentido, durante la campaña han mandado mensajes a la CUP y a ERC para un eventual pacto, ofertas que han sido desatendidas.

Los sondeos no prevén que los objetivos de máximos puedan alcanzarse, pese al esfuerzo por movilizar el voto de muchos catalanes que habitualmente no participan en los comicios autonómicos. En cualquier caso, la confluencia de Iniciativa per Catalunya con EUiA, Podemos y Equo debería garantizar que se supere cómodamente la cifra de los 13 escaños y los 360.000 votos conseguidos por ICV-EUiA en 2012.

Tanto Izquierda Unida como Podemos, que han participado en la campaña, aunque sin que sus líderes nacionales, Alberto Garzón y Pablo Iglesias, hayan coincidido en ningún acto, ven las catalanas como el primer ensayo de las generales de diciembre.

Ante la posibilidad de una victoria con mayoría absoluta de las candidaturas independentistas, Catalunya Sí que es Pot mantiene que su posición será la misma que si no se da esa mayoría. Su apuesta es el diálogo con las instituciones del Estado para acordar un referéndum como mejor salida para que los catalanes decidan su futuro. Para que esta solución sea viable, mantienen, será necesario un cambio en el Congreso en las elecciones generales para dar lugar a un "gobierno amigo" que facilite. Izquierda Unida y Podemos también respaldan la solución de la consulta para vehicular una salida al conflicto territorial.

En ningún caso se plantean dar apoyo a una investidura de Artur Mas, ni votar a favor de una declaración unilateral de independencia.

El primer ensayo de la confluencia autonómica para IU

Izquierda Unida afronta las catalanas como el primer ensayo autonómico de su apuesta para intentar reproducir una candidatura de unidad popular en las generales. En clave interna, las expectativas de la coalición pasan por que Catalunya Sí que es Pot coseche un buen resultado que confirme su planteamiento de que "la suma multiplica" y fortalezca así sus opciones de vencer las reticencias de Podemos en una negociación final con el partido de Pablo Iglesias para lograr una candidatura unitaria en diciembre.

A ello se ha dedicado Alberto Garzón, presente en Cataluña durante ocho días en la campaña aunque sin ninguna foto conjunta con Iglesias, cuyas agendas han discurrido completamente separadas, incluido el mitin de cierre en el que Garzón no participó.

En 2012, EUiA, la marca catalana de Izquierda Unida, acudió a las urnas junto con ICV, una coalición que logró casi el 10% de los votos (360.000 sufragios) y 13 escaños, 3 de ellos de EUiA. La lista actual sólo sitúa a un candidato de EUiA con garantía de obtener escaño: Joan Josep Nuet, coordinador general de IU en el puesto 6 por Barcelona. La siguiente en la lista, y en terreno más movedizo, es Nuria Lozano, en el 17.

El análisis electoral en la sede federal de IU dependerá de cuántos votos y escaños de más logre sumar una alianza que, a su socio tradicional de ICV, incorpora en esta ocasión a dos nuevos actores: Podemos y Equo. En IU consideran que se podría hablar de éxito rotundo a partir del escaño 17 o 18, aunque asumen que también se cumplirían los objetivos si la candidatura unitaria de izquierdas logra el impacto simbólico de adelantar al PSC y al PP, proyectando el mensaje de derrota del bipartidismo tradicional.

El objetivo, señalan, es en cualquier caso resultar decisivos en la toma de decisiones que afectan a la vida de los catalanes, poniendo el debate social en primer plano, como ha ocurrido con las candidaturas municipalistas.

La "parrilla de salida para las generales" para Podemos

Como decía esta semana Pablo Iglesias en la SER, "el 27-S es la parrilla de salida a las generales". Y así se ha planeado desde el cuartel general de Podemos en la madrileña calle Princesa. La fuerte presencia de Pablo Iglesias en la campaña catalana no sólo obedece al lógico apoyo a la marca Catalunya Sí que es Pot. Iglesias ha querido también utilizar la campaña catalana para lanzar sus mensajes específicos en clave nacional, dibujando a Podemos como única opción de voto para los catalanes en diciembre. Las ideas fuerza son que la independencia no se materializará antes de las generales y que una España gobernada por Podemos aceptará un referéndum vinculante.

Ahora bien, nadie en el equipo de Iglesias oculta que será difícil sortear la imagen de fracaso si la lista de Catalunya Sí que es Pot queda por debajo de los 13 escaños (los diputados que obtuvo en solitario ICV-EUiA en el 2012). Ni que decir tiene que ser superados por el PSC sería para Iglesias un golpe a la línea de flotación de su estrategia. Los sondeos dibujan un resultado ajustado (15 o 16 representantes para la plataforma de iziquierdas y 14 o 15 para el PSOE).

Sobre pactos post electorales, Podemos sigue insistiendo en un clúster de las izquierdas (con el apoyo de la CUP, PSC y ERC) que permita a Rabell ser presidente.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad