Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 19 de Julio de 2019

Otras localidades

Un israelí muerto en un tiroteo, Israel aumenta sus controles

El ataque se ha producido en la estación de autobuses de Beer Sheva. Uno de los dos agresores ha muerto, otro ha sido detenido. Trescientos soldados comienzan a desplegarse en Jerusalén

A wounded Palestinian protester is evacuated during clashes with Israeli troops in the West Bank city of Hebron October 18, 2015. Forty-one Palestinians and seven Israelis have died in recent street violence, which was in part triggered by Palestinians' anger over what they see as increased Jewish encroachment on Jerusalem's al-Aqsa mosque compound. REUTERS/Mussa Qawasma / ()

La violencia en Israel y Palestina entra en su tercera semana sin solución en el horizonte. Después de una jornada relativamente tranquila, un tiroteo se ha registrado en la estación central de autobuses de Beer Sheva, al sur de Israel. Un israelí ha muerto, así como uno de los agresores, y hay varios heridos, algunos de ellos en estado grave.

Un israelí ha muerto en el ataque, otros cuatro están en el hospital heridos de diversa gravedad (…) Los dos terroristas han recibido disparos, uno de ellos ha muerto, el otro ha sido capturado”, ha informado el portavoz de la policía israelí Micky Rosenfeld.

No se ha informado aún sobre la identidad de los agresores. Según la prensa local, todas las entradas a la estación estaban vigiladas por agentes de seguridad y no está claro cómo los atacantes lograron infiltrarse.

En total, ocho israelíes y unos 40 palestinos, un tercio de ellos agresores o presuntos agresores, han fallecido violentamente desde principios de mes. Hay además medio centenar de israelíes heridos y varios centenares de palestinos.

La mayoría de los ataques contra israelíes han sido con cuchillos, navajas o destornilladores. Ha habido un atropellamiento y sin contar el tiroteo de hoy, otro ataque con armas de fuego fue perpetrado en un autobús en Jerusalén esta semana.

El gobierno israelí sigue extremando sus controles y medidas de seguridad para impedir nuevos ataques y este domingo comenzó a levantar una barrera de unos 2,5 metros de alto entre el barrio palestino de Jabal Mukaber, de donde procedían varios de los autores de agresiones perpetradas de los últimos días, y el asentamiento israelí de Armon Hanatziv, escenario de dos ataques en la última semana. En uno de ellos murieron dos israelíes.

Desde hace varios días la policía israelí ya había colocado ya bloques de hormigón en las principales vías que unen el Este y el Oeste de Jerusalén con el fin de disuadir nuevos ataques.

Además, 300 soldados iban a empezar a desplegarse desde este domingo en Jerusalén para colaborar con la policía en las tareas de control. Su presencia en la ciudad no era visible hasta el momento y según la prensa local, los militares estarán presentes sobre todo en los transportes públicos.

Este domingo por la mañana, ha habido un enfrentamiento cerca del santuario de José, cerca de la ciudad palestina de Nablus (norte de Cisjordania), donde varios palestinos provocaron un incendio hace dos días. Un grupo de judíos quiso ir a rezar sin el permiso necesario a este lugar que se sitúa en una zona de Cisjordania bajo control palestino y fueron recibidos a pedradas por varios habitantes de lugar antes de ser detenidos por la policía palestina y entregados a la policía israelí.

Además, se han registrado manifestaciones en Gaza y cerca de Ramallah (Cisjordania) donde habría varios palestinos heridos de gravedad, tras ser tiroteados por el ejército israelí.

Paralelamente, se llevan a cabo esfuerzos diplomáticos para frenar esta ola de violencia. En la ONU, Francia propuso el borrador de un proyecto para desplegar observadores internacionales en los lugares sagrados como la Explanada de las mezquitas de Jerusalén, ha informado la prensa francesa. Este lugar santo musulmán, venerado también por los judíos, que lo denominan Monte del Templo, es una de las causas de la ola de violencia de estos días. Las autoridades palestinas acusan a Israel de provocar y de querer romper el statu quo que rige este lugar santo musulmán desde 1967 y que estipula que sólo este culto es permitido en su interior. Grupos de judíos reciben autorización para visitar la Explanada y en las últimas semanas ha habido enfrentamientos entre palestinos y policía israelí por esta razón.

Este domingo, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu dijo en una reunión con sus ministros que no aceptará de ningún modo esta propuesta francesa que “no menciona las provocaciones” ni el “terrorismo palestino”.

Sólo Israel es garante de los lugares sagrados del Monte del Templo (…) Israel protegerá los lugares sagrados, garantizará el statu quo. Israel no es el problema en el Monte del Templo, es la solución”, dijo Netanyahu.

Por otra parte, está previsto que el secretario de Estado norteamericano John Kerry se reúna en los días venideros con Netanyahu y con el presidente palestino Mahmud Abbas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?