Sábado, 08 de Agosto de 2020

Otras localidades

ATENTADOS EN PARÍS

El relato de los atentados de París que recorre Facebook

La narración ficticia de la masacre en Bataclan de una joven en las redes sociales

Una niña sujeta una vela en memoria de las víctimas de los atentados de París en Limassol, Chipre

Una niña sujeta una vela en memoria de las víctimas de los atentados de París en Limassol, Chipre / Yiannis Kourtglou (REUTERS)

El relato ficticio del ataque a la sala de conciertos Bataclan, el más mortífero de los atentados de París, que una joven colgó ayer en Facebook acumula más de 160.000 me gustas y ha sido compartido más de 30.000 veces.

El texto, escrito en francés, es la carta imposible de una víctima mortal a su madre, en la que narra en primera persona la entrada de los terroristas en el local y su asesinato a manos de los atacantes.

Esta es una traducción al español:

Mamá, tengo muchas cosas que decirte.

Anoche, entré en una sala de conciertos grande y bailé. Bailé. Bailé. Bailé hasta que me dolieron los pies, grité hasta desgañitarme. No tengo voz.

¿Recuerdas el número de veces que te pedí, con las manos sudorosas, que me pagaras la entrada a este concierto? Acabaste diciendo que sí.

Así que anoche me dejé llevar por la música. Estuve en trance, mamá, fue una locura. Todos estábamos allí, pegados, llorando, sudorosos, sonriendo de oreja a oreja. Una alegría desconocida envolvía nuestros cuerpos y la música nos encantó.

Luego hubo un "boom". Ya sabes, el tipo de "boom" que rompe el encanto, interrumpe el ritmo. Fue un sonido sobre la música, que sonaba un poco mal. Todo se quedó en silencio. Los instrumentos dejaron de sonar, los gritos enmudecieron. Me quedé sin aliento, desorientada, respirando con fuerza.

Y el "boom" sonaba más fuerte. Oí gritos, como gritos de auxilio. Hacía mucho calor, y sin embargo hacía frío. Los "booms" se volvieron cada vez más rápidos, se encadenaron... Así que nos tiramos al suelo.

El suelo parecía temblar, pero éramos nosotros quienes temblábamos. Y las armas no pararon de sonar. Fue otro concierto, fueron otras notas, y los únicas palabras que se escuchaban eran solamente gemidos agonizantes, lamentos horribles.

Mamá, me encantaba la música, pero no esta... Y creo que lo entendieron. Yo, por el contrario, no he tenido tiempo de entender. Me mataron, mamá. Hicieron sonar sus balas contra mí por la sencilla razón de que yo estaba allí, en el lugar equivocado. La maldita noche. Me mataron, y nunca volveré a escuchar.

Maman, j\'ai beaucoup de choses à te dire. Ce soir, je suis rentrée dans cette grande salle et j\'ai dansé. Dansé. Dansé....

Posted by Fuck it on sábado, 14 de noviembre de 2015
Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?