Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 12 de Noviembre de 2019

Otras localidades

¿Existe el tronista intelectual?

'Mujeres y hombres y viceversa' es percibido como ejemplo televisivo del joven nini, ¿es así?

Lukas Ablático, tronista de 'Mujeres y Hombres y Viceversa' /

Un tronista intelectual. Dos términos que parecen repelerse, que no se pudieran escribir juntos. 'Mujeres, hombres y viceversa', un programa amado por sus fieles y defenestrado por el resto de espectadores que, tras siete años de emisión continuada, lo han convertido en la bandera de eso que llaman telebasura y de esa juventud que ni quiere estudiar, ni quiere trabajar. Es también el símbolo televisivo de un modelo de belleza en el que el fitness y, en general, el culto al cuerpo, está por encima de todo.

En definitiva, 'Mujeres y hombres y viceversa' se coloca en el imaginario del espectador medio como estandarte de un criticado y criticable estilo y filosofía de vida juvenil. La conveniente pregunta es, ¿hasta qué punto esto es así? ¿Cuántos prejuicios rodean a un programa de estas características?

Televisivamente hablando, 'Mujeres y hombres y viceversa' no deja de ser un dating show más como 'Adán y Eva', '¿Quién quiere casarse con mi hijo?' (Cuatro) o 'Casados a primera vista' (Antena 3). Encontrar el amor en televisión, un género televisivo que gustará más o menos, pero que viene teniendo éxito desde hace décadas, ¿ya nadie se acuerda de 'Su media naranja' o de 'Vivan los novios'?

Es cierto que, como ya contaban a la Cadena SER en otro reportaje los responsables del programa, se busca un tipo de participante con determinadas características. En 'Mujeres, hombres y viceversa' existe un casting, una elección de candidatos. Una decisión cargada de lógica: como todo producto televisivo -y esto incluye series-, se tiene en cuenta el público al que va dirigido.

El público de 'Mujeres y Hombres y viceversa'

Lukas es licenciado en periodismo y tronista de 'MyHyV' / INSTAGRAM

En este año 2015, este programa de Telecinco sigue funcionando a las mil maravillas en audiencia, pese a llevar más de siete años en emisión diaria. En lo que va de año, 'Mujeres y hombres y viceversa' promedia un decente 14,6% de cuota de pantalla (similar a la media de la cadena) con casi 960.000 espectadores.

Datos ligeramente inferiores a los de años atrás, pero que no se pueden dejar de calificar como buenos y que evidencia que, al medio día, 'Mujeres y hombres y viceversa' es un programa que reúne cerca de un millón de espectadores.

Pero estas cifras se incrementan notablemente si acotamos la muestra de espectadores. En 2015, 'MyHyV' consigue un 35,6% de cuota de pantalla entre jóvenes de 13 a 24 años. Es decir, que uno de cada tres jóvenes que en ese momento ven la televisión lo hacen para sintonizar este espacio de Telecinco.

Si atendemos al nuevo curso televisivo, desde septiembre, el dato es aún más elevado. El share entre este mismo grupo de espectadores crece hasta el 39,8%.

Y hay más. Otro indicativo del calado que tiene este espacio entre los espectadores más jóvenes es la gran repercusión que tiene en redes sociales y las impresionantes cifras de visionados en web de sus vídeos.

Desde el 1 de enero al 31 de octubre, el dating show registra una media de 5,2 millones de usuarios únicos al mes y más de 14,8 millones de vídeos iniciados de promedio mensual (en Telecinco.es y Mitele.es, las plataformas en las que se encuentran estos contenidos.). Desde Mediaset apuntan que 'Mujeres y hombres y viceversa' es el producto de mayor éxito en las webs del grupo con 148 millones de reproducciones de vídeo acumulados en 2015.

El tronista intelectual

A Lukas le gusta compartir en redes sociales fotos sin camiseta, en bañador... Afirma que emplea una hora diaria en el gimnasio / INSTAGRAM

Por extraño que les pueda parecer a mucha gente, de 'Mujeres y hombres y viceversa' también son fans jóvenes con estudios universitarios. Tanto que muchos de ellos se animan a hacer las pruebas de selección para entrar en el programa.

Es, por ejemplo, el caso de Iván Sánchez, tronista (participante que acude a buscar pareja) del programa hasta hace unos meses que valoraba así su paso por el programa y su proyecto de futuro en un reportaje para la SER: "Mi ocupación es opositor. El año pasado me licencié en Derecho y empecé a opositar a gestor judicial. Yo tengo el título y es demostrable […]No voy a tirar por tierra los cinco años que me pegué estudiando. Esto se acabará algún día y yo retomaré. Esta experiencia te marca de por vida, queda en tu currículum, pero las oposiciones son justas: a mí nadie me va a conocer por lo que he sido, sino por lo que soy".

También es el caso de Lukas Ablático, uno de los tres actuales tronistas chicos. Es argentino y vive en Majadahonda (Madrid). De posición acomodada, Lukas es licenciado en Periodismo.

Este chico de 23 años ha mostrado en varias ocasiones su interés por chicas con estudios superiores y que se alejen del modelo de persona ociosa que solo busca vivir la noche sin mayor ocupación matinal. Lukas ya lo dejó claro en su vídeo de presentación.

En el programa se ha intentado explotar su faceta más intelectual, tanto que hasta un profesor de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense, que dio clase a Lukas, se animó a ser grabado hablando de su exalumno al que definía como "el mejor de su promoción" e invitaba a comenzar una carrera profesional en el sector audiovisual.

En una reciente entrevista para la web de Telecinco en la que se le preguntaba por qué perfil de pretendienta echaba de menos, Lukas respondía: "La chica universitaria, eso es lo que echo en falta en el plató sin lugar a dudas".

Además, en esta misma entrevista, el tronista confesaba estar leyendo "un libro de física cuántica, es un poquito friki [risas], pero me chifla porque es muy espiritual, para cómo mantener la calma, que no sea tu mente la que te domine", afirma.

Y pese a que su físico encaja perfectamente con el prototipo de chico del programa (guapo, depilado, cuerpo esculpido y muy fibrado), Lukas confiesa cuál será su plan cuando salga del programa: "Quiero irme a Estados Unidos a hacer un máster sí o sí, aunque realmente no sé a qué voy a terminar dedicándome. Tengo esa meta pero si por el camino ocurren cosas con las que me encuentro cómodo pues tiraré por ahí".

Lukas puede considerarse una excepción, sí. Sus dos compañeros de trono no son chicos que, precisamente, hayan querido unir sus vidas a la formación académica. Él es una de esas rarezas que se ven este programa, pero que no por ello hay que dejarlas de tener en cuenta. Y menos aún obviar que 'Mujeres y hombres y viceversa' es un fenómeno entre los espectadores jóvenes.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?