Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 01 de Abril de 2020

Otras localidades

ENTREVISTA

Emilio Gutiérrez Caba apunta a intereses particulares en la cancelación de 'Gran Reserva'

El actor tiene varios proyectos de teatro y televisión para este año

Emilio Gutiérrez Caba caracterizado con la ropa de su personaje en 'Lo que escondían sus ojos'

Emilio Gutiérrez Caba caracterizado con la ropa de su personaje en 'Lo que escondían sus ojos' / MEDIASET

Supera los 70 años de edad, pero se mantiene profesionalmente muy activo. Emilio Gutiérrez Caba continúa metiéndose en la piel de personajes ya sea sobre las tablas de un escenario o delante de las cámaras de cine o televisión. En ocasiones, también dirige alguno de los montajes. Escuchándole hablar de futuros proyectos, cualquier pensaría que está en la flor de su vida profesional.

Sobre su profesión, que bien conoce y a la que ha dedicado prácticamente la vida entera, tiene un discurso sin cortapisas, claro y directo. Emilio habla del daño causado por el aumento del IVA Cultural y se muestra a favor de que la Cultura no sea un bien "subvencionable, pero sí protegible".

También lamenta que "intereses particulares" pudieran poner fin a una excelente serie como era 'Gran Reserva' (La 1, 2010-2013).Quizá por ello se haya desencantado con la responsabilidad cultural de TVE: "Puede ser que una televisión privada sea muy cultural. TVE es muy cultural… pero en La 2, ahí sí me quito el sombrero", apunta.

Para TVE tiene entre manos un telefilme -'Cervantes contra Lope'- de algo más de hora y media de duración en el que abordará, junto a José Coronado, la rivalidad entre Cervantes y Lope de Vega. Su rodaje comenzará en unas semanas. Este mes ha grabado su participación en un episodio de la segunda temporada de 'Cites', serie de TV3 que se puede ver en todo el territorio nacional a través de Atreseries.

En febrero, concluyó el rodaje de la miniserie de Telecinco 'Lo que escondían sus ojos', protagonizada por Blanca Suárez y Rubén Cortada, en la que Emilio Gutiérrez Caba da vida al marqués de Llanzol. Su estreno no se espera para antes de otoño-invierno. Es una miniserie de cuatro capítulos ambientada en la España franquista de los años 40 y que se vertebra en torno a la relación amorosa clandestina mantenida entre Serrano Suñer y Sonsoles de Icaza, marquesa de Llanzol.

De nuevo, una ficción para televisión cuya época histórica sirve más atrezzo que como elemento que invite a la reflexión y al conocimiento social y político. Lógico, pues, que este veterano actor curtido sobre las tablas de los teatros desconfíe de las series como instrumento de transmisión del legado histórico y cultural de un país.

En la ficción televisiva española, ¿se revisa bien la historia de España? Parece que se va con cuidado de no meter el dedo en la llaga…

Es cierto, no nos metemos mucho. Yo sería muy crítico con algunas series históricas que se han hecho. Sería crítico desde el punto de vista histórico. Otra cosa es como producto, que está muy bien.

Seguramente no nos aporta nada ir a un pasado que no nos va a desvelar nada nuevo y que, sobre todo, no nos va a hacer meditar sobre nuestros comportamientos. Ese es el gran reto del pueblo español.

¿Por qué crees que ocurre esto? ¿Porque los directivos de las cadenas no quieren mojarse? ¿Porque en España el público tiende a tildar de "roja" o "facha" cualquier serie que revise la historia?

Bueno, posiblemente, es un desconocimiento cultural grande de las cosas. La Historia hay que mirarla desde todos los ángulos y ponerse en la piel de todas las gentes; entender unas posturas y otras… entenderlas relativamente.

Hay que relativizar las cosas. Creo que se puede mirar en el pasado si se mira con una cierta subjetividad. No creo que haya que ser objetivo, se puede ser subjetivo si se mira con una frialdad enorme. Si no, podemos caer en auténticas barbaridades.

Esta especie de resurrección de la Historia de España en figuras tan importantes como Isabel la Católica, Juana la Loca o Carlos V son peligrosas, en el sentido histórico. En el sentido plástico son muy bonitas. Históricamente es discutible, para los que ignoran la Historia. Si uno cree que viendo esa serie ya lo ha visto todo… Eso es el principio del conocimiento, a partir de ahí uno tiene que entrar en la Historia de verdad y contrastar a unos historiadores y otros.

¿Cómo ve a las generaciones de jóvenes actores? Con algunos de ellos comparte elenco en esta miniserie…

La veo como los vinos: hay añadas muy buenas y otras bastante malas… [ríe]

Una tal Irene Escolar, parece que se defiende bien en esto…

Sí, es sobrina-nieta mía. No puedo decir nada. Hombre, hay gente que es muy buena en esto, otra que no es tan buena y otra que es muy mala. Pero eso lo ha habido en todas las generaciones.

¿Derribamos el mito, entonces, de que cualquier tiempo pasado fue mejor?

Yo creo que por lo único que podríamos decir esto es que antes teníamos más oportunidad de hacer teatro todos los días. Ahora no [los actores jóvenes] no la tienen. Eso es un hecho contrastable.

¿Y estos actores jóvenes quieren hacer teatro? Porque no es el género que más fama da ni, por supuesto, en el que más se cobre…

Algunos sí; otros, no. También pasaba en mi época, había gente que quería dedicarse solo al cine. Pero en aquella época, había la oportunidad de hacer 14 representaciones a la semana -que era mucho- y ahora necesitas un trimestre para hacer esas 14 representaciones.

¿Y por qué es eso así?

Porque el teatro ha pasado a ser casi materia oficial. Está pseudo-subvencionado, no el teatro, sino las entradas. Como eso sale de los presupuestos públicos y no sale de la taquilla, esto obliga a una expansión del teatro que, seguramente, es ficticia en muchos casos.

Antes, nos jugábamos todo en la taquilla. Ahora, la taquilla es relativa. También es verdad que la gente paga en los cines más por las palomitas y la Coca Cola que por la entrada. Esto es así, queramos o no.

Con un posible cambio de gobierno, ¿se puede mejorar el trato a la Cultura en España?

No sé si se puede llegar a peor [ríe]. Sé a dónde llegamos que, lamentablemente, han sido unas medidas que ni han servido al país económicamente -ya que no se ha aumentado la recaudación- y, por el contrario, nos ha perjudicado enormemente a nosotros. Lo único que sé, a través de las sociedades de gestión y de la Ley de Propiedad Intelectual, es que se están amparando a empresas extranjeras.

Creo que, a partir de ahora, cualquier gobierno sensibilizado, sea del color que sea, tiene que darse cuenta de que la cultura (cine, museos, música…) es uno de los elementos fundamentales de este país. Y que también atrae turismo; y que eso, naturalmente, es protegible: no es subvencionable, pero sí es protegible.

Emilio Gutiérrez Caba dio vida a Vicente Cortázar en la serie 'Gran Reserva' / TVE

¿Qué proyectos tiene por delante?

En marzo grabo 'Cites'. Luego tengo que retomar el montaje de César y Cleopatra, con Ángela Molina, que vendrá a Madrid en junio. En diciembre haré 'El relato de un náufrago', de García Márquez en el Teatro Lliure de Barcelona. Antes, voy a dirigir un espectáculo sobre la novela 'Amante liberal', de Cervantes, que se estrenará en Toledo con motivo del centenario de su muerte.

En televisión, también hay otro proyecto, para hacer en Barcelona, con José Coronado, sobre Cervantes y Lope de Vega. [Se trata de una tv-movie para TVE que comenzará a grabarse en abril]

Muchos proyectos, en su caso ¿poca crisis?

Los proyectos se concretan, pero lo que hay entre el proyecto y el beneficio del proyecto es lo que sí está dañado por el 21% de IVA. Los proyectos están muy abaratados porque no se puede soportar esa presión fiscal.

El último estudio socio-económico de esta profesión [actores] está marcando un 85% de paro y los que estamos trabajando lo hacemos con sueldos un 40% inferiores a los que se percibían en 2010.

¿Recuperarías a Vicente Cortázar, tu personaje en 'Gran Reserva'?

Lo cortaron directamente [sonríe]. Yo creo que había intereses. Deciden, de golpe, que un proyecto no interesa a dos personas y se lo cargan. No tienen en cuenta nunca lo que hay detrás de todo eso. No creo que fuera por una cuestión de crisis económica, porque salía mucho más caro 'Águila Roja'. Son intereses particulares. Todas las series que están 300 años atrás, se hacen. Dentro de poco, harán otra vez 'El Capitán Trueno', 'El cachorro' y cosas de estas; pero acercarse al presente es peligroso.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?