, 09 de de 2021

Otras localidades

ATENTADOS EN BRUSELAS

Historias de supervivencia extrema

Los ataques de Bruselas dejan dos sorprendentes historias de supervivientes

Miembros de la policía y de los servicios especiales trabajan en el lugar donde se produjo el primer atentado en el aeropuerto de Zaventemen

Miembros de la policía y de los servicios especiales trabajan en el lugar donde se produjo el primer atentado en el aeropuerto de Zaventemen / GEERT VANDEN WIJNGAERT (EFE)

Hay gente que tiene un destino caprichoso, un destino que determina que su hora no ha llegado a pesar de las circunstancias. Cada vez que un atentado sacude el mundo los medios de comunicación se llenan de relatos humanos, de historias de pérdidas, de tragedias, de fotografías difíciles de olvidar, pero también de los relatos de los supervivientes y de los testigos. Son historias que nos hacen ponernos en su lugar, sentir el miedo y el terror de esos momentos angustiosos. Esos relatos nos llevan a pensar qué hubiéramos hecho nosotros, dónde nos hubiéramos escondido o cómo habríamos reaccionado en esos momentos.

Los pasajeros del metro intentan salir por las vías tras la explosión / HANDOUT (REUTERS)

El doble atentado de Bruselas deja muchas historias, las de las 31 víctimas mortales, sus relatos de vidas interrumpidas en un martes cualquiera. La de los heridos y los testigos, pero los ataques de Bélgica dejan también dos historias sorprendentes. Dos historias protagonizadas por dos hombres que rozaron la muerte pero que por azar han podido contarlo. Una de esas historias está protagonizada por un español, un chico llamado Pablo Álvarez que cuenta su experiencia en ‘El Mundo’. Pablo se dirigía al aeropuerto de Bruselas el martes por la mañana con cierto retraso cuando los terroristas explotaron las bombas en la terminal del aeropuerto.

Pablo iba en el autobús y el conductor decidió dar la vuelta y regresar a la ciudad. Si hubiera cogido el autobús anterior quizás ahora estuviese muerto. “Yo iba dormido, pero desperté y el conductor dijo que había habido una explosión. Todavía no se oía nada sobre los muertos", cuenta Álvarez. Pero la idea de regresar a la ciudad pudo ser fatal. El conductor decidió dejar a los pasajeros en el barrio europeo, y allí vio la explosión del metro y a la gente salir de la estación cubierta de polvo. El destino había vuelto a jugar a su favor. Allí, en medio del caos, se encontró con un chico español y junto a él, y en su coche, decidió regresar a España.

Mason Wells ha sobrevivido a los atentados de Boston, París y Bruselas

Aunque la historia más sorprendente que deja este atentado es la que protagoniza Mason Well, un joven mormón de Utah al que la muerte persigue sin darle caza. Wells estaba en Boston el día que los hermanos Tsarnaev atentaron contra el maratón que recorría la ciudad. Salió ileso a pesar de encontrarse cerca de explosión. También se encontraba en París el pasado mes de noviembre cuando los terroristas del Dáesh mataron a más de 130 personas. Tampoco resultó herido. Menos suerte ha tenido en esta ocasión, aunque según cómo se mire. El joven estadounidense se encontraba en el aeropuerto de Bruselas cuando explotaron las dos bombas de los terroristas. Esta vez resultó herido, aunque su vida no corre peligro. El joven, de profundas convicciones religiosas, ha achacado su buena suerte a una intervención divina.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?