Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 20 de Noviembre de 2019

Otras localidades

El primer exoesqueleto para niños

Investigadores del CSIC presentan el primer exoesqueleto para menores que no pueden andar. Ya se está probando en 2 hospitales con niños que sufren atrofia muscular espinal.

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha presentado hoy el primer exoesqueleto del mundo dirigido a niños con atrofia muscular espinal, una enfermedad degenerativa que en España afecta a uno de cada 10.000 bebés.

El dispositivo, de 12 kilos de peso y fabricado con aluminio y titanio, está diseñado para ayudar al paciente a caminar, en algunos casos por primera vez.

La tecnología ya ha sido patentada y licenciada conjuntamente por el CSIC y su empresa de base tecnológica “Marsi Bionics”, y ya ha sido probada por ocho niños en dos ensayos realizados en hospitales de nuestro país.

Este exoesqueleto cuesta 50.000 euros (pero que se alquila también por 800 euros al mes) y podría estar en el mercado en un plazo de año y medio a partir de que se encuentre a una empresa dispuesta a fabricarlo, según ha anunciado el CSIC.

Tecnología española

 

La estructura consiste en unos largos soportes, llamados ortesis, que se ajustan y adaptan a las piernas y tronco del niño. En las articulaciones una serie de motores imitan el funcionamiento del músculo humano y aportan al niño la fuerza que le falta para mantenerse en pie y caminar. El sistema lo completan una serie de sensores, un controlador de movimiento y una batería con cinco horas de autonomía.

“Nuestro modelo incluye articulaciones inteligentes que modifican la rigidez de forma automática y se adaptan a la sintomatología de cada niño en cada momento”, explica la investigadora del CSIC Elena García, del Centro de Automática y Robótica, centro mixto del CSIC y la Universidad Politécnica de Madrid.

El exoesqueleto está dirigido a niños de entre tres y 14 años.

Sin cura

 La atrofia muscular espinal es una de las enfermedades neuromusculares degenerativas más graves de la infancia y, aunque es poco frecuente, provoca altas cifras de mortalidad. Tiene un origen genético y causa debilidad muscular generalizada progresiva. La pérdida de fuerza impide que los niños puedan caminar y por este motivo desarrollan muchas complicaciones como escoliosis, osteoporosis e insuficiencia respiratoria, que disminuyen su calidad de vida, a la vez que su esperanza de vida.

La aplicación del exoesqueleto desarrollado por García y su equipo busca que los pacientes aprendan a caminar y mantengan la movilidad para evitar la aparición de complicaciones provocadas por la pérdida de la marcha.

El proyecto, financiado por el Ministerio de Economía y la Unión Europea, se está realizando con la colaboración de médicos del Hospital Infantil Sant Joan de Déu de Barcelona y del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?