Domingo, 20 de Septiembre de 2020

Otras localidades

EUROCOPA

La República Checa empata con Croacia

Croacia empezó ganando con goles de Perisic y Rakitic pero a falta de quince minutos la República Checa igualó el encuentro tras el parón producido por el lanzamiento de bengalas

Ivan Perisic marca para Croacia ante la República Checa.

Ivan Perisic marca para Croacia ante la República Checa. / Julian Finney (Getty Images)

Los incidentes que protagonizó la hinchada croata con peleas y el lanzamiento de belgalas empañaron la brillante remontada de la República Checa. Los checos fueron perdiendo por dos goles pero este empate les mantiene con vida en la Eurocopa.

En el tiempo de descuento, Necid consiguió de penalti el primer punto para la selección checa en el torneo e impidió que el combinado croata obtuviera la clasificación matemática. Se jugará su pase a octavos en la última jornada del grupo D ante España.

ficha técnica

2 - República Checa: Cech; Kaderebaek, Sivok, Hubnik, Limbersky; Plasil (min. 85, Necid); Darida, Krejci,Skalak (min.69, Sural), Rosicky; y Lafata.

2 - Croacia: Subasic; Srna, Corluka, Vida, Strinic; Badelj, Modric (min. 60, Kovacic); Brozovic, Rakitic (min. 85, Schidenfeld), Perisic; y Mandzukic.

Goles: 0-1, min. 37, Perisic. 0-2, min. 59, Rakitic. 1-2, min. 75, Skoda. 2-2, min. 90, Necid.

Arbitro: Mark Clattenburg (Inglaterra). Mostró tarjetas amarillas a Badelj (min. 13), Sivok (min. 71), Brozovic (min. 73), Vida (min. 90).

Incidencias: Asistieron al estadio Geoffroy Guichard de Saint-Étienne unas 38.000 personas para presenciar partido correspondiente a la segunda jornada del Grupo D de la fase final de la Eurocopa. El partido se interrumpió durante unos minutos a falta de cuatro para el final por el lanzamiento de bengalas desde la grada abarrotada por la hinchada croata. Uno de los empleados del estadio quedó afectado tras explotar un petardo. Hubo también peleas en la gradas pobladas por aficionados croatas.

El seleccionador checo, Pavel Vrba, tiene culpa de la buena reacción que tuvo su equipo ya que dos de sus cambios, Necid y Skoda, fueron los autores de los dos goles checos. Además del empate, Croacia recibe otra mala noticia con la posible lesión de Modric que tuvo que abandonar el terreno de juego en la segunda parte.

Los primeros 20 minutos fueron de tanteo, hasta que Madzukic tuvo la primera ocasión croata y del partido al rematar un centro de cabeza que se topó con Cech. Poco después los checos reclamaron un penalti en un forcejeo entre Krejci y Badelj, que acabó con el centroeuropeo en el césped.

Ahí acabó la amenaza de la República Checa y empezó entonces a ganar terreno el conjunto croata al ritmo de un Modric imperial. La primera gran ocasión de Croacia llegó tras una bonita pared entre Rakitic y Mandzukic que desbocó en un buen disparo del centrocampista del Barcelona que paró Cech.

Un minuto después Ivan Perisic abrió el marcador con un fuerte disparo cruzado que no pudo evitar Cech. El extremo del Inter de Milán señalo con el dedo a Srna y poco después corrió a abrazase con el preparador de porteros Marijam Mric, los dos jugadores cuyos padres fallecieron durante el torneo.

Tras la reanudación los checos trataron de reaccionar, pero en frente tenían a un rival implacable. Cometieron un error y lo pagaron con el segundo gol de la tarde. Brozovic interceptó un mal pase de Hubnik al borde del área checa y el centrocampista del Inter de Milán conectó con Rakitic al que dejó sólo ante Subasic.

Cuando aún faltaba media hora por jugar, Modric tuvo que retirarse lesionado. Mientras tanto, en el banquillo contrario Vrba también movió ficha pero para añadir pólvora a su ataque con la introducción de Milan Skoda. Éste mismo, a falta de un cuarto de hora para el final, cabeceó a la red un gran centro de Rosicky..

La tensión creció en las gradas y poco después el árbitro tuvo que interrumpir el partido durante seis minutos al lanzar la hinchada croata varias bengalas y un petardo que dejó sonando a un empleado del estadio.

Después de que la policía interviniera en la grada, con los jugadores croatas pidiendo calma, se reanudó el partido. La selección checa se lanzó entonces a la desesperada a por el empate y acabó lográndolo en los minutos de descuento. Vida tocó un balón con la mano, el árbitro señaló penalti y la sangre fría de Necid hizo el resto.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?