Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 09 de Diciembre de 2019

Otras localidades

LA VENTANA LA VENTANA María Pujalte en 'Todo por la radio'

El adiós más dulce

Islandia y sus jugadores se despiden de su primera Eurocopa entre la admiración, la simpatía y el respeto de los aficionados al fútbol

Debutó con su selección hace 20 años, cuando tenía 17, en uno de esos momentos inolvidables, para el recuerdo, que hacen que, el deporte en general y el fútbol en particular, traspasen fronteras. Era un 16 de abril de 1996, durante un Estonia-Islandia, un jovencísimo y prometedor Eidur Gudjohnsen salía al campo sustituyendo a un jugador de 34 años, Arnor Gudjohnsen, su padre. Nunca un relevo generacional tuvo tanto sentido. Quizá el 3 de julio de 2016, el delantero islandés haya jugado su último partido con su país, en un escenario jamás imaginado, en Saint Denis y en los cuartos de final de una Eurocopa. Tan solo 10 minutos, los suficientes para despedirse por todo lo alto.

Gudjohnsen siempre ha sido la estrella, el referente del fútbol de su país. Con apenas 15 años se dio a conocer en la Liga islandesa, con 22 fichó por el Chelsea, donde jugó seguramente las 5 mejores temporadas de su vida, se convirtió en el primer islandés en ganar una Champions con el Barcelona de Guardiola, ha jugado en Grecia, Bélgica, China y ahora en Suecia. Además es el máximo goleador de la historia de Islandia con 24 goles.

Islandia ha sido el equipo de todos los aficionados al fútbol en esta Eurocopa, de todos lo que soñábamos en cada partido con una hazaña más de los jugadores de un país de apenas 330.000 habitantes. Y el sueño de Islandia era el sueño de Gudjohnsen, jugador más veterano en debutar en una Eurocopa a sus 37 años, cuando quizá ya no lo esperaba. “Me hubiese gustado debutar en una acontecimiento como éste con 10 años menos”, ha dicho el propio “Gudi” (sobrenombre con el que se le conoció en Barcelona). Se ha tenido que conformar con unos minutitos ante Hungría (donde tuvo la ocasión de marcar para la victoria islandesa) y otros ante Francia, en lo que parecía un homenaje del fútbol de ese país a ese delantero grandote, rubio y algo tosco que durante años llevó el nombre de Islandia por todos los campos de fútbol del mundo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?