Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 15 de Diciembre de 2019

Otras localidades

El CSN reconoce el uso de piezas defectuosas en dos centrales nucleares

Según informa el Consejo de Seguridad Nuclear, estos componentes irregulares fueron usados en la construcción de los reactores de las centrales nucleares de Ascó y Almaraz, pero “son aceptables para seguir funcionando”.

El pelotón de la vuelta ciclista a España 2016 pasa junto a la central nuclear de Cofrentes, situada en la comunidad autónoma de Valencia. / ()

El Consejo de Seguridad Nacional (CSN) acaba de reconocer que en la construcción de los reactores atómicos de nuestro país se han utilizado una serie de componentes “defectuosos” desde el año 1965.

Estas piezas fueron fabricadas por la empresa francesa “Le Creusot Forja”, una filial de Areva, la empresa pública gala que gestiona las centrales nucleares. Según el CSN, los componentes en los que se han detectado irregularidades en su proceso de fabricación fueron utilizados en dos instalaciones españolas: las centrales nucleares de Ascó (situada en Tarragona) y Almaraz, en Cáceres.

En concreto, estas irregularidades se refieren a piezas usadas en la fabricación de los generadores de vapor de la central nuclear de Almaraz, así como de los generadores de vapor de la unidad 1 y del generador de vapor 1 de la unidad 2 de la central nuclear de Ascó y de la brida de la tapa de vasija de la unidad 2 de Almaraz.

Fallos

La detección de 400 componentes defectuosos fabricados en esta empresa francesa ha causado un importante escándalo en Francia y la organización ecologistas Greenpeace acudió en Junio al CSN para pedir explicaciones ante la posible llegada a Ascó y Almaraz de piezas con problemas.

Ahora, el CSN acaba de analizar la información remitida desde los gestores de las nucleares de nuestro país y concluye que estas piezas son aceptables para seguir funcionando sin restricciones”. Es decir, que no obliga a los reactores atómicos afectados a parar para sustituir estos componentes. Sin embargo, el CSN añade que continuará realizando el seguimiento de este problema, así como las evaluaciones y las comprobaciones oportunas.

Greenpeace lamenta que el CSN no detectara antes las irregularidades, lo que, a su juicio, hace que “la confianza en los estándares de calidad de los componentes nucleares esté quebrada, al igual que lo está la empresa que falsificó estos controles”, ha declarado a la Cadena SER Raquel Montón, responsable de la campaña nuclear de Greenpeace.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?