Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 20 de Septiembre de 2019

Otras localidades

A octavos con dudas

  • Victoria de España por 4-3 frente a Marruecos en un partido con exceso de relajación
  • Los de José Venancio cierran la fase de grupos del Mundial de Colombia con tres victorias en tres partidos
  • Kazajistán será el rival en octavos de final

Los jugadores de la Selección Española se abrazan tras uno de los goles /

Para ser justos, es difícil jugar un partido que no tiene tensión ni antes de empezarlo. Estando España clasificada al 90% como primera de grupo y Marruecos eliminada con el mismo porcentaje, ningún combinado salió al ataque con claridad y, más que un encuentro de mundiales, pareció por momentos una pachanga de amigos. Por suerte, España cerró la fase de grupos con pleno de victorias, aunque su actitud no ha convencido a todo el mundo, y menos a los que sólo vieron el partido de anoche.

La primera mitad fue excesivamente aburrida. La relajación era excesiva y el tempo del partido demasiado lento. Ante una selección débil como Marruecos, el primer gol de España llegó casi sin querer: balón robado por Rivillos, el pase atrás y el potente de Sergio Lozano al segundo palo que superó al portero marroquí. Después, el dominio pasó a los africanos -sorprendentemente- y empató el capitán Adil Habil finalizando un contraataque rápido ejecutado a la perfección.

Los últimos 5 minutos de la primera parte fueron más movidos. Tras un tiempo muerto, la selección de las dos estrellas salió a morder. Se puso por delante con un gran gol de Aicardo, que soltó su zurda con potencia apuntando a la escuadra izquierda de la portería defendida por Rabie Zaari para poner el 2-1. Poco después, Raúl Campos amplió distancias finalizando a placer y a portería vacía un pase de Alex. A pesar de varios intentos en un entretenido final de primer tiempo, no se movió ese 3-1 del electrónico gracias a Paco Sedano y Zaari.

España comenzó muy bien los últimos 20 minutos, basando su fútbol en atacar y buscar la portería marroquí. Zaari tuvo sus mejores minutos y salvó la goleada deteniendo buenos disparos de Rivillos y Miguelín, entre otros. En cuanto se relajó defensivamente la selección, Marruecos apretó las tuercas, obligó a Paco Sedano a intervenir en dos ocasiones y, a la tercera, El Mazray anotó el segundo de los africanos tras una bonita pared por la banda derecha.

La irregularidad reinaría en el tramo final de la segunda mitad. A pesar del fútbol y los cañonazos de Aicardo y del gol de Sergio Lozano de tiro cruzado al segundo palo tras robar un balón en medio campo, Marruecos se negó a perder la cara al partido. Habil superaría con un disparo desde el centro del campo a un mal colocado Paco Sedano. Final del partido -y gracias- con 4-3, pero con malas sensaciones para España. Lo de ‘partido trámite’ se lo tomaron demasiado en serio los hombres de José Venancio López.

España pasa como primera del grupo F a octavos. Segunda será Azerbaiyán, que empató a 3 con Irán. El primer rival de la selección española en eliminatorias será Kazajistán, que ganó 10-0 a Islas Salomón y certificó su segundo puesto del grupo E. A punto estuvo de ser Argentina el rival de España, pero evitó la sorpresa y acabó empatando con Costa Rica. En el lado de España se juegan los octavos entre Colombia-Paraguay, Brasil-Irán y Rusia-Vietnam y por el otro lado Argentina-Ucrania, Italia-Egipto, Tailandia-Azerbaiyán y Portugal-Costa Rica. Empieza el que José Venancio López llama “verdadero Mundial”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?