Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 22 de Septiembre de 2019

Otras localidades

España supera a Kazajistán pese a los árbitros

España, con su mejor versión, ya está en cuartos de final del Mundial de Colombia tras vencer 5-2 a Kazajistán. Los errores arbitrales casi condenan a la selección. La pentacampeona Brasil cayó eliminada

El Mundial de Colombia no estaba siendo el mejor para España. Faltaba intensidad, concentración y encontrar el juego que tanto gusta practicar y mostrar a esta selección. Había que esperar a un partido decisivo como unos octavos de final contra Kazajistán para disfrutar de ellos. A pesar del juego de cinco kazajo con Higuita de portero-jugador, de la baja de José Ruiz, las molestias de Fernandao, la lesión en la primera jugada de Aicardo y de un arbitraje indigno de un mundial de fútbol sala, la selección de las dos estrellas pasó a cuartos de final.

España salió con mucha intensidad, haciendo de largo los mejores minutos de lo que va de Mundial. La superioridad era palpable, la Selección llevaba el peso del partido y las ocasiones. En una falta aislada, Sergio Lozano la pegó potente y rasa y abrió el marcador gracias a que al guardameta kazajo-brasileño se le quedó bloqueado el pie en la pista colombiana. A partir de ahí, la igualdad llegó y nos dio un precioso partido de octavos de final.

Si a Higuita se le bloqueó el pie en el gol español, no fue así en el resto del partido. Desde cualquier sitio buscó la portería de Paco Sedano. Cinco tiros desde el centro del campo que le erigieron como el jugador kazajo que llevó más peligro ofensivo. Sí, Higuita es el potero. Gracias a un disparo suyo y a un fallo de Sedano, Yessenamanov devolvió el empate al marcador aprovechando el rechace dentro del área.

El camino a la final

En cuartos de final España se enfrentará a Rusia en la madrugada del sábado al domingo a la 1:00, pero en semifinales el rival no sería tan duro. La sorpresa de la noche tuvo la misma nacionalidad que el nefasto árbitro del partido de España. Irán eliminó a Brasil en los penaltis tras empatar 4-4 después de las dos prórrogas reglamentarias. La iraní y la española son las dos únicas selecciones que han eliminado alguna vez a la pentacampeona mundial, y se suman a Hungría y EEUU en ser las únicas en conseguir vencer a la todopoderosa selección canarinha, que siempre había llegado a la final excepto en Taiwán 2004 que perdió contra España en semifinales. El ganador del Paraguay-Irán de cuartos jugará contra el de España-Rusia en semifinales. Además, de anoche, Portugal también pasó a cuartos tras ganar por 4 goles a 0 a Costa Rica.

El intercambio de golpes fue continuo. España presionaba para evitar el juego de cinco y tuvo también bastantes ocasiones, quizá no tan claras como los cañones de Higuita, pero fue ofensivamente mejor. El combinado nacional estuvo metido en el partido toda la primera parte. La más clara de cada equipo, un palo de Suleimenov y un disparo cruzado de Sergio Lozano a la contra que salió rozando el poste. Se llegó al descanso con ese empate 1-1 de los primeros 5 minutos y con un gran sabor de boca para los de José Venancio López.

Sólo le faltaba una cosa más a España: encarar. Buscar la velocidad y agilidad de los Rivillos, Miguelín y compañía. Al inicio de la segunda mitad, el primero se iría por banda derecha, buscó y encontró en el segundo palo a Bebé para adelantar de nuevo a los españoles. Nurgozhin quería ser protagonista y, 7 segundos después de empatar tras un fallo defensivo español, empujó a su propia puerta un chut de Raúl Campos para mantener las cosas en su sitio. Hasta aquí el partido de fútbol sala, luego llegó el esperpento.

¿Qué pasa cuando un iraní y un australiano pitan unos octavos de final de un mundial? Que entre los dos anulan un gol legal a Sergio Lozano por nada. Literalmente por nada. Pueden ver la repetición todas las veces que quieran. No hay nada que pueda sugerir una falta. No contentos con eso, el iraní expulsó a Sergio Lozano por lesionarse. El Búfalo buscaba una jugada por banda, se tropieza, se hizo daño en su rodilla y, después de llamar a las asistencias, le muestra la segunda amarilla por considerar que se estaba tirando y simulando, y deja a España dos minutos con uno menos.

Al final hay que darle las gracias al iraní por tensionar de esta manera a la Selección. A pesar de jugar con un menos contra el juego de 5 kazajo, Raúl Campos y Miguelín cerraron el 5-2 con rápidos contraataques sin portero rival y después de robar el balón gestionando muy bien la labor defensiva. Esta es la actitud que debe llevar a la selección de las dos estrellas a semifinales, a la final y a conseguir la tercera.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?