Domingo, 09 de Mayo de 2021

Otras localidades

Elecciones EEUU 2016

La agonía del sector minero da vida a Trump en el corazón industrial de EE UU

En Monessen sigue pasando el tren, pero ya casi no lleva aluminio, ni carbón. No hace tanto lo hacía seis o siete veces al día, con decenas de vagones. Hoy las calles del centro están casi desiertas. Muchos edificios se ven abandonados desde hace años. Monessen, localidad históricamente demócrata en la que están calando los mensajes populistas de Trump, agoniza.

Carteles contra la candidata demócrata en el jardín de una casa a las afueras de Monessen.

Carteles contra la candidata demócrata en el jardín de una casa a las afueras de Monessen. / Rafa Panadero

“Las minas se cerraron, las fábricas de acero se han ido”, nos explica John, que con 61 años ha sido despedido tres veces y ya no aspira a nada porque los empleos ya no están aquí. “Están en China. Vas a Walmart y lo ves en todo: Hecho en China, Hecho en China.”.

El panorama es muy parecido en otros pueblos de esta parte de Pensilvania, o de Ohio, pero Monessen tiene algo especial: en junio, cuando Trump ya sabía que sería el candidato vino aquí a prometer que le iba a devolver al sector la grandeza perdida. La visita no fue casual. “Le he mandado tres cartas a Obama y no hemos tenido noticias. Nunca. Nada. Nos ha dejado tirados”, nos explica Lou Mavrakis, alcalde demócrata que se puso en contacto con la campaña del republicano para traerle: “Dijo lo que la gente quería oír, les dio esperanzas”. Más allá de las palabras, la pregunta es si puede de verdad devolver aquí a la industria del acero. “Qué demonios, claro que no”, se responde él mismo.

El alcade de Monessen, Lou Mavrakis, en su despacho durante la entrevista / Rafa Panadero

En todo caso, el efecto ya está conseguido. “Confío más en él que en Hillary, los demócratas ya no son lo que eran, ella va a cerrar las pocas minas que quedan”, dice John. “Si tengo que elegir, me quedo con Trump aunque en mi familia siempre hemos votado demócrata este año las cosas van a cambiar”, reflexiona la joven Jane frente al cartel a favor del magnate que ha puesto en su jardín, a las afueras del pueblo. Mavrakis concluye: “Hillary apuesta por la energía limpia ¿qué carajo van a hacer los mineros? Les está quitando su forma de vida…”.

A poco más de una semana para las elecciones presidenciales nadie se atreve a descartar que algún día la foto de Trump hablando en Monessen cuelgue en la pared del Pasta Shoppe, uno de los pocos restaurantes que aguanta abierto en el centro del pueblo, junto a las de los presidentes demócratas Kennedy y Truman, que también estuvieron por aquí. Porque aunque ahora cueste creerlo, no hace tanto, Monessen era demócrata sin discusión… Pese a todo, el alcalde Mavrakis, al que no le preocupa lo que Trump porque “la inmigración no es un problema aquí”, aclara que él no votará por el republicano: “votaré por mí, eso se puede hacer en este país, y lo haría mejor que cualquiera de ellos”. Seguro que no es la única papeleta que aparece con su nombre en Monessen.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?