Política
ANÁLISIS: FUNDACIONES DE PARTIDOS

Fundaciones ligadas a partidos políticos: opacidad fiscal y poca labor intelectual

El último informe oficial sobre la fiscalidad de estas agrupaciones es del año 2013

La escasa trasparencia de las fundaciones ha favorecido escándalos como el de CatDem —asociada a Convergència— o la extinta Ideas, que estaba próxima al PSOE

En España este tipo de asociaciones, lejos de realizar una función intelectual de relevancia, funcionan más como empresas donde se recolocan y promocionan cargos orgánicos del partido

ISTOCK PHOTOS

Madrid

Los think tanks —traducidos al castellano como laboratorios o tanques de ideas— son oriundos del mundo anglosajón, nacidos para hacer que la sociedad civil reflexione a partir de un conocimiento más profundo sobre asuntos políticos o económicos, y participe de manera más activa en la vida pública.

Bajo este modelo, los partidos políticos también comenzaron a crear organizaciones para intentar introducir su ideología en el debate público a través de la publicación de estudios y ensayos.

Débil control y poca transparencia

En España, donde llegaron relativamente tarde —la primera en 1926—, hay 41 entidades relacionadas directamente con formaciones políticas.

Más información

En el último informe del Tribunal de Cuentas —del ejercicio de 2013— sobre la fiscalización de partidos y sus fundaciones, se reconoce que "no existe una regulación sobre los criterios que delimiten dicha vinculación". Además, el documento revela el incumplimiento manifiesto de la Ley sobre la Financiación de los Partidos Políticos en concepto de donaciones anónimas y sin notificación, que no están reguladas y que superan los 245.000€.

El documento sugiere "acordar la extinción de las fundaciones" que permanezcan inactivas, y hacerlas cumplir con "los mismos requisitos y limitaciones exigidos a los partidos políticos en relación con las donaciones".

El Tribunal de Cuentas informó a través del citado dosier entre otras cosas, de que nueve de esas 41 agrupaciones "disponían de patrimonio neto negativo", destacando las fundaciones dependientes del PSOE Ideas para el Progreso —desaparecida por el escándalo de los elevados pagos a la escritora ficticia Amy Martin, que resultó ser la esposa del entonces director, Carlos Mulas—; y Pablo Iglesias, que entre las dos aglutinan una deuda superior a los cuatro millones de euros.

Notificó también que otras cinco asociaciones "no presentaron las respectivas cuentas", alegando "que no habían percibido donaciones por la falta de actividad". Sin embargo, según el Tribunal, otras sí ofrecieron detalles de su fiscalidad aunque tampoco la tuvieron.

La Fundación Ideas no ha sido la única maculada por la corrupción. En agosto de 2015 la Guardia Civil registró la sede de CatDem, el think tank de la antigua Convergència, en medio de la investigación de las tramas corruptas Palau y las mordidas del 3% en Cataluña.

Alejadas de la influencia intelectual

En países como Estados Unidos los partidos políticos utilizan los think tanks para tratar de influir en la agenda legislativa, sobre todo mediante la figura del experto. Personas que a veces incluso han tenido algún tipo de formación dentro del think tank, aparecen en los medios de comunicación como analistas, reforzando un determinado ideario ante profusas audiencias.

En nuestro país lejos de ocurrir esto, las fundaciones tienen escasas visibilidad mediática y capacidad de influencia. En muchas ocasiones funcionan como destino de viejas glorias políticas o vivero de nuevas figuras que los partidos posteriormente promocionan.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00