Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 14 de Octubre de 2019

Otras localidades

Ford concede a Trump su primera gran victoria frente al sector del automóvil

  • La compañía cancela la construcción de una nueva planta de montaje de vehículos en la localidad mexicana San Luis de Potosí
  • Trump amenazó al sector del automóvil con aranceles aduaneros para aquellos vehículos producidos en México e importados en Estados Unidos

El CEO de Ford, Mark Fields, durante el anuncio de que no construirá una planta en México / ()

El presidente electo de EEUU, Donald Trump, ha logrado su primera gran victoria frente al sector del automóvil con la decisión de Ford de cancelar una inversión de 1.600 millones de dólares en México, poco después de que amenazara a General Motors por producir vehículos en el país latinoamericano.

El presidente de Ford, Mark Fields, anunció en rueda de prensa la cancelación de la prevista construcción de una nueva planta de montaje de vehículos en la localidad mexicana San Luis de Potosí para producir la nueva generación del Ford Focus. Esa inversión de 1.600 millones de dólares era parte de la estrategia de Ford de producir sus vehículos más pequeños en México, donde los costes laborales son un tercio de los de Estados Unidos, para aumentar la rentabilidad de los automóviles más baratos.

El anuncio de Ford se produjo hoy poco después de que Donald Trump lanzase un ataque frontal contra General Motors en forma de un tuit. "General Motors está enviando el modelo Chevy Cruze hecho en México a los concesionarios de EEUU sin tasas. ¡Fabrique en EEUU o pague un gran arancel aduanero!", ha escrito el presidente electo en su cuenta de Twitter, medio que usa habitualmente pasa expresar sus ideas.

Los títulos de GM perdieron alrededor de un 1% pero se recuperaron después de que la compañía emitiese un comunicado que dejó claro que la empresa sólo importa una pequeña cantidad de Cruze producidos en México. "Todos los Chevrolet Cruze sedán en venta en Estados Unidos son producidos en la planta de montaje de GM en Lordstrom, Ohio. GM produce el Chevrolet Cruze de cinco puertas para mercados globales en México y un pequeño número es vendido en Estados Unidos", explicó el fabricante.

Durante la campaña electoral que culminó con su victoria en los comicios presidenciales del pasado 8 de noviembre, Trump ya había criticado los planes de Ford en México. En septiembre pasado, Trump amenazó a Ford con unos aranceles aduaneros del 35 % para aquellos vehículos producidos en México e importados en Estados Unidos si la compañía mantenía sus planes de construir la planta de San Luis de Potosí.

Trump afirmó entonces que la decisión supondría el despido de trabajadores en Estados Unidos, algo que Fields negó con vehemencia, y añadió que si llegaba a la Casa Blanca lo impediría. "¿Sabes lo que va a pasar? Nunca se van a ir (a México)", declaró entonces el presidente electo.

En una entrevista hoy con la televisión estadounidense CNN, Fields negó que la cancelación de la inversión en México fuese una concesión al presidente electo. "No hemos llegado a un acuerdo con Trump. Lo hemos hecho por nuestro negocio", declaró.

Pero la coincidencia entre el tuit de Trump contra GM y el anuncio de Fields parecen apuntar a la coordinación entre el presidente electo y Ford, especialmente porque el fabricante decidió cancelar la planta mexicana hace más de una semana. El vicepresidente del sindicato estadounidense United Auto Workers (UAW), Jimmy Settles, reconoció que se enteró de la decisión de Ford hace una semana.

Ford sí admitió que el presidente del consejo de administración de la empresa, Bill Ford, habló con Trump para comunicarle la decisión de cancelar la inversión de San Luis de Potosí. Durante la rueda de prensa en la que Ford anunció la cancelación de la planta mexicana así como una inversión de 700 millones de dólares en la fábrica estadounidense de Flat Rock (Michigan) donde se producirán vehículos eléctricos y autónomos, Fields insistió que se tomó "esta decisión de forma independiente". Fields ofreció su respaldo a Trump al añadir que "vemos un ambiente más positivo para el sector manufacturero estadounidense bajo el presidente electo Trump y las políticas de crecimiento y las propuestas de las que está hablando".

Ford señaló también que la inversión de 700 millones de dólares en Flat Rock creará 700 nuevos empleos directos, lo que el magnate aprovechó para tuitear que "Trump ya está produciendo los empleos que prometió a Estados Unidos". A pesar de la cancelación de la construcción de la planta de San Luis de Potosí, el Ford Focus no se producirá en Estados Unidos pues, en un comunicado, el fabricante indicó que producirá la nueva generación de ese modelo en la planta de montaje de la ciudad mexicana de Hermosillo "para mejorar la rentabilidad de la compañía".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?