Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 21 de Octubre de 2019

Otras localidades

Un pequeño robot recupera el corazón tras un ataque

Un nuevo dispositivo robótico implantado permite recuperar el corazón tras sufrir un ataque porque reproduce su movimiento natural. Más de 40 millones de personas padecen ahora insuficiencia cardíaca en todo el mundo.

Científicos de la Universidad de Harvard han implantado este dispositivo robótico en corazones de varios cerdos vivos y han conseguido restablecer el flujo sanguíneo tras un ataque cardíaco. /

Los robots tienen nuevas aplicaciones que podrían salvar la vida de miles de personas en un futuro próximo. De hecho, científicos de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, han desarrollado un dispositivo robótico que, al implantarse en el cuerpo, puede ayudar a los corazones que fallan a bombear la sangre, porque da a este órgano vital presiones suaves que imitan el movimiento natural del músculo cardiaco, según informa la revista Science.

Este nuevo sistema robótico está formado por silicio, que se endurece o se relaja cuando se infla con aire a presión y podría resultar una estrategia prometedora para el desarrollo de dispositivos de asistencia para la insuficiencia cardíaca, una enfermedad grave que afecta a 41 millones de personas en todo el mundo.

Funcionamiento

Se trata de un dispositivo innovador y más eficaz que los actuales sistemas, porque reproduce el funcionamiento normal del músculo cardíaco, en lugar de interrumpirlo. De momento, los investigadores ya han probado su eficacia en corazones de cerdos e, incluso, han sido capaces de restablecer el flujo sanguíneo normal después de un paro cardiaco agudo en seis cerdos vivos.

"Esta investigación es realmente significativa porque cada vez más personas sufren insuficiencia cardíaca", ha destacado Ellen T. Roche, autor principal de esta investigación. "Estos dispositivos robóticos suaves son ideales para interactuar con tejidos blandos y pueden incluso la curación y la recuperación".

Menos fallos

A diferencia de la tecnología actualmente disponibles que ayuda a la función cardíaca, este dispositivo desarrollado en Harvard no entra en contacto directamente con la sangre. Esto reduce el riesgo de coagulación, de infecciones no deseadas y elimina la necesidad de que un paciente tenga que tomar medicamentos potencialmente peligrosos para diluir la sangre

Tras este éxito inicial, este equipo seguirá trabajando para poder disponer de un dispositivo robótico que se pueda adaptarse a las necesidades de cada paciente humano tras implantarlo en su cuerpo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?