Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 21 de Septiembre de 2019

Otras localidades

El confidente policial de la célula de Madrid desarticulada asegura que la Policía hizo un "montaje"

La Cadena SER entrevista en exclusiva al confidente policial interrogado por el juez Pedraz, que asegura que el agente encubierto que actuó como traficante de armas les proporcionó toda la munición de guerra que se encontró en los registros

Imágenes de la detención de dos presuntos yihadistas que tenían munición de guerra, el pasado 28 de diciembre en Madrid. / Policía Nacional

La Cadena SER aporta hoy el testimonio de una persona que durante meses ha actuado como confidente policial de la Brigada de Información de Madrid. Este grupo es el que a finales de diciembre desarticuló una presunta célula yihadista en Madrid y que, en un principio y según los autos de registro del juez Santiago Pedraz, quería "cometer una grave acción delictiva de carácter terrorista", de acuerdo con unos vídeos en los que aparecían presuntos yihadistas "con una grave actitud amenazante contra la integridad física de los habitantes de Madrid".

Se llama Manuel Rodríguez, Lolo, es un joven hispano-marroquí y, según la Policía, trabajó con ellos desde la pasada primavera hasta el pasado octubre, dos meses antes de que fueran detenidos dos presuntos yihadistas miembros de esta célula. Es decir, cuando se realizó la operación el ya no trabajaba para la Policía, un extremo que el mismo colaborador ha confirmado a la Cadena SER.

Según fuentes policiales, el confidente Lolo se ofreció a colaborar con la Policía denunciando que tenía conocimiento de la existencia de una célula yihadista en el barrio de Moratalaz de Madrid que tenía armas y quería atentar en la capital.

Este presunto confidente, que el pasado miércoles declaró como imputado ante el juez Pedrazdenuncia ahora que la Policía aceleró la operación y realizó un "montaje policial" porque las armas que se encontraron en los registros fueron proporcionadas por un agente encubierto que actuó como traficante de armas. "Él nos tentaba a comprar más cosas de las que debía de haber. La Policía lo que quería era meternos más cosas de lo debido poniendo así a ese supuesto traficante. Él nos estaba incitando a que comprásemos cosas", cuenta Lolo a la SER

Este es uno de los asuntos principales que está estudiando el juez Pedraz. Quiere verificar si las dos personas que están en prisión por los delitos de enaltecimiento del terrorismo y posesión de armas lo hicieron de forma inducida. Si se confirma este extremo, el procedimiento podría ser anulado.

El presunto confidente confirma en declaraciones a la Cadena SER lo que ya declaró ante el juez Pedraz: que la Policía le proporcionó el teléfono del presunto traficante y que él lo llevó a la cabaña donde se celebraban las reuniones con los miembros de la célula en Vicálvaro (Madrid). 'Lolo' asegura que todos los miembros de la célula intuían que el presunto traficante de armas era un policía pero que nunca lo supieron con certeza. "Intuíamos que era un policía, pero no lo teníamos claro. Nos lo quiso poner a posta para que comprásemos más armas", apunta.

El presunto colaborador dice también que la Policía no informó en ningún momento durante la instrucción de que él era un colaborador y de que el traficante de armas era realmente un agente policial encubierto. "La policía en ningún momento informó al juez ni de mí ni del policía infiltrado y eso lo tenía que haber sabido el juez", lamenta 'Lolo'.

Otro asunto que está investigando el magistrado Pedraz son los vídeos en los que aparecen las dos personas que están en prisión, Edrissa Ceesay Sanuwo y Samir Sennouni Mouh, en los que con la parafernalia habitual del grupo terrorista Daesh se amenazaba con atentar en la Puerta del Sol de Madrid. En sus autos de entrada y registro que motivaron esta operación policial, el juez Pedraz llegó a asegurar que los dos presuntos yihadistas "tuvieron acceso a armas de fuego con el objetivo de ser utilizadas para cometer una grave acción delictiva de carácter terrorista en Madrid". Sin embargo, dos días después, tras tomarles declaración y recibir nuevos informes policiales, retiró la acusación de pertenencia a organización terrorista y les envió a prisión por enaltecimiento del terrorismo.

El colaborador de la policía confirma que fue él quien aportó varios videos a la Brigada Provincial de Madrid en los que aparecían los presuntos yihadistas encarcelados bailando y empuñando un Kalashnikov, pero denuncia que la policía puso esos vídeos en casa de uno de los detenidos para tener más pruebas durante el registro policial que se realizó el pasado 28 de diciembre y que acabó con la detención de las dos personas. "Ellos sabían que había esos videos pero, como no informan al juez de que hay un confidente policial, lo que hacen es meter esas tarjetas en casa de Edrissa, uno de los detenidos, para quedar bien ante el juez", afirma Lolo.

Han puesto más pruebas de las que hay, añade el confidente. "Hay muchas pruebas que no ha habido que las han puesto ellos también. Por ejemplo: [de] los cartuchos de kalashnikov no teníamos constancia, y los cargadores había más de los que había. O lo que te he contado antes de las tarjetas. Ellos dicen que han cogido una tarjeta con los vídeos y Edrissa no tenía una tarjeta en su casa con los vídeos. Eso también lo han puesto ellos".

Manuel Rodríguez asegura que todo ha sido un montaje policial. "Es una historia toda real pero la han montado y la han adelantado ellos. En realidad el montaje es de la Brigada de Información. Si hubiesen esperado un año más, hubiesen cogido todo real, pero ahora la Operación Serkan la han hecho ellos".

El presunto colaborador señala además que existen miembros huidos que se encuentran escondidos y con posibilidad de atentar siguiendo los planes iniciales, pero fuentes de la lucha antiterrorista no dan veracidad a este extremo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?