Viernes, 04 de Diciembre de 2020

Otras localidades

Champions League

El Atlético se reafirma en Alemania

El equipo de Simeone certifica su buen momento con una victoria en el BayArena que le acerca a los cuartos de final de la Champions League

Los jugadores del Atlético celebran el tanto de Saúl en el BayArena.

Los jugadores del Atlético celebran el tanto de Saúl en el BayArena. / Lars Baron (Bongarts/Getty Images)

No parece Simeone un técnico partidario de los partidos abiertos. Siempre ha luchado por tener en el campo un bloque bien armado y difícil de superar aunque con capacidad para romper los choques en uno o dos zarpazos. No fue ese Atlético el que compareció este martes en el BayArena, sino otro algo más abierto, al que le hicieron más ocasiones de lo habitual pero que tuvo un ataque demoledor, capaz de tumbar a cualquier defensa. El resultado, que le vale a los rojiblancos para soñar con los cuartos, lo dice todo: 2-4.

Koke presiona a Chicharito al comienzo del partido. / Maja Hitij (Bongarts/Getty Images)

La principal novedad de Simeone para el choque fue la elección de Gameiro como nueve en lugar de Fernando Torres. Los goles de Gijón convencieron al técnico y el francés volvió a cumplir. De hecho, su actuación fue sobresaliente. Atrás, Giménez formó como pareja de Savic pese al viaje exprés de Lucas.

Las primeras jugadas sirvieron para poner de relieve la movilidad y el peligro que tiene Karim Bellarabi. Lo bueno para los rojiblancos es que se sacudieron la amenaza con llegadas en un partido que no tardó en jugarse en las dos áreas. Los avisos más serios, sin embargo, fueron de los colchoneros.

Carrasco lo intentó primero tras una combinación vertiginosa de Saúl y Griezmann. Luego le tocó al francés en un mano a mano con Leno que no acabó en gol por poco. Y a renglón seguido Wendell estrelló un balón en su larguero cuando trataba de evitar el remate de Gameiro.

El Atlético lleva semanas diciendo que se ha reencontrado con su estilo, aunque en esta ocasión tuvo más verticalidad que intensidad. A eso se sumó el acierto. Y llegó de las botas de Saúl, que en una jugada individual por la izquierda progresó hasta el vértice del área para sacar de su repertorio un recorte espectacular y un disparo con la izquierda cuya parábola fue imposible para Leno.

Saúl celebra su gol al Bayer Leverkusen. / FRIEDEMANN VOGEL (EFE)

Marcar primero fue una gran noticia para los rojiblancos. Los de Simeone no tuvieron problema para contener la reacción (tímida) de los alemanes y hacer rápidamente el segundo gol. Ayudó el defensa Dragovic dejando atrás un balón que persiguió Gameiro para regalárselo posteriormente a Griezmann. El 7 rojiblanco firmó su cuarto gol en esta edición de la Champions League.

El 0-2 del marcador del BayArena era la imagen patente de la autoridad que ya tiene el equipo de Simeone cuando cruza los Pirineos. No se rindió, en cualquier caso, el Bayer Leverkusen que se topó con un conjunto que sabe soportar cualquier chaparrón y que tuvo en Moyá a un seguro de vida, como demostró a disparo de Kampl cuando iba a cumplirse la primera media hora de juego.

La emoción se incrementó en la reanudación con el gol de los alemanes. Gran apertura de Kampl a Henrichs, cuyo centro encontró en el primer palo a Bellarabi. De sus botas llegó el 1-2 que metía al Leverkusen de nuevo en los octavos de final.

Le duró poco el arranque a los alemanes. Era la noche de Kevin Gameiro. De nuevo pugnando con Dragovic lo superó por el costado izquierdo y el agarrón del defensa –empezó fuera del área pero continuó dentro- terminó en penalti. El francés, en racha, no se lo pensó dos veces y rompió el mal fario de los rojiblancos desde los once metros con un tiro potente por el centro.

Apretaron de nuevo los alemanes, que hicieron el segundo con la ayuda de la fortuna. Moyá intentó tapar un centro desde la izquierda y la pelota le dio en la rodilla a Savic para subir el 2-3 al marcador. Simeone sacó en ese momento a sus tres hombres más ofensivos –primero a Gameiro y luego a Carrasco y Griezmann- para tratar de encontrar frescura en las piernas de Thomas, Fernando Torres y Correa.

La locura continuó, aunque para bien del Atlético. Porque si Filipe Luis tuvo que sacar un balón bajo los palos de su portería, luego llegó el tanto de Torres que puede ser casi definitivo. Buen cabeceo del Niño en otra mala cobertura de Dragovic, cuya noche fue una pesadilla. Así se produjo el 2-4, un resultado más que bueno para la vuelta.

El Atlético de Simeone nunca se confía, pero tendría que cometer demasiados pecados el Calderón para no volver a los cuartos de final de la competición con la que tanto sueña su hinchada.

Torres remata para hacer el cuarto gol del Atlético de Madrid. / Maja Hitij (Bongarts/Getty Images)

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?